Con preocupación por las altas tasas de interés, la devaluación y la inflación y elogios al gobierno provincial, los empresarios Pablo Ratti, de Ratti Construcciones, y el ingeniero Dino Martin Enríquez, de Nabla SA, integrantes del grupo de empresarios Grupo Dovela SA, estimaron hoy que desde el 2015 el sector perdió el 50% de los puestos de trabajo.

Posadas (Jueves, 21 de junio). Empresarios de la construcción criticaron hoy las políticas del gobierno nacional, la devaluación y la inflación además de la decisión de reducir las obras pública, y diferenciaron las iniciativas del gobierno provincial para sostener la actividad. En declaraciones a Radio República, que fueron difundidas por varios sitios, afirmaron que desde el pico de empleo en 2015, hoy se perdieron la mitad de los puestos de trabajo en el sector.
Precisaron que los 15 mil obreros ocupados en 2015, hoy están trabajando normalmente menos del 50%. Este dato coincide con lo informado oportunamente por el Ministerio de Trabajo de la Provincia y el Instituto de Desarrollo Habitacional.
No dudaron en vincular la caída con el cambio de políticas y mencionaron la inflación, la devaluación, altas tasas de intereses y la inexistencia de créditos para inversiones, como variables que no permiten diseñar inversiones.
“Lo importante de esta desactivación – acotó Ratti- es que después, volver a esos niveles, tarda un tiempo, porque estos trabajadores emigran a otras áreas, a trabajar en otros sectores. También se pierden oficios porque hasta un plomero es difícil tenerlo. La idea es tratar de que esto no decaiga para que el sector no pierda esa atracción que le da la provincia”.
La caída que se registra en la actividad privada, se le suma el recorte anunciado por el Gobierno Nacional en la obra públicas ya antes de las condicionalidades del FMI al momento de conceder el crédito stand by. “El FMI viene a poner reglas claras y disciplinas al país de alguna manera. Y esa disciplina fiscal, monetaria hace que de algún lado se tenga que ajustar eso. Y lo que rápidamente se puede ajustar eso es con la construcción. El sólo hecho de reducir las obras son 200 mil millones de pesos y el ajuste que están estimando son de 400 mil millones de pesos. Estamos a la mitad del recorrido y eso te limita mucho para los próximos años”, puntualizó Ratti.
De todos modos, los empresarios mantienen su optimismo y esperan contar con algunas obras anunciadas para la región, como el tramo de la autovía Ruta Nacional 12 Santa Ana – Iguazú; además de obras de canalización de los arroyos Itá y La Chancha en la Capital Provincial. También están preparados para salir a buscar obras afuera de la provincia. Los años de bonanza fueron aprovechados para incorporar equipos y capital humano. “Las empresas misioneras se han capitalizado mucho en los últimos años. En mano de obra, en técnicos y en equipamientos inclusive. Eso es muy interesante porque nos permite ampliarnos y poder competir en conjunto en otras provincias o en obras de otras envergaduras. Nosotros por ejemplo tenemos colegios técnicos en la provincia, tenemos universidades técnicas y son nuestros egresados que tenemos que incorporarlos a nuestras empresas rápidamente”, sostuvo el ingeniero Ratti.
Para el titular de Nabla S.A, en tanto, en el contexto actual un empresario “es lo más parecido a un trapecista sin red, aunque tengo que reconocer que en la Provincia hay condiciones de estabilidad, de visión a mediano y largo plazo en lo que refiere a obra pública que hacen que uno no pierda esas esperanzas y quiera seguir apostando en el misionerismo”.
En otro orden, aunque consideraron como una iniciativa positiva del gobierno nacional el programa de Participación Pública Privada (PPP), para lo cual las empresas toman deudas con la garantía de pago por parte del Gobierno, subrayaron que no está al alcance de las pymes ya que, por lo general se trata de grandes obras de infraestructura como las viales. “Los consorcios que han licitado estas PPP son principalmente empresas locales argentinas y empresas extranjeras.
En otra parte de la entrevista con el programa Pasa de Todo, ambos empresarios dieron su visión acerca de la marcha del gobierno nacional y su política económica. “Lo que hace el Gobierno nacional es generar confianza, y estos cambios son oportunos, son necesarios – planteó Ratti-. Hay momentos donde el mercado no te acompaña por que no adhiere a las decisiones que se están tomando, y es normal, ha pasado en la historia del país, esto pasa inclusive hasta en las empresas de alguna manera. Cuando las decisiones de una orientación están agotadas, hay que oxigenar, no queda otra. Ojalá que esto traiga mejor comunicación, mejores respuestas, y nos permita a nosotros visionar algo para adelante, para estar con un poquito menos de incertidumbre, que por ahí es lo que el empresariado más pide. El cambio me gusta pero hay que ver cómo se desarrolla ese cambio”.
Por su parte, Enrique sostuvo que “el cambio es importante, genera nuevas expectativas hacia futuro y como va evolucionando ese cambio. Pero también es importante, no el cambio por el cambio mismo, porque realmente desde el punto de vista empresario que todo el tiempo estén cambiando las reglas de juego, las piezas o los funcionarios, uno observa y se pone en modo alerta de cómo va a venir a mediano y largo plazo las cuestiones políticas y económicas para justamente poder hacer un programa de inversiones, o apostar a futuro. El cambio por el cambio puede tener un doble análisis. Uno puede decir viene bien un cambio por cuestiones que están agotadas, pero por otro lado si algo cambia y vuelve a cambiar, y sigue cambiando es como que algo no está funcionando”
Finalmente, también evaluaron la política de la Provincia que involucra al sector de la construcción. “Creo que la provincia hace 15 años tiene una política referida a obras públicas sobre todo, a infraestructura, que ha sido muy positivo y los cambios, y lo que se ha construido, están a la vista”, consideró Enríquez. “Realmente -agregó- se ha desarrollado en relación a otras provincias. Con una política de Estado firme que ha generado el apoyo del empresariado que realmente tengo que reconocer que el sector empresario ha apoyado esas políticas y la sigue apoyando con la inversión, con la financiación, con la confianza que se ha generado en todo el sector, ya sea de la mano de obra, de los proveedores, de toda la red que hace a la construcción”.
“La provincia tiene un gran potencial -aseveró Ratti-. La parte de turismo tenemos para desarrollar todo lo que se nos ocurra y no sólo Puerto Iguazú, bajando hacia Posadas podemos explotarlo de otras maneras. La parte de energía también tenemos un gran desarrollo, estamos rodeados de ríos, es el mejor commoditties que podemos generar para vender a los vecinos, y desarrollar otras industrias, y desarrollar los pueblos. La economía crece y crece la provincia. Son cuestiones que la tenemos que plantear con objetivos a muy largo plazo, pero tenemos que empezar a hacerlo. Y eso tenemos que tener conciencia, todos”.

Anuncios