Habrá internas en el UCR. Se inscribieron tres listas para competir por los cargos partidarios. Para garantizar la transparencia una veedora de la Justicia estuvo 7 horas y media en el Comité. No obstante declaraciones de Arjol encendieron luces de alarma por eventuales impugnaciones. “No me temblará el pulso para judicializar el proceso”, replicó Villagra.

Posadas (Viernes, 19 de octubre) Habrá internas en la UCR. Tres listas se inscribieron anoche, bajo la mirada de una veedora de la Justicia Electoral, para competir por los cargos partidarios que deben renovarse el 2 de diciembre.
Como venimos informando el oficialismo no pudo imponer el criterio de lista única y postergar sine die el debate por el rol del partido en la Alianza Cambiemos. La oposición a la conducción actual es un movimiento desde la bases donde hay un descontento, todavía silencioso, por las políticas que van a contramano de la tradición partidaria. El afiliado común ya se pregunta por la identidad radical que no sólo se construye en la adscripción a un ideario y una doctrina sino fundamentalmente en una conducta y una manera de ser en las relaciones sociales.
Fueron presentadas, la lista Nº 1 “Radicales en Acción” que lleva como candidato a presidente a Ricardo Jaquét para el Comité Provincia y a Sergio Kaliz para el Comité Posadas; la lista Nº 2 “Poder Cívico” encabezada por Federico Villagra como candidato a presidente del Comité Provincia y Juan Barreto al Comité Capital; y la lista Nº 3 “Unidad” que tiene a Martín Arjol como el candidato para el comité provincia, y a Hernán Damiani por la conducción en Posadas.

Acto fallido del “dueño de casa”

La presencia de la veedora de la Justicia, reclamada por los apoderados de Poder Cívico, logró que ayer el proceso de presentación de listas se encausara de una manera transparente. La mirada de la delegada del juzgado federal, Dolores Garzón Maceda, se extendió desde las 17:00 hasta aproximadamente las 22:30-
Se abren 48 horas de plazo para impugnaciones, lo que dio lugar a declaraciones de Martín Arjol que, encendieron hoy luces de alarma en los afiliados que pretenden competir democráticamente por la conducción del partido. El concejal que encabeza la lista del oficialismo “se expresó cauto al asegurar que primero la Junta Electoral debe confirmar que las otras dos listas cumplieron con los requisitos para poder competir”, según publica Economis. Evidentemente un acto fallido. El lenguaje denota. Arjol, desde su inconciente, puso de manifiesto que él y su lista, son los dueños de casa, es decir del partido. Ergo, consideran intrusos a las “otras” dos listas”. Poner en otroridad a las listas que le compiten pareciera denunciar la existencia de un intento de usurpación. Habla desde adentro, y a los “otros” los pone afuera. Una concepción indisimulablemente autocrática del poder del Comité. De sus palabras se desprende también poco apego a la compulsa democrática. El fallido traduce también su deseo de que las “otras” listas sean impugnadas y de alguna manera le mete presión al Tribunal integrado por tres oficialistas.

Hasta las últimas consecuencias

Las declaraciones nada inocentes de Arjol no pasaron desapercibidas por Villagra que observó “que si hay que confirmar algo en la presentación de listas, las tres deberían pasar por la lupa del Tribunal”.
Pero además, las declaraciones de Arjol son extemporáneas ya que las tres listas presentadas ayer no fueron objetadas en ningún momento frente a la veedora. Constituye precisamente el antecedente que debe garantizar el desenvolvimiento de las elecciones internas.
Atento a la metodología que viene aplicando el grupo enquistado en el Comité Provincia Villagra adelantó hoy que está dispuesto a seguir hasta las últimas consecuencias. “No tengo miedo ni me va a temblar el pulso si es necesario judicializar el proceso electoral en respuestas a las trampas que hacen siempre”, sostuvo esta mañana después del impacto que causaron las declaraciones de Arjol, que interpreta en clave política. Ve allí un mensaje que no dejó pasar.

Anuncios