En pleno debate nacional por la resolución Bullrich que hace más flexible el uso de armas por parte de las fuerzas de seguridad, el ministro de Gobierno de Misiones salió a tranquilizar a la población y afirmó en la provincia no cambiará el protocolo.

Posadas (Jueves, 6 de diciembre) El ministro de Gobierno, Marcelo Pérez sostuvo que Misiones no cambiará el protocolo que regula el uso de las armas por parte de la Policía. En declaraciones formuladas a varios medios, dijo que “no creo que sea necesario que Misiones se sume a la reglamentación de Nación sobre el uso de armas. La ley es clara sobre cuándo hacer uso de las armas”, enfatizó.
Explicó que en el caso de Misiones la ley orgánica de la Policía establece que los funcionarios policiales “sólo pueden utilizar armas de fuego cuando fuera necesario asegurar la defensa oportuna de su persona, la de terceros o la de su autoridad”.
Sin embargo, no condenó la resolución de patricia Bullrich que desde el lunes parece estar de gira por los medios porteños para defender su punto de vista. Pero cuanto más habla más evidente queda que la medida tiene una génesis en la campaña electoral más que en la seguridad de los agentes de Seguridad. El último lunes, mediante su publicación en el Boletín Oficial, el Gobierno nacional oficializó un nuevo reglamento general para el empleo de las armas de fuego que les otorga mayor libertad a las fuerzas federales de seguridad. La Resolución 956/2018, que lleva la firma de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, también deroga toda disposición o normativa contraria a la nueva reglamentación. Uno de los puntos más controvertidos de la nueva disposición, y que generó críticas hasta dentro del seno del mismo oficialismo, es que se autoriza a las fuerzas de seguridad nacionales a disparar para impedir la fuga de aquellas personas que hayan cometido un delito, siempre desde una consideración subjetiva del agente policial.
Pérez consideró que “muchas veces se busca que se comunique de esa manera como se comunicó en los medios de mayor difusión. La realidad que tiene la Ciudad de Buenos Aires y gran parte del conurbano bonaerense, la de Rosario, no es la realidad del resto de la Argentina. Acá ustedes salen a la calle y llevan a sus hijos al colegio sin pensar que va a haber un delincuente que les va a robar. Puede ser que un delincuente le robe pero el pensamiento no es ese. Entonces la realidad de esa gente en Buenos Aires que está hastiada de que le roben es muy diferente a la de otras partes del país”.
De esta forma Misiones se suma a varias provincias, entre ellas Buenos Aires, que no se muestran permeables a la doctrina Chocobar.
La medida fue duramente cuestionada por organismos defensores de los Derechos Humanos, que llegaron a plantear que su implementación implicaba avalar el gatillo fácil y hasta la pena de muerte. La disposición nacional establece que el uso de armas letales es válido “en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves” o “para impedir la comisión de un delito grave, que presente peligro inminente para la vida o la integridad física de las personas”.
La normativa considera “peligro inminente” cuando “se actúe bajo amenaza de muerte o de lesiones graves para sí o para terceras personas”, o en caso de que “el presunto delincuente posea un arma letal, aunque luego de los hechos se comprobara que se trataba de un símil de un arma letal”.
El ministro de Gobierno misionero aseguró que no están previstos cambios en el protocolo de uso de armas de los policías de la provincia y agregó que la nueva reglamentación está pensada desde “los ojos de Buenos Aires” y remarcó que esa realidad es “muy distinta a la que se vive en el interior del país”. “Hay que insistir con la profesionalización de la Policía y por suerte en Misiones somos vanguardistas en eso”, añadió el funcionario.

La formación otra gran diferencia

Aunque Pérez no lo haya marcado en sus últimas declaraciones, otra de las grandes diferencias en la política de seguridad surge de la comparar la formación. Hace pocos días se inauguró en Misiones la Universidad que permitirá que los efectivos penitenciarios y policiales se reciban con títulos terciarios y universitarios en licenciados en Seguridad. Hoy ingresan a la Policía por un lado quienes desean ser suboficiales y por el otro quienes desean ser oficiales. Con la inauguración de la Universidad todos ingresarán y al año los profesores evaluarán quienes están en condiciones de continuar la carrera de oficiales y quienes la de suboficiales. La propia institución evaluará quienes serán sus futuros mandos y quienes serán subalternos luego de un año de intenso trabajo de estudio y de actividad física. Esto significa que todos ingresan en las mismas condiciones y luego, al año se verá reflejado el esfuerzo. El suboficial egresará con un título terciario y el oficial con un título universitario. En principio en licenciados en seguridad y tecnicatura en seguridad”.
En las fuerzas federales, según denunció el periodista Ignacio Levy de Garanta Poderosa, hoy hay delincuentes que se alistan en la Fuerza y a los seis meses están como agentes en la calle.
Evidentemente, la formción y la construcción de la subjetividad como agente del orden es muy diferente.

Anuncios