El economista Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercados de Capitales de la Bolsa de comercio; director ejecutivo de Byma y secretario general de la Federación Iberoamericana de Bolsas de Comercio está en Posadas. Sostiene que el problema económico en la Argentina es político.

Eldorado (Jueves, 28 de marzo) Previo a su charla sobre la Economía que se viene que tendrá lugar esta noche en la Comunidad Israelita de Posadas el economista Claudio Zuchovicki mantuvo una charla con http://www.misionesplural; ámbito financiero y radio Spika de Eldorado en la que analizó la situación de la Argentina.
El economista Zuchovicki es gerente de Desarrollo de Mercados de Capitales de la Bolsa de comercio; director ejecutivo de Byma y secretario general de la Federación Iberoamericana de Bolsas de Comercio
La entrevista con Alejandro Fabián Spivak

¿Cómo analiza la situación de la Argentina con un dólar a 45 pesos y cómo repercute, a su entender en las economías regionales?
“Su pregunta no cabe en una respuesta técnica ni económica porque para mí el valor del dólar refleja una mirada política. Una mirada que tiene que ver con la desconfianza a futuro del tipo de cambio. El motivo por el cual el dólar vale lo que vale se debe más a la incertidumbre, la desconfianza que por una actitud pensada y programada para las economías regionales. Ésta en el corto plazo pueden estar mejor porque se tendrá mejor valor de intercambio, pero como no está planificada ni ordenada cuesta planificar sobre eso porque no se sabe si la inflación la va alcanzar o se quedará quieta”.

¿Este valor del dólar acerca a los empresarios a impulsar las exportaciones?
“Quienes no están exportando no creo que se arriesguen hacerlo porque este valor del dólar no es planificado, sino que es de algo que no manejamos nosotros”

Le insisto. Con un dólar a 45 pesos, cuando hablo con los yerbateros; madereros, tealeros de la provincia de Misiones plantean que es un valor muy bueno para exportar; aunque haya retenciones de tres pesos por dólar. El problema es la inflación… Es decir, lo que plantean es que en la Argentina el dólar está acompañado de una devaluación y, automáticamente de inflación. ¿Coincide?
“Sí. ¿Cuánto tiempo se trasladará a costos esta mejora del tipo de cambio? Cómo es desordenada probablemente lo que hará es paralizar al vendedor. A suba del dólar más que incentivar muchas veces lo que hace es paralizar por medios a la demanda”

Para usted como economista. El problema que vive la Argentina ¿es económico o político?
“Político”.

¿Usted cree en una economía con o sin intervención del Estado?
“Por formación prefiero una economía con mucho menos intervención porque cuando está intervenido no se sabe si es real; genuino. Además, las economías intervenidas no generan tanta inversión”.

¿Concretamente en la Argentina la economía debería estar o no intervenida por el Estado?
“Yo no sé si la sociedad argentina está preparada para vivir en una economía sin intervención; por lo tanto, creo que algún tipo de intervención siempre hace falta”.

¿Si seguimos con estos índices inflacionarios, podríamos llegar a la hiperinflación?
“Hay muchas herramientas antes. La situación está muy complicada. La inflación ya es un problema, no es que va a hacerlo. Todavía el gobierno nacional tiene herramientas para poder contenerla; ahora si sale todo mal obviamente que vamos hacia la hiperinflación”.

¿Por qué otros países pudieron salir de situaciones más gravosas? El claro ejemplo es Israel que en la década del 90 tenía una hiperinflación del 400 por ciento anual y en 2001 comenzó un plan duro que permitió que en pocos años los índices inflacionarios no superen el 1,5 por ciento anual…
“Para cambiar esta situación se necesita un shock de inversiones importantes (Israel las tuvo). Esto significa aumentar la oferta de producto. Es decir, producir más. Para que alguien invierta en serio debe ganar plata y tener seguridad jurídica y, en la argentina el esquema el modelo económico está indefinido e inclusive previo a las elecciones el inversor dice si la mitad de la población quiere ir para un lado y la otra mitad para el otro: espero para ver hacia donde se definen. Un empresario no invierta en un país donde si le salen las cosas mal pierde el 100 por ciento de su dinero y si le salen más o menos bien sólo se queda con el 35 por ciento porque el 65 por ciento se lo queda el Estado en impuestos. Sin reforma fiscal es difícil que vengan inversiones. El ejemplo israelí es claro y se debería tenerse en cuenta. Cambió las políticas de inversiones que hizo no cobrarle impuestos a las tecnológicas, lo que les permitió un shock de inversiones tecnológicas. Además, se deben mantener las reglas de juego y, en la argentina vamos para un lado y para el otro. Un día se cobrar retenciones otro día no, o bienes personales o no; cito como ejemplo

Si usted hoy tuviera en su bolsillo 10 millones de pesos. ¿Los invierte en una Pyme o los pone a “trabajar” en los bancos?
“Salvo que sea un negocio particular que no sé cuál podría ser, prefiero resguardar mi dinero y ponerlo a una tasa de intereses en lecaps que tienen una renta de entre el 45 y 50 por ciento e incluso le va a ganar al dólar”

¿Qué le dice a la gente que vive de un salario y que hoy no está llegando a fin de mes?
“No tengo mucho para decirle. Sólo que gran parte de su retención de sueldo no es por salario. Una persona que gana 10 mil pesos, de bolsillo le quedan 8.500 pesos y al empresario que pone el riesgo le cuesta 16.700 pesos. Lo que debemos pretender todos es que le llegue más plata al bolsillo del trabajador y que sea menor oneroso para el empresario para que pueda contratar más gente. Lo que se debe eliminar son los gastos intermediarios, lo que pasa que estamos ante una difícil batalla”.

27 mil pesos es el salario para que una familia no sea pobre….
“Si se mide en dólares es muy Latinoamericano. El tema es la inflación. Medirlo nominalmente estamos hablando de 500 dólares mensuales. Es el promedio salarial en Latinoamérica. No es que somos distintos”

¿Justifica el aumento de combustibles para el lunes en un 3,5 por ciento?
“Es ingrato. Es en un mal momento, pero aún estamos importando combustible porque no nos autoabastecemos. Ante un dólar que sube… ¿Qué es mejor el desabastecimiento? Nadie vende combustible a pérdida. Se deben bajar los impuestos”