La ley de lemas está demostrando que abre la participación a la diversidad y armoniza las diferencias al interior de los partidos, frentes y alianzas. Los 855 sublemas inscriptos para los 76 municipios no es una desmesura para una sociedad fragmentada muy diferente a la que tenía construcciones de pertenencias con los partidos tradicionales del siglo XX a los que adhería identitariamente y muchas veces por tradición familiar.

Posadas (Martes, 9 de abril de 2019) La ley de lemas, que rige en Misiones para las elecciones municipales, está demostrando que abre la participación a la diversidad y armoniza las diferencias al interior de los partidos, frentes y alianzas. Si todo sistema electoral tiene virtudes y defectos, la inscripción de 855 sublemas en competencia para el 2 de junio, pareciera ser el adecuado para expresar representaciones en una sociedad fragmentada.
Se podría afirmar que tiene una correspondencia con los cambios que se vienen produciendo en la sociedad muy diferente a la que tenía construcciones de pertenencias con los partidos tradicionales del siglo XX a los que adhería identitariamente y muchas veces por tradición familiar.
Precisamente, otra de las virtudes de la ley de lemas está en el mecanismo que habilita, desde la normativa jurídica, las rupturas del poder omnímodo de las cúpulas enquistadas en los comités. Es lo que quedó registrado en las legislativas del 2017 cuando un candidato marginado por las autoridades de la UCR pudo presentarse y obtener el respaldo suficiente para consagrarse concejal.
La oposición racional a la vigencia de la ley se diferencia a la meramente mediática y oportunista que se bate como consigna. Es cierto que el partido se debilita al abrir hacia afuera las elecciones de sus candidatos y se contribuye a la crisis de representación por la que atraviesan los partidos tradicionales. Pero, por lo dicho, esos argumentos se vuelven en contra cuando, por ejemplo, en la UCR Misiones la cúpula directiva que maneja el Club Comité Provincia se vale de cualquier método para silenciar las oposiciones internas.
La inscripción de 14 sublemas presentada por la Alianza del PRO – UCR – Puerta es de por sí sola otro aval al sistema. Lo critican como consigna electoral, pero los termina salvando de procesos internos que inevitablemente iban a generar conflictos. De no haber ley de lemas son imaginables y predecibles las roscas, imputaciones, descalificaciones y rupturas que iban a generar en la UCR la nominación de Martín Arjol como candidato elegido por la cúpula del poder partidario. ¿Se hubiera sometido después a una interna con los candidatos del PRO y de Puerta?
También al interior de la Renovación el sistema viene operando en función de superar las contradicciones internas y al mismo tiempo abrirse a las representaciones directas de la sociedad civil que ya no confía en la mediación de los partidos político. Vale en este sentido rescatar la inscripción del sublema que postula como primera candidata a concejal a la referente del Frente Patria Antonela Scappini. El Frente Patria que agrupa organizaciones sociales es uno de los que se anotan en toda movilización en defensa de derechos, pero una vez en la plaza pierden el manejo del micrófono en manos de dirigentes de la superestructura que hablan en “nombre de” cuando no mueven ni cinco personas. Del mismo modo, son los que ponen votos. La candidatura de los referentes propios es un dato de época y otra demostración de la participación que institucionaliza la ley de lemas.
En el link del Tribunal Electoral colgado de esta nota está la información precisa de los sublemas inscriptos en cada uno de los 76 municipios. No sólo llama la atención los 30 de Posadas y de Garupá, que es un número ajustado a la población sino los 16 en 9 de Julio y Colonia Aurora, 14 en Pozo Azul o 12 sublemas en Mojón Grande. Evidentemente la gente se juega, tiene ganas de participar.
La alianza PRO – UCR – Puerta es el espacio político que presentó mayor cantidad de sublemas, en total suman 398. La Renovación 341 y el Pays 113 sublemas. No constituye una desmesura. Por el contrario lejos del récord de 1.850 sublemas, el correr de los años ha demostrado que los partidos, frentes y alianzas encontraron en el sistema una manera de aggiornarse a los cambios de la sociedad.