Un proyecto de Ley presentado por Oscar Alarcón, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, busca la creación de un programa y centro de rehabilitación cardiovascular para Misiones. La iniciativa que será tratada por los diputados apunta al fortalecimiento de la parte primaria del esquema sanitario, la prevención. El proyecto tendrá un impacto no solamente sanitario y social, sino que también económico dado que los misioneros hasta el momento deben atender sus patologías cardiovasculares en otros puntos del país.

Miércoles, 19 de junio de 2019. La Comisión de Salud de la Legislatura se presta a tratar la creación del Programa integral de rehabilitación cardiovascular, proyecto presentado por su presidente el médico Oscar Alarcón. La iniciativa legal busca brindar a la sociedad misionera un trato integral de las patologías cardiovasculares, las cuales junto a los males oncológicos y neurológicos representan un alto porcentaje de impacto en la población. El programa será implementado en el marco del Ministerio de Salud, abarcará a quienes se encuentren contenidos por el Instituto de Previsión Social (IPS) y a todos aquellos misioneros que no tengan cobertura de salud alguna. El mismo prevé la admisión de todas aquellas personas sanas con factores de riesgo coronario y pacientes con: enfermedad coronaria documentada, angina de pecho, insuficiencia cardíaca crónica, infarto de miocardio, angioplastia coronaria o procedimientos periféricos, cirugía de revascularización miocárdica, trasplante cardíaco y enfermedad vascular periférica.
Alarcón destacó “en este proyecto se destacan dos aspectos fundamentales que son la prevención y la postvención en situaciones de riesgo y eventos cardiovasculares. Haciendo hincapié en la creación de un programa integral en donde habrá un equipo multidisciplinario que va a trabajar específicamente con los pacientes de riesgo y los que han sufrido algún evento cardiovascular. El fin es rehabilitarlos al mejor porcentaje posible, sin algún tipo de secuelas”. Desde la Legislatura buscan sumar marcos normativos en pos del ideal que viene implementando el Estado provincial desde el 2007, imponiéndose a la vanguardia de las políticas sanitarias a nivel país.

Screenshot_20190619-183504_Gallery
Los fundamentos del proyecto
Las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos y son la principal causa de defunción en todo el mundo. Cada año mueren más personas por alguna de estas enfermedades que por cualquier otra causa.
Se clasifican en: hipertensión arterial (presión alta); cardiopatía coronaria (infarto de miocardio); enfermedad cerebrovascular (apoplejía); enfermedad vascular periférica; insuficiencia cardíaca; cardiopatía reumática; cardiopatía congénita; miocardiopatías.
Afectan en mucha mayor medida a los países de ingresos bajos y medios: más del 80% de las defunciones por esta causa se producen en esos países y afectan casi por igual a hombres y mujeres.
Alrededor de 1.5 millones de personas tienen un infarto miocardio (IAM) cada año, y de ellos casi 500.000 son fatales. Los que sobreviven, se enfrentan a un futuro incierto, porque tienen riesgo de muerte de 2 a 9 veces más alto que la población en general.
Durante el primer año fallecerán después de un IAM, el 27% de los hombres y un 44% de las mujeres. Además, viven actualmente cerca de 11 millones de pacientes con anginas de pecho o IAM.
De aquí a 2030, casi 23,6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Se prevé que estas enfermedades sigan siendo la principal causa de muerte.
Por eso es que, en el afán de cuidar a nuestros comprovincianos, permanecemos en la búsqueda ininterrumpida de herramientas que estimulen y propicien el camino para una vida más saludable.
Los pacientes que sobreviven a un evento isquémico agudo, tienen mayor riesgo de padecer otro evento a corto plazo, y en ellos se deben aplicar estrictas medidas de prevención secundaria.
Los procesos de revascularización como cateterismo o cirugía se aplican a una proporción cada vez más mayor de pacientes que han padecido o no un evento cardiovascular. Este panorama brinda a sus candidatos a beneficiarse con programas de Rehabilitación Cardiopulmonar, pero la realidad muestra que los pacientes que participan de estos programas es un pequeño porcentaje.
Hoy en día esos programas ampliaron su indicación incorporando pacientes con otras cardiopatías e individuos con múltiples factores de riesgo sin evidencia clínica de enfermedad coronaria, como herramienta de prevención primaria.
La Ecografía Pleuro-Pulmonar 2 D, expuesta en el artículo 6 de la presente, es una técnica diagnóstica nueva a nivel mundial, que con un simple equipo portátil de ecografía básico (sin tecnológia doppler) se puede hacer de manera muy rápida, simple y económica el status cardio-respiratorio inmediato de un individuo.
Además, esta herramienta puede determinar patologías pulmonares con una capacidad muy similar a la tomografía computada de tórax y consolidaciones como neumonías, atelectasias; Intersticiopatías como edema pulmonar y falla de bomba cardiaca, derrames pleurales, neumotórax, etc.
Entendemos que el profesional tiene que tener un entrenamiento para su uso como así también trasladar el conocimiento de éste en los diferentes Centros de Salud donde no se dispone de tomografía y/o resonancia nuclear magnética de forma rutinaria.
El uso de esta técnica ubicaría nuevamente a Misiones a la vanguardia de procedimientos avanzados de alta sensibilidad y especificidad, y su aplicación sería única en todo el Norte Argentino.
El objetivo principal que motiva a esta ley es rehabilitar a los pacientes cardíacos para que puedan retornar a una vida activa, productiva y satisfactoria, disminuyendo el riesgo de nuevos eventos cardiovasculares. Este se consigue estimulando un estilo de vida saludable, optimizando la terapia medicamentosa e integrando al paciente armónicamente a su ambiente familiar y socio laboral.
Si bien la actividad es considerada la herramienta fundamental de los programas de RC, es importante controlar los factores de riesgo mayor como ser dislipidemia, hipertensión arterial (HTA) y tabaquismo (TBQ), así como también el peso corporal (obesidad, obesidad mórbida) y estrés.
Por eso es que la Ley es abarcante y contempla la creación de centros de referencia con un equipo interdisciplinario, (designado por la autoridad de aplicación) cuya misión es que toda persona víctima de un evento cardiovascular recupere las funciones afectadas y retome sus actividades cotidianas y con buena calidad de vida. No solo aborda el aspecto físico, sino también el psicológico, el funcional, el vocacional, el social, el sexual y el laboral.
El Programa Integral de Rehabilitación Cardiovascular es un programa de prevención que incluye entrenamiento, educación y consejos con relación a la reducción del riesgo y cambios de estilo de vida y uso de técnicas de modificación en la conducta.
Se crea en el ámbito del Ministerio de Salud Pública de la Provincia y alcanza a todos los habitantes con cobertura del Instituto de Previsión Social y a los que no tienen cobertura de ninguna obra social.
Serán admitidos al programa todos los que hayan sufrido infarto cardíaco o hayan sido sometidos a procedimientos en su corazón (reemplazos valvulares, trasplantes, angioplastia, stents, revascularizaciones). También aquellos que presenten enfermedades como insuficiencia cardíaca crónica, anginas de pecho, síncopes y enfermedad vascular periférica, o factores de riesgo cardiovascular, entre los que se cuentan diabetes, hipertensión, obesidad y dislipidemia (alteraciones en las grasas).
¿Cuáles son las bases del programa? Tiene dos: un aspecto educativo y uno físico. El primero capacita a los pacientes y a sus familiares sobre la modificación de los factores de riesgo cardiovascular, es decir cambiar los estilos de vida: mejorar la dieta, hacer ejercicio regular controlado, no fumar, disminuir el consumo de licor, bajar de peso y aprender a manejar el estrés. El segundo es adaptar el organismo, de manera progresiva a la actividad física; la meta es ganar capacidad funcional.
En este sentido, tomar medidas de manera inmediata resulta fundamental para alcanzar los objetivos propuestos por esta iniciativa. Como Estado tenemos un compromiso social y el deber de trabajar sin descanso en forma conjunta para reducir estos alarmantes índices mencionados a nivel mundial.
Misiones no se detiene en los logros obtenidos, hay un derrotero largo que redescubrir y no tiene fin la búsqueda del bienestar. Es por ello que creo en la propuesta de este Programa tanto como creo en que la educación es el camino para el desarrollo de las potencialidades de nuestra provincia, el país y el mundo.