El equipo de rugby de Nueva Zelanda visitó el Museo Sitio de Memoria, en Buenos Aires. Después, escribieron emocionados en su cuenta de Instagram: “la angustia inimaginable de este período todavía se siente hoy”.

Miércoles 24 de julio de 2019. Las actividades de los All Blacks excede al deporte. Catorce jugadores del plantel del seleccionado de rugby de Nueva Zelanda visitaron el miércoles 17 el Museo Sitio de Memoria (ESMA), entre ellos Dan Coles y Ben Smith. La inquietud y el respeto de los neozelandeses se sintió a cada paso en este espacio abierto dedicado a la memoria y a promover y defender los derechos humanos porque en esa línea se ubicaron los mejores del mundo.
La visita tomó a todos por sorpresa. La Embajada de Nueva Zelanda había avisado a la Secretaría de Derechos Humanos que “un grupo de jóvenes neozelandeses” visitaría el Museo Sitio de Memoria ESMA, sin especificar de quiénes se trataba.
“El ejemplo no es la mejor sino la única forma de influir en los demás”. La frase que escribió James Keer en el libro Legado, 15 lecciones sobre liderazgo, en el que plasmó su experiencia después de convivir cinco semanas con el equipo más exitoso de la historia, que resume parte de la filosofía de los All Blacks, adentro y afuera de la cancha. Y ellos, los hombres de negro, la ponen en juego en cada país que visitan, informó el diario Tiempo Argentino respecto de esta visita a la exEsma.
“El ambiente hoy era solemne y emotivo a la hora de la visita de un grupo de los jugadores a la ESMA, un museo de derechos humanos aquí en Buenos Aires, establecido para conmemorar las 30.000 personas desaparecidas en Argentina durante la dictadura militar entre 1976 y 1983. La angustia inimaginable de este período todavía se siente hoy”, escribieron en su cuenta de Instagram. Parte de la recorrida se puede ver en sus redes y en su web AllBlackstv.com
El jefe de prensa de los All Blacks, Joe Locke, dijo a un periodista de La Nación que la visita fue “shockeante” y confirmó que no hacen sólo visitas turísticas cuando viajan, sino que tratan de involucrarse con las historias locales. “En París y en Roma vamos a La Tumba del Soldado Desconocido. Aquí estuvimos el año pasado con Los Espartanos (el equipo de presos de la Unidad 48 de San Martín) y ahora la ESMA”.
Para el director de Relaciones Institucionales del Museo, Sebastián Schonfeld, ver a estos deportistas del más alto nivel en actitud de humildad total, respeto absoluto “fue impresionante”, admitió.
El periodista Ezequiel Fernández Moores, del diario La Nación, cuenta al respecto que los All Blacks preguntaron cómo eran los interrogatorios bajo tortura. Por qué un golpe de Estado, cuántas fueron las víctimas. Los juicios, las demoras, la lucha de los organismos de Derechos Humanos y que Marcia, la joven guía, les habla de los juicios por delitos de lesa humanidad, delitos de Estado. Y les cuenta que apenas semanas atrás fue hallado el nieto 130. “Los 30.000 no son un número, son un nombre”, leí meses atrás –dice-. “Dentro de los 30.000 -me recuerda Marcia otra cita- están todos los silencios”.