Santiago Ros admitió que la devaluación está afectando el ritmo de las obras del Iprodha. Se entusiasma con el anticipo de Alberto Fernández de crear un Ministerio de Vivienda. Interpreta que se le da importancia al tema y lo contrasta con el desfinanciamiento del gobierno de Mauricio Macri que nunca tuvo compromiso con el sector. De todos modos, desde la experiencia de años en la gestión se muestra cauteloso y subraya que “lo más importante es que tenga asignados recursos con políticas de fondo, pero que las decisiones las tomen las jurisdicciones. Nosotros estamos hartos de que desde la Nación nos fijen las pautas, los diseños y tipología de soluciones porque cada provincia tiene su propia problemática y su propio mecanismo de solución de los problemas”.

Viernes, 23 de agosto de 2019. La situación económica del país y la devaluación impactaron en todos los rubros de la construcción, especialmente en los materiales importados, sostuvo el presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional, Santiago Ros, pero destacó que si bien la crisis afecta el ritmo, las obras del Instituto no están paralizadas. Es así, porque “todas las obras que estamos realizando se están financiando con recursos propios”. En ese sentido precisó que el presupuesto del Iprodha asciende a 7 mil millones de pesos, de los cuales por mes, el Estado provincial financia 250 millones a lo que se suman la facturación mensual propia en torno a los 400 millones de pesos, a pesar de que las cuotas, en sintonía con la doctrina de la Renovación, se vienen incrementando muy por debajo de la inflación. El año pasado fue del 22% y este año estará un punto más.
En otro orden, Ros se mostró entusiasmado con el anticipo de llevar la Secretaría d Vivienda a rango de Ministerio formulado por Alberto Fernández. “Implica que se le está dando importancia al tema”, subrayó para contrastarlo con el gobierno de Mauricio Macri que en el presupuesto “demuestra el poco grado de compromiso que tiene con el sector vivienda y, en general con todas las obras que no estén destinadas al país central”. Hay un dato del Ministerio de Gobierno de la Nación que pone en evidencia la poca importancia estratégica que los gobiernos de Macri le dieron a la construcción de viviendas. En los 8 años de su gestión en la CABA, apenas se terminaron 1.500 viviendas, mientras en Misiones desde 2003 a diciembre de 2015 se construyeron 125.766 viviendas. Este contraste es paradigmático de los modelos de distribución del ingreso y de la concepción de la vivienda como derecho social y no un mero negocio inmobiliario.
De todos modos, Ros, que lleva años en la gestión del área, se adelanta al anuncio de la creación del Ministerio y subraya que “lo más importante es que tenga asignados recursos con políticas de fondo, pero que las decisiones las tomen las jurisdicciones. Nosotros estamos hartos de que desde la Nación nos fijen las pautas, los diseños y tipología de soluciones porque cada provincia tiene su propia problemática y su propio mecanismo de solución de los problemas. Los recursos deben ser administrados en forma federal por cada una de las jurisdicciones y el Estado nacional lo único que debería hacer es monitorear que esos recursos se apliquen según las jurisdicciones lo consideren. Cualquier otro mecanismo de aplicación de recursos es inviable y genera, por un lado, una enrome pérdida de recursos, por costos financieros, por la burocracia, etcétera. El ciento por ciento de los problemas que tiene la Argentina se da por la falencia que tiene el Estado Nacional”, enfatizó en una entrevista con nuestro colaborador Alejandro Spivak .
La entrevista:

¿Cómo afecta la situación económica que se está viviendo en el ritmo de construcción de viviendas del Iprodha?
La situación económica del país impacta sobremanera en todos los rubros que tienen que ver con la construcción, pero principalmente en aquellos rubros que tienen incidencia de materiales importados. Por un lado, se produjo un incremento considerable en los precios y, por el otro los proveedores y fabricantes tampoco aseguran precios por lo tanto la provisión se estancó.

¿El Instituto tuvo que paralizar obras?
En principio esta situación provocó incertidumbre en los plazos que estábamos manejando. Hay obras que tienen muchos materiales que son importados y, por lo tanto, tuvimos que reprogramar plazos. Por supuesto que esto incide en forma negativa e implica que los recursos que tenemos disponibles para esas inversiones no podamos utilizarlos y se licúen en este proceso devaluatorio e inflacionario. No hemos parado ninguna obra, simplemente hay algunas que debimos bajar el ritmo de construcción porque hay insumos que no recibimos en tiempo y forma porque hay empresas que están aguardando que le definan precio.

¿Las obras acordadas con la Nación se paralizaron?
En realidad con el inicio de la gestión del presidente Mauricio Macri se paralizaron las obras. Por un lado, la gestión de nuevos proyectos es muy lenta. El presupuesto que tienen la Secretaría de vivienda de la Nación destinadas a viviendas sociales es apenas superior al presupuesto del Iprodha.

¿A cuánto asciende el presupuesto del Iprodha?
A unos 7.100 mil millones de pesos. La Nación, con su presupuesto para viviendas demuestra el poco grado de compromiso que tiene con el sector vivienda y, en general con todas las obras que no estén destinadas al país central. En definitiva, no tuvimos impacto en cuanto a obras nacionales porque en Misiones no hay en construcción ninguna obra financiada por la Nación. Todas las obras que estamos realizando se están financiando con recursos propios.

¿La construcción de las 864 viviendas que se están llevando a cabo, es a través de la nueva fábrica de viviendas que se inauguró hace unos días en Posadas?
“Sí. Se están construyendo a través de la Fábrica de Viviendas de Madera que se inauguró en Posadas”

¿Cómo se encuentra el Iprodha administrativa y económicamente?
Bien. Por suerte nuestro nivel de endeudamiento es muy bajo. Estamos pagando prácticamente al día los 400 contratos que tenemos en toda la provincia. Sólo tuvimos inconvenientes con 5 o 6 empresas que entraron en concurso o quebraron. Estamos trabajando normalmente, tenemos una administración ordenada. Nos hemos acomodado al nivel de recursos que disponemos que no son pocos. Deseo destacar el enorme esfuerzo fiscal que hace la provincia, que nos financia unos 250 millones de pesos mensuales. A ese importe debemos sumarle la facturación mensual propia que se ubica en torno a los 400 millones de pesos”

¿Cuál es el porcentaje respecto al recupero de las cuotas por la adjudicación de viviendas?
Nosotros acompañamos a los adjudicatarios ante la situación que se está viviendo. Las cuotas se actualizan por UVI; pero a su vez el directorio del Iprodha dictó una resolución que se limita el incremento a un máximo del dos por ciento. Por ejemplo, el año pasado las cuotas se incrementaron por debajo del 22 por ciento. En tanto que este año como máximo el incremento se ubicará en torno al 23 por ciento; esto nos permitió mantener un recupero de cuotas del orden del 82 por ciento.

El Iprodha intimó a los propietarios que alquilan sus viviendas e incluso re adjudicó vivienda que se encontraban desocupadas a pesar de estar adjudicadas…
“Sí. Tuvo un doble impacto. Por un lado, quienes estaban en infracción hicieron el esfuerzo para salir de esa situación y, por el otro lado hemos reasignado unas 120 viviendas. También hemos puesto en vigencia un programa de mediación de ocupación informal de terrenos privados. Donde las partes tienen acordado un proceso de venta el Iprodha colabora con la mensura, la elaboración de los boletos de compra-venta, etcétera. Esto hizo que tengamos unos 2.500 interesados en toda la provincia en regularizar su situación.

El programa de construcción de vivienda a través de un crédito del Iprodha, ¿sigue vigente?
No. Ese programa lo dimos de baja a partir de que el gobierno nacional lanzó los programas de financiamiento para la clase media, pero lamentablemente estos programas fracasaron porque las familias tienen problemas con las cláusulas de actualización que aplica el mercado financiero. En el Iprodha reorientamos toda su política hacia los sectores más vulnerables que representan el 80 por ciento de la demanda de viviendas en la provincia, creemos que a pesar de la crisis los programas para la clase media se van a reencausar a partir del momento en que el país reencause su economía y que el mercado financiero trabaje con tasas de interés razonables.

¿Cuál es el déficit habitacional que tiene Misiones?
Hoy Misiones tiene un déficit de unas 100 mil viviendas, de las cuales unas 80 mil corresponden a familias que están por debajo de la línea de pobreza y hacia esas familias esta reorientada nuestra política habitacional.

El candidato Alberto Fernández  anunció que piensa en la creación del Ministerio de Habitat y Vivienda que planifique e manejo de las tierras con fines de construcción de viviendas. ¿Entiende que el problema amerita la creación de un ministerio específico o es preferible que se restablezcan programas de financiamiento para que sean las provincias las que decidan cómo y dónde construir?
La creación de un Ministerio implica que se le está dando importancia al tema, pero lo más importante es que tenga asignados fondos con políticas claras y de fondo, pero que las decisiones las tomen las jurisdicciones. Nosotros estamos hartos de que desde la Nación nos fijen las pautas, los diseños y tipología de soluciones porque cada provincia tiene su propia problemática y su propio mecanismo de solución de los problemas. Los recursos deben ser administrados en forma federal por cada una de las jurisdicciones y el Estado nacional lo único que debería hacer es monitorear que esos recursos se apliquen según las jurisdicciones lo consideren. Cualquier otro mecanismo de aplicación de recursos es inviable y genera, por un lado, una enrome pérdida de recursos, por costos financieros, por la burocracia, etcétera. El ciento por ciento de los problemas que tiene la Argentina se da por la falencia que tiene el Estado Nacional.

¿Las organizaciones sociales podrían, a su entender participar en la problemática que hoy tiene las clases sociales vulnerables y la media en cuanto al tema habitacional?
Sí. El problema de la vivienda no tiene una sola solución, como es tan variable es posible que intervengan distintos sectores, mecanismos, lo del arbitraje entre particulares no es algo que sacamos de la galera sino la respuesta a miles de familia que están viviendo en la informalidad y cientos de propietarios que tienen un crédito eventual por la venta de sus tierras que no pueden concretar y están en situación de litigio o judicializadas. Esto no le sirve a nadie, por tal motivo intervenir en un proceso de blanqueo lo que hace es resolver el problema de las dos partes, aunque no sea de la mejor manera pero se termina con conflicto.