Fue durante una visita al Tercer Cuerpo del Ejército en Córdoba. Las sospechas se centraron tanto en miembros del Ejército como de la policía provincial, aunque nunca se pudo identificar a los responsables.

Martes 19 de mayo de 2020 (La Nación). El 19 de mayo de 1986, a los tres años de haber asumido la presidencia de la Nación, Raúl Alfonsín sufrió un intento de atentado en una visita al Tercer Cuerpo del Ejército, en Córdoba. Esto se produjo a los pocos meses de condenar y destituir a exponentes militares gracias a un decreto derogado por él.
Minutos antes de que el mandatario arribase para llevar a cabo su visita protocolar, el oficial Carlos Primo, miembro del Comando Radioeléctrico cordobés, se percato de un elemento sospechoso: un cable negro que se asomaba cerca de una alcantarilla, justo en un lugar donde el ex presidente se iba a ubicar.
Junto al cabo Hugo Velázquez, siguieron el rastro del cable para dar finalmente con un artefacto explosivo con gran capacidad letal: una bala de mortero calibre 120 mm con 2,5 kilos de TNT que se hallaba adosada a dos panes de trotyl de 450 gramos cada uno. Inmediatamente se dio aviso al Comando de Explosivos que logró desactivar exitosamente el artefacto. Por su rango de explosión, podría haber acabado con la vida de Alfonsín .
Luego de una investigación, las sospechas se centraron en miembros del Ejército como de la policía provincial; aunque nunca se pudo identificar a los responsables. El fallido atentado produjo el pase a retiro del jefe del escuadrón, el general Aníbal Verdura, máximo responsable de la seguridad presidencial.