El precio pasó al laudo. La Nación definirá, entonces, el monto a pagar por la cosecha de verano. Corrientes exige que Nación acepte un aumento en góndola, señalaron. Los misioneros querían acordar en el seno del instituto y evitar el laudo de la Nación.

Miércoles 16 de septiembre de 2020. El sector de la molinería correntina ganó, en cierta forma, la puja en el directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) ya que su representante, Raúl Ayala Torales, con su voto en disidencia logró que el precio de la cosecha de verano de la hoja verde de yerba mate lo defina el Ministerio de Agricultura de la Nación.
“Luego de la discusión de precios en los pasillos del Inym se comentó que los dos grandes molinos de Corrientes –la empresa de Virasoro y la cooperativa de la localidad de Colonia Liebig- se impusieron ante todo el espectro yerbatero misionero -que cubre el 90 por ciento de la producción yerbatera-”, dijo molesto un director del Inym que no quiso que lo nombren.
El sector productivo solicitó 34 pesos para la cosecha de yerba mate mientras la industria y cooperativas misioneras ofrecieron 25 pesos; es decir cinco pesos por encima del precio oficial. “Estoy convencido que con un poco de esfuerzo se hubiera llegado a un acuerdo pero el representante correntino de la molinería tiró abajo cuando se plantó, lo que obligó a que el precio se laude”, confió el director del Inym.
El precio debe aprobarse por unanimidad para que se tome como válido. El Directorio está conformado por doce integrantes que representan a los Gobiernos de Misiones y de Corrientes, trabajadores rurales, productores, secaderos y cooperativas.
Debido a la alta demanda, en la actualidad los molineros pagan entre 15 y 17 pesos por encima del precio oficial que hoy está establecido en 20 pesos. “A pesar que no nos cierran los números debemos pagar ese precio porque de lo contrario los productores no nos venden. El Gobierno nacional nos otorgó un ínfimo aumento en góndola y no nos cierran los números, por tal motivo debe rever este tema. Ojalá que comprendan y definan conscientemente el precio de la cosecha de verano”, dijo el presidente de la Cámara de Molineros de la Zona Productora, Víctor Saguier.
El intento de acuerdo finalizó con la presentación de una nota por parte de la industria de Corrientes, donde solicitaron que “se vaya a laudo porque las condiciones no estaban dadas para ningún incremento de precios”.
Por otra parte, la industria misionera acompañó la grilla de costos del Instituto Nacional de la Yerba Mate. Los representantes de los secaderos y el director por Corrientes también acompañan esa grilla que arroja una hoja verde a 25.32 pesos -entre 10 y 12 pesos menos de lo que está pagando el mercado- y una canchada (estacionada) de 96.94 pesos.
Germán Horrisberger, representante de la industria yerbatera misionera en el INYM, dijo a medios provinciales que “si no podemos trasladar a góndola los aumentos de costos, es muy difícil hablar de nuevos precios para hoja verde y canchada” e indicó que “los industriales misioneros propusimos acercarnos al planteo de la producción, pero Corrientes exige que Nación acepte un aumento en góndola cuando en Nación nos dicen que en este contexto no podemos aumentar, o sea, es trabajar a pérdida. Los grandes aguantan, los molinos chicos no”, dijo.
Por unanimidad de los directores de la producción por Misiones presentaron una grilla de precios de 34.17 pesos para la hoja verde y acompañaron la relación de verde a canchada solicitada por las cooperativas. Los productores exhibieron en la nota girada a Nación, varias facturas con precios de entre 35 pesos y 37 pesos pagados por kilo de hoja verde en Misiones.

AFS – Misiones Plural