El mundo llora al deportista y al hombre, único, y a la vez, imperfecto como todos.

Diego Armando Maradona.