La razón es garantizar que Estados Unidos tenga “un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública”, informó la Casa Blanca.

Jueves 21 de enero de 2021 (EFE y MP). Apenas asumió Joe Biden este miércoles, su Gobierno anunció por la noche una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes, aunque con algunas excepciones, según un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
“Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el DHS suspenderá las deportaciones de ciertos no ciudadanos cuya deportación haya sido ordenada”, detalló el secretario interino, David Pekoske, recién nombrado por Biden.
La razón, dijo Pekoske, es “garantizar” que Estados Unidos tenga “un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública”, por lo que ordenó “revisar y reiniciar” los protocolos.
El DHS no aportó en el comunicado detalles sobre las personas que quedan excluidas de la medida de los 100 días.
Durante la campaña, Biden ya se comprometió a esta suspensión de las deportaciones aunque en ese entonces lo hizo sin excepciones.
Biden adquirió este compromiso después de recibir duras críticas durante las primarias demócratas por las deportaciones masivas del Gobierno de Barack Obama, del que él fue vicepresidente.
Durante la Presidencia de Obama fueron deportados tres millones de inmigrantes, más que con ningún otro gobierno de EEUU, incluido el de Donald Trump.
La pausa por 100 días de las deportaciones se suma a otra medida anunciada este miércoles por el DHS: La suspensión a partir las inscripciones al programa “Permanezcan en México”, que permitió a Trump devolver al país vecino a los solicitantes de asilo.
Además, Biden ha aprobado una serie de medidas migratorias dentro del paquete con 17 órdenes ejecutivas que ha firmado tras instalarse en la Casa Blanca, como el refuerzo del programa para jóvenes indocumentados conocidos como “dreamers” o “soñadores” o la revisión de las prioridades a la hora de arrestar a inmigrantes sin papeles.
También presentó un plan migratorio que prevé regularizar a 11 millones de indocumentados, aunque ese proyecto depende del Legislativo.
Por otra parte, Biden firmó este miércoles órdenes ejecutivas para devolver a EEUU al Acuerdo de París contra el cambio climático y evitar su salida de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en lo que supone la revocación de dos de las medidas más polémicas de su antecesor, Donald Trump.
En presencia de la prensa y sentado en el Despacho Oval mientras llevaba una mascarilla, Biden firmó las primeras tres órdenes ejecutivas de un total de 17: la primera para pedir a los estadounidenses que lleven tapabocas en todas las propiedades federales, la segunda para ayudar a comunidades marginadas y la tercera para devolver a EEUU al Acuerdo de París.
“Esta tercera que voy a firmar mientras todos están aquí es el compromiso de que vamos a reintegrarnos en el Acuerdo Climático de París a partir de hoy”, dijo Biden a los periodistas.
Esa orden ejecutiva sirve para reafirmar el compromiso de Washington con el Acuerdo de París, del que EEUU se retiró oficialmente el 4 de noviembre del año pasado, solo un día después de las elecciones presidenciales y sin que se conociera todavía si el vencedor era Biden o Trump.

Cinco frases en la asunción
Joe Biden asumió este miércoles como el nuevo presidente de los Estados Unidos. Durante su discurso, el flamante 46° mandatario del país norteamericano enfocó su mensaje en la necesidad de superar la polarización política y lograr una mayor unidad nacional, en la lucha contra la pandemia de coronavirus, y también se refirió al reciente asalto del Capitolio por parte de seguidores de Donald Trump.
El líder demócrata también remarcó la importancia de proteger a la democracia, y en todo momento subrayó que su gestión estará marcada por la “unidad”. En esa línea, prometió que será el presidente “de todos los norteamericanos”.
A continuación, las cinco frases más destacadas del discurso del nuevo presidente de Estados Unidos:

-“Celebramos el triunfo de una causa, la causa de la democracia. La democracia es preciada. La democracia es frágil. Y en este momento, mis amigos, ¡la democracia ha prevalecido! (…) Es un día histórico y de esperanza, de renovación y resolución (…) La historia, la fe y la razón nos muestran el camino, que es el de la unidad. Debemos ver al otro no como adversario, debemos verlo como vecino”.

-“Pocas personas en la historia de nuestra nación han visto un momento más desafiante y difícil que el actual. Un virus se ha llevado tantas vidas en un año, como todas las vidas norteamericanas que se perdieron en toda la Segunda Guerra Mundial. Millones de puestos de trabajo se han perdido, centenares de miles de empresas han cerrado (…) Estamos entrando en el período más duro y mortífero de la pandemia. Debemos dejar la política de lado y enfrentarla como una nación”.

-“Hace pocos días, en este lugar, la violencia sacudió las fundaciones del Capitolio. Y hoy estamos juntos como una nación única, bajo Dios, para una transferencia pacífica del poder, como lo hemos hecho por más de dos siglos”.

-“El clamor por justicia racial conmueve. Lleva cuatrocientos años. El sueño de justicia para todos no será postergado nunca más (…) Estados Unidos se enfrenta a ‘un aumento del extremismo político, la supremacía blanca, el terrorismo interno, que debemos enfrentar y venceremos’.

-“Mi alma está puesta en unir a los estadounidenses, unir a nuestra gente, unir a nuestra nación. Le pido a todos los estadounidenses que se sumen a esta causa (…) Podemos hacer grandes cosas, cosas importantes. Podemos poner a las personas en buenos trabajos, educar a nuestros niños en escuelas seguras, podemos superar al malvado virus, podemos recompensar el trabajo, reconstruir la clase media, garantizar seguro médico para todos. Podemos impartir justicia racial y hacer que América vuelva a serlo”.