Un diputado del Frente de Todos presentó un proyecto para castigar con multas económicas las declaraciones negacionistas. “La libertad de expresión debe tener límites cuando se reivindica el genocidio. Las expresiones abiertas a favor del genocidio o del holocausto deben ser parte de los limites para la convivencia democrática. Los derechos humanos y el repudio de lo que paso en la dictadura no puede ser una cuestión de opinión”, expresó el autor de la iniciativa.

Martes 6 de abril de 2021. El diputado nacional del Frente de Todos, Marcelo Koenig, presentó un proyecto de ley que apunta a sancionar con multas económicas a quienes, de manera pública, nieguen o hagan apología del terrorismo de Estado y propone capacitaciones obligatorias en materia de derechos humanos para todos los integrantes de la administración pública.
Koenig explicó en la radio AM750 que en los últimos tiempos “creció un negacionismo peligroso y un desprecio por la vida humana”, que “recrudece cada 24 de marzo” y “se expresa en la negación del genocidio y de la cifra” de los desaparecidos.
“Estos sectores reaccionarios perdieron una enorme batalla simbólica en Argentina. La sociedad incorporó el tema de los derechos humanos como una política de Estado, más allá de los signos del gobierno”, evaluó el diputado, que sostuvo que se trata de la norma que le falta al país para la construcción de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia.

Sanciones económicas
El autor del proyecto indicó que las sanciones no serán privativas de la libertad, sino que se ejercerá con penas pecuniarias. “Sabemos que a los negacionistas el bolsillo les duele más que la libertad”, expresó Koenig.
De acuerdo con la gravedad de las declaraciones negacionistas, las sanciones podrían ir desde 1 a 500 unidades fijas correspondientes al salario básico de un juez de la Corte Suprema. De esta manera, los montos de la multa irían de los 400 mil pesos hasta los 200 millones.
El proyecto contempla “la inhabilitación absoluta por un tiempo determinado para ser funcionarios públicos para aquellos que niegan el terrorismo de Estado”. Además, con los fondos recaudados se financiará la formación en derechos humanos en los tres poderes del Estado.
“Los argentinos queremos que nunca más vuelvan esos tiempos oscuros. Los derechos humanos y el repudio de lo que paso en la dictadura no puede ser una cuestión de opinión”, dijo el diputado.
El diputado Koenig también sostuvo que “la libertad de expresión debe tener límites cuando se reivindica el genocidio”. “Así como los partidos nazis no pueden presentarse a las elecciones, las expresiones abiertas a favor del genocidio o del holocausto deben ser parte de los limites para la convivencia democrática. Los derechos humanos y el repudio de lo que paso en la dictadura no puede ser una cuestión de opinión”, expresó.
El proyecto será tratado en las comisiones de Derechos Humanos y de Legislación Penal para ser tratado en la Cámara Baja en los próximos meses.