El Gobierno alemán dejó trascender que rechazará la posición mayoritaria de los berlineses. Junto a las elecciones legislativas de este domingo en Alemania, la población de Berlín votó, en un referéndum no vinculante, por mayoría a favor de expropiar a las grandes inmobiliarias que acaparan más de 240.000 inmuebles y especulan con los precios de los alquileres.

Lunes 27 de septiembre de 2021 (LID). Los precios de los alquileres se han vuelto un problema para millones de berlineses. El 80 de ellos alquilan su vivienda y la especulación inmobiliaria había hecho subir los precios por arriba de la inflación. Desde hace tiempo la plataforma “Expropiar Deutsche Wohnen & Co” ha venido trabajando para que los principales especuladores inmobiliarios, que tienen más de 3.000 viviendas cada uno y que en total acaparan casi 250.000 viviendas, sean expropiados para que esos inmuebles queden bajo control público y sean liberados a precios accesibles.
Este domingo la propuesta encontró eco entre los votantes que acudieron a las urnas no solo para elegir representantes en el parlamento, sino para pronunciarse sobre la expropiación de las empresas inmobiliarias.
Así, la mayoría de los casi 2,5 millones de berlineses con derecho a voto a la cámara regional se pronunciaron a favor de expropiar a las grandes inmobiliarias en la consulta convocada por la iniciativa “Expropiar Deutsche Wohnen & Co”.
El 56,4 % de los votantes se pronunció a favor -frente a un 39,0% en contra- de que el Senado (Ejecutivo) redacte un proyecto de ley para “socializar más de 240.000 inmuebles” pertenecientes a “grandes empresas inmobiliarias con ánimo de lucro” que posean más de 3.000 viviendas, que pasarían a ser de propiedad pública.
Esta votación es el resultado de un fuerte descontento por el precio de la vivienda, con un aumento promedio de los alquileres del 85% entre 2007 y 2019, muy por arriba de la inflación.
La consulta alcanzó el mínimo necesario de votos a favor, establecido en una cuarta parte de los berlineses con derecho al sufragio. Aunque el resultado de este referéndum no tiene carácter vinculante, al no haberse consultado sobre un proyecto de ley concreto, deberá ser tomado en cuenta por el ayuntamiento.
Varios de los grupos que impulsan la expropiación exigen que la misma se haga sin compensación para los especuladores inmobiliarios. Como señala un artículo de KlasseGegenKlasse “Las empresas inmobiliarias explotadoras se han beneficiado de nuestro derecho a la vivienda durante demasiado tiempo y han provocado que la gente acabe en las calles. ¿Deberían ahora también ser compensados por eso? Nosotros estamos pidiendo que los grandes grupos inmobiliarios sean expropiados sin compensación. Deutsche Wohnen and Co no debería ver un centavo por haber especulado con las viviendas y haber obtenido ganancias durante años a expensas de los inquilinos”.
Tras la aprobación de esta consulta, el Gobierno dejó trascender que la rechazaría. Ahora llega un nuevo período que deberá ser de movilización, lucha y organización para que se haga ley la decisión de la mayoría de los berlineses.
Para que se haga realidad y se apruebe sin indemnización para las empresas. Es una pelea que atañe al 80 % de los berlineses, trabajadores y trabajadoras, jóvenes, inmigrantes que se juegan no solo la posibilidad de acceder a un alquiler asequible, sino que el dinero que pueda ir a indemnizar a los especuladores sea utilizado en beneficio de la sociedad, es salud y educación, entre otros.