La suspensión del partido entre Argentina y Brasil por parte del Gobierno de Jair Bolsonaro fue un accionar político antes que deportivo y mucho menos sanitario.

Seguir leyendo “¿Guerra mundial?”