El intendente de San Antonio admite que parte de la población de su comuna trabaja del otro lado de la frontera, en Brasil. Es una de las zonas binacionales integradas, con sus propias particularidades. Bernardo de Irigoyen es un colador, con unos seis kilómetros de frontera seca donde es casi imposible evitar el pase informal, aseguran. Seguir leyendo ““Es difícil lograr que la gente no cruce a Brasil a trabajar””