Es una película, donde asombra el atrevimiento de algunas de las críticas que realizan, con desenfado, a empresarios tecnológicos –místicos, con prestigio de gurú– que caricaturizan a un Steve Jobs ridículo y abocado a obstaculizar el avance de la verdad. O contra dirigentes políticos y medios de comunicación. O contra la sociedad misma, dispuesta a banalizar cualquier realidad: Presidentes que se miden en términos de popularidad antes que en hechos. Consignas vacías repetidas una y mil veces, sean o no verdad, se convierten en la fuerza. Y también la ambición empresarial puede amenazar una misión de salvación.

Seguir leyendo «No mires arriba, la sátira (política) de nuestra sociedad»