El autor de esta columna propone debatir en “espacios honestos, responsables y respetuosos” los temas de la desigualdad que promueve la propia sociedad con el sostén del Estado. Elecciones de reinas en las escuelas o fiestas populares; en la televisión, conductores varones para los temas serios y la frivolidad en las mujeres, tienen al Estado detrás, “reforzando y promoviendo estereotipos de género que, en última instancia, son los que abonan el terreno para que, tristemente, existan los Fabián Tablado, a quien luego expulsa, y sus víctimas, a quienes ninguna condena -penal o social- les devolverá jamás la vida”.

Seguir leyendo «Debates pendientes»