espada de damocles

El ingreso del dictamen del Inadi en el que se encuadra como conducta discriminatoria los dichos del diputado Bordón y que fueran denunciados por Losada, ha paralizado la actividad de los directivos de la UCR. Enceguecidos por el tema buscaron protección en Buenos Aires en el peor momento de la relación de la UCR con el PRO al interior de Cambiemos. Bordón que faltó a la sesión del jueves 19 en Diputados, viajó y volvió como fue. El Grupo de los 4 planea lanzar carpetazos contra todo el mundo para victimizar al victimario. Mientras el Grupo de los 3, gana espacios al interior del partido.

Enfrascados en el caso Bordón los directivos de la UCR Misiones están arrastrando al partido a la inacción política. Desde que ingresó a la Cámara de Representantes el dictamen del Inadi en el que se encuadra como “conducta discriminatoria”  los dichos del diputado en una reunión de bloque, denunciados posteriormente por María Losada como expresiones de “violencia de género”, el Grupo de los 4 que maneja el partido no hacen otra cosa que tejer y destejer estrategias para defenderse de una posible exoneración.

Germán Bordón estuvo la semana pasada en Buenos Aires patrocinado por Luis Pastori que, desde su banca en el Congreso tiene más posibilidades de abrir puertas de despachos oficiales. El diputado provincial, siente que sobre su cabeza pende la espada de Damocles desde el ingreso en el Poder Legislativo del dictamen completo del Inadi  que falló en su contra.  Como se informara oportunamente, el dictamen de 17 fojas analiza la denuncia y determina que se encuadra en los términos de la Ley 23.592, sancionada durante el gobierno de Raúl Alfonsín y que se conoce como “Ley Anti discriminatoria. Tras un pormenorizado estudio de los antecedentes del caso y de dar por acreditada la existencia del hecho, el dictamen sostiene que “representa un claro acto de violencia de género, lo que en consecuencia constituye  a su vez “un acto discriminatorio en tanto reproduce la cosificación de la mujer, un grupo históricamente vulnerado  y que ha sufrido una discriminación, formal e informal, hasta nuestros días, por  el sólo hecho de ser mujer.

En forma implícita el dictamen trata también de mentirosos a los diputados Bordón y Gustavo González que negaron la existencia del hecho.  Es de recordar que además de considerar los aportes documentales, en la revisión de los antecedentes, se desmenuza el descargo de Bordón, en el que se encuentran contradicciones y ambigüedades ya que, mientras niega el hecho, desliza argumentos referidos a los alcances del humor.

El documento ridiculiza el comunicado emitido por Bordón cuando alude a la tragedia ocurrida en torno a Charlie Hebdo en Francia. “Estas alusiones (las de Bordón) al humor, sus límites y sus consecuencias francamente no pueden entenderse, ni tendrían sentido alguno, si el denunciado no estuviera colocando el conflicto con la señora Losada, o por lo menos el inicio del mismo, en un malentendido provocado por una broma suya”.

El pez por la boca muere

Es decir que el Inadi ya había observado la fragrante contradicción en que incurrió Bordón al negar el hecho y al mismo tiempo insinuar que fue una humorada.

En la misma trampa,  nacida de su retórica volvió a caer el jueves 12 cuando en el recinto Legislativo, la diputada Mabel Pezoa informó sobre el ingreso del expediente que fue derivado a comisión para su estudio. Entonces Bordón, volvió a reconocer implícitamente la existencia del exabrupto machista al decir “nadie está obligado a declarar en su contra”.

Estas contradicciones fueron enredando solo al diputado Bordón en el caso que lo tiene hoy angustiado. Como le dijo el diputado Hugo Escalada en la sesión con haber pedido disculpas todo hubiese terminado en una anécdota más del lugar que tiene el machismo en la política. Para el Inadi, pedir disculpas es reconocer que uno ha tenido una práctica o comentario discriminatorio. Para la persona que ha sido víctima es importante que la disculpa exista. Con eso le alcanza al Inadi, que no es un organismo punitivo, sino que trabaja con lo simbólico. No tiene poder de policía, no puede multar, ni ejecutar sus dictámenes. Opina y eso es inapelable ante el Poder Judicial. ¿Por qué? Porque el objetivo del Inadi es promover una agenda pública de los sectores vulnerados. Su verdadera tarea  es transformar nuestra matriz cultural.

Por eso, entender un organismo como el Inadi solamente desde lo denunciativo y el castigo sería limitar su esencia y seguir repitiendo un modelo caduco.

En el peor momento en el peor lugar

Desde este abordaje, la férrea negativa de Bordón a reconocer y pedir disculpas, no hizo más que poner la vigencia de la discriminación de las mujeres en la superficie. Por eso, cuando el diputado quiso sumarse a la marcha de Ni Una Menos el año pasado fue unánimemente repudiado por las mujeres movilizadas.

Es dentro de este cuadro que la protección que busca en Buenos Aires no tiene mucha respuestas.

No es tampoco el momento apropiado. La UCR nacional está silenciosamente presionando a Macri por más espacios en la toma de decisiones. Bordón llegó al Congreso con su temita en momentos en el que Mario Negri, como presidente del bloque, se quejaba porque los proyectos oficiales son elaborados sin la participación de radicales y llegan cocinados desde la Casa Rosada. Al mismo tiempo, la cúpula de la UCR nacional se juntaba con la intención de hacer explícita una demostración de fuerza, y a través de una operación en la diario La Nación mandaba un  mensaje a “Mauricio” reclamando la creación de un Consejo Económico Social, al que llaman Acuerdo, en el que participen empresarios, trabajadores y obviamente los partidos políticos.  En esa estuvo Ernesto Sanz; el presidente del partido, José Corral; el ministro de Defensa, Julio Martínez; su par de Comunicaciones, Oscar Aguad y el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, además del operador Enrique “Coti” Nosiglia, los senadores Juan Carlos Marino (La Pampa) y Luis Naidenoff (Formosa) y el diputado Ricardo Alfonsín.

No casualmente, Mauricio Macri, respondió  reactivando su mesa chica de decisiones políticas. Es la misma que hubo de acompañarlo durante toda su gestión como jefe de Gobierno porteño, pero que había desactivado una vez que asumió en la Casa Rosada. La nueva mesa está integrada por Marcos Peña, Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, las principales espadas políticas del Gobierno.

Y ese momento llegó Bordón, repetimos, con su temita. Un día antes, José Cano le había reprochado, junto a González y Damiani, por la dinámica internista que tiene la UCR Misiones. El Grupo de la 4, Damiani, Pastori, González y Bordón, no se dieron por aludidos

Mucho más clara la tiene el Grupo de los 3, integrado por los concejales posadeños, Fonseca, Arjol y Pianesi que se suman a la prédica de Cambiemos con mucha más convicción que los diputados y vienen ganando espacios al interior del partido

Anuncios