La UCR Misiones se sumó al pedido de informes sobre la participación de las empresas de Macri en las obras públicas realizadas en la provincia. Los cuatro diputados provinciales votaron a favor de un proyecto de comunicación que incluye iniciativas de distintos bloques para que los Ejecutivos nacional y provincial, así como también la EBY informen sobre todos los procesos de adjudicación y ejecución de obras desde 1983.

Posadas (Jueves, 11 de agosto) Los cuatro diputados provinciales de la UCR se sumaron a un pedido de informes sobre la participación de las empresas de la familia Macri en Misiones desde 1983. Fue en el marco de un proyecto de comunicación que unificó varias iniciativas, incluida la elaborada por la bancada ucerreíesta que se limitaba a escarbar en la etapa del kirchnersimo. Desde el radicalismo alfonsinista se amplió el pedido a todas las obras realizadas desde 1983 y en otro proyecto específicamente por las que se adjudicó a Macri. En sus fundamentos recordaron que en los 90, la UCR Misiones había presentado varias denuncias sobre los procesos de adjudicación, sobre precios y terminación de las obras, empezando por la represa de Urugua-í y la relación de amistad entre el entonces gobernador Ramón Puerta y el hoy presidente Mauricio Macri, al punto que éste fijó su domicilio en el establecimiento agropecuario del hoy su embajador en España.
La dimensión de los pedidos, que están dirigidos a los poderes ejecutivos de la Nación y de la Provincia, así como a la Entidad Binacional Yacyretá, desnudaba el oportunismo proselitista de las presentaciones, encarados fundamentalmente para la tapa de los diarios. A favor y en contra. Fue el propio lenguaje utilizado por los legisladores el que desnudó esas intenciones de la política chica: varias veces se les deslizó “investigar” como fallido de solicitar informes. Se sabe que el parlamento no tiene las facultades que le corresponde a otro Poder del Estado.
Ante los extremos y la falsificación del sentido de las atribuciones de pedir informes que tienen los diputados, el bloque renovador se propuso restablecer el equilibrio y terminó actuando de moderador. En trabajo en la comisión, que preside Miguel Franco y que está integrada mayoritariamente con ex intendentes, logró unificar los tres proyectos que hoy se convirtieron en Comunicación. Fue votado por todos los presentes, entre los que se contaba Germán Bordón.

Al César lo que es del César
La redacción del proyecto unificado y aprobado, descubre la doble intención del bloque renovador: abrir la información sin ocultamientos y al mismo tiempo encarrilarla dentro de los marcos institucionales.
Textualmente la Comunicación a los dos Ejecutivos y a la EBY encuadra el pedido de informes respetando la actuación y la independencia de los organismos constitucionales de control. Dice: “Que, sin perjuicio de que existen meticulosos procedimientos administrativos y jurídicos, que esta legislatura no puede soslayar y que se deben cumplir antes, durante y después en los estudios, proyectos, ejecución y fiscalización de las obras públicas, reguladas en el orden provincial por la ley X- Nº4, cuyo contralor corresponde a la Contaduría General conforme a los artículos 122 inciso c), Ley VII-Nª11, Fiscalía de Estado, conforme a los artículos 1 y 8 de la Ley I-Nº 18 y Tribunal de Cuentas conforme a los artículos 2 y 22 Ley I-Nº3 y en orden nacional por la legislación vigente y organismos de control competentes, los Poderes Ejecutivo Nacional, Provincial y Entidad Binacional Yacyretá, informen el listado de obras públicas ejecutadas y que se ejecutan en el territorio provincial, detallando tipo y ubicación, modalidad de contratación, fechas de aperturas de licitaciones o concursos de precios o cualquier otra forma de selección de los oferentes y respectivas fechas de adjudicación, monto total por las que fueron adjudicadas, fechas de inicio y culminación de las mismas, asimismo avances de las que aún no han sido entregadas y/o concluidas, desde 1983 a la fecha”.
Con toda claridad el Poder Legislativo como cuerpo de representación democrática, habilita las inquietudes de los diputados, pero respetando la independencia de poderes y funcionamiento de los organismos de control, establecidos por la Constitución. No pasa desapercibida la estrategia de mantener la política en pleno funcionamiento y en el centro de la escena social. El equilibrio institucional que se advierte en la redacción del pedido de informes, se puede interpretar como un freno a la anti-política, que de la mano de dirigentes de superestructura va cediendo espacios en la definición de la agenda pública a los diarios del poder y a las corporaciones económicas. Es lo que viene sucediendo en el orden nacional donde es evidente la asociación política entre los grandes monopolios mediáticos y el partido de los jueces y fiscales. Con denuncias espectaculares y procedimientos para las cámaras de la tv con eje en unos pocos “arrepentidos” intentan instalar con categorías de la ética y la moral la contradicción fundamental de la sociedad argentina.

En Misiones, No.
Las dos veredas en términos de corruptos y honestos como categorías centrales en la política nacional no es una novedad. No hay cambios de paradigma. Los Roca, los Martínez de Hoz, los Anchorena, y otros patricios, que se habían repartido las tierras del país fueron motores de las denuncias de corrupción contra el gobierno de Hipólito Yrigoyen. Volvió a suceder en 1955 y fueron los argumentos de las dictaduras para suspender la vigencia de la Constitución.
Esta falsa opción es la que intenta ganar el centro del debate hoy. Decimos falsa porque honestos y delincuentes hay en todos lados. Sin embargo, agitándola, apelando a valores y sentimientos de las mayorías, los grupos concentrados que tienen los medios hegemónicos a su disposición, con las persecuciones a Cristina o a Hebe, pretenden ocultar la contradicción fundamental no resuelta de los argentinos: “pueblo – antipueblo, en tensión ya desde que el 22 de mayo de 1810 Castelli dijo aquello de que el poder está en el pueblo.
Las referencias históricas son esclarecedoras para desnudar el método del poder económico conservador para mantener, precisamente su poder, el poder del dinero. De esta manera no se discuten políticas. Y no se tienen límites. El efecto de las bolsas de dólares por los muros del convento, del que todos hablan y nadie vio, fue dirigido nada menos que al Papa Francisco para limarle su influencia en la Argentina. Sucede que desde su prédica se ha convertido en el verdadero constructor de una alternativa a la globalización sin freno motorizada en el sector financiero en el mundo.
Todo esto subyace en las pretensiones de los diputados de la UCR cuando se esfuerzan en trasferir ese clima a la provincia. Irritados por la sintonía de la Casa Rosada con la Renovación y sintiendo que se quedan sin el papel protagónico en el escenario, ya que la alianza con el PRO agudizó la crisis de identidad con la que llegaron a Gualeguaychú, tienen a la mesa directiva del comité provincia sin rumbo claro.
El retruco de los diputados alfonsinistas de Vanguardia Radical no es más que la otra cara de la misma moneda. Pedir informes desde los tiempos de Cacho Barrios y específicamente en las adjudicaciones de Puerta a Macri, no hace más que repetir la lógica de la antipolítica. Es cierto que logran desangelizar al denunciador. Y allí tienen, además de lo viejo, los Panamá Papers para hacerse un pic-nic. “De esta no se salva nadie”, es el mensaje.
Es el contexto en el que la Renovación pareciera decir “En Misiones, No”. Abre la información dando lugar a la jerarquía de los diputados, pero defendiendo las instituciones. Los organismos de control de la Constitución no pueden ser sustituidas por un diario o una Ong.

Anuncios