Gobernadores de Formosa, Chaco y Santa Fe reclaman políticas más activas para las economías regionales. Reunidos en Resistencia, se mostraron preocupados por la “crítica situación del sector algodonero debido a la apertura indiscriminada de las importaciones”. Coincidieron en que “al problema de la producción de algodón, se le suma el sector maderero y yerbatero en Misiones, la vitivinicultura en Mendoza; las manzanas de Río Negro; la lechera de Santa Fe, entre otras”. Desde una perspectiva político-doctrinaria se diferenciaron de la ortodoxia en favor de regulaciones para proteger a pequeños y medianos productores.
Por Alejandro Fabián Spivak.

Resistencia (Especial para Misiones Plural y diario La Prensa de Buenos Aires). La crítica situación por la que está atravesando el sector algodonero en las provincias  de Chaco; Formosa y Santa fe fue el tema central de un encuentro que mantuvieron aquí los gobernadores Domingo Peppo del Chaco; Gildo Insfrán  de Formosa y Miguel Lifschitz de Santa Fe. “Tenemos un grave problema con la importación de algodón y la falta de reglas claras para el desarrollo de las economías regionales”; coincidieron los tres mandatarios provinciales. Se debe considerar al algodón como un “cultivo social”; dijo Insfrán. “Esa mirada, que no tiene el gobierno nacional la tuvimos desde el principio en nuestra gestión porque el 94% de la producción algodonera en Formosa sale del sector minifundista”. Para el Mandatario formoseño se debe “hacer una reconversión en las chacras como se hizo en nuestra provincia donde logramos una diversificación productiva”.  Denunció que “el sector algodonero está pasando una de las peores crisis de su historia debido a la reapertura indiscriminada de la importaciones y la falta de rentabilidad”. Cuestionó así, la política que lleva adelante el gobierno nacional respecto al desarrollo de las economías regionales: “En Misiones es crítica la situación de los sectores yerbateros y madereros principalmente, en Mendoza la vitivinicultura no la está pasando bien, en Santa Fe es difícil la situación de los tamberos, días pasados se produjo el verdulerazo y el manzanazo en Buenos Aires. Yo no entiendo a un gobierno nacional que habla de libre mercado dejando al libre albedrío su mercado interno “.

El Gobernador de Formosa aseguró también que “estamos contactados las provincias algodoneras para llevar al Gobierno Nacional un conjunto de medidas regionales de protección, para mantener el empleo en el sector y cuidar la inversión de la empresa”. Adelantó que “invitaremos a un próxima reunión a los gobernadores Arturo Colombi de Corrientes y Hugo Passalacqua de Misiones “para elaborar juntos una serie de medidas de protección de las economías regionales y elevarlas al gobierno nacional

Protección sin cerrar las fronteras

De su parte el gobernador Peppo indicó que los empresarios expresaron su preocupación “por las medidas económicas tomadas en el país; la situación del mercado y el costo energético”. Agregó que “aquí estamos pasando por una situación preocupante” y en ese sentido remarcó que las importaciones indiscriminadas también afecta a la baja las ventas y el movimiento económico en la provincia. Adelantó que llevará el planteo a nivel nacional junto a los demás gobernadores de las provincias algodoneras “para mantener el empleo, el crecimiento y la inversión que tienen proyectadas las empresas , que es lo que queremos preservar”. De todos modos Peppo destacó que no cree que haya que cerrar las importaciones por un cierto tiempo como lo plantea Sergio Massa. “Yo no estoy de acuerdo con los extremos. Se debe controlar la importación pero no cerrar las fronteras.  Debemos seguir ganando mercados en el mundo y ser competitivos, de eso se trata. Pero también necesitamos medidas internas de protección de las economías regionales, como lo hacen inclusive países que llevan adelante medidas de libertad de mercado”.

“En el caso específico de la producción textil chaqueña necesitamos que haya protección del gobierno nacional ; cuidar la mano de obra y se deben generar políticas que permitan el funcionamiento de la industria del algodón. Y en ese sentido puso de ejemplo lo que sucede en el los países del sudeste asiático.

Reclamo por políticas activas

En tanto que Miguel Lifschitz sostuvo que “las economías regionales venían complicadas desde el gobierno anterior. No podemos achacarle todo al presente gobierno que encabeza el presidente (Mauricio) Macri; pero lo cierto que en estos nueve meses de gobierno de Cambiemos la situación no mejoró e inclusive en algún punto se complicó aún más por la caída del mercado interno porque la apertura de las importaciones y la retracción de la economía a los más pequeños y los que están más alejados de los mercados los perjudica aún más; por ello reclamamos políticas más activas para sostener y acompañar el esfuerzo de los pequeños y medianos productores para que no se nos caigan del camino y podamos sostenerlos hasta tanto haya una reactivación de la economía nacional”.

El Gobernador de Santa fe dijo que “en el caso específico de nuestros productores tamberos, algodoneros y cañeros los estamos acompañando con políticas provinciales de subsidios pero también tenemos ciertos límites”. Al igual que su par de Chaco Peppo; el mandatario santafecino no cree que se tengan que cerrar las importaciones. “Esa es una posición extrema. Si nosotros queremos ser jugadores principales en el comercio internacional tenemos que exportar mucho más pero también debemos dejar ingresar productos de otros países, no podemos pretender vender a otros países y no permitir que nos vendan nada. Debemos balancear la situación. No se puede cambiar de una política restrictiva que tuvimos durante muchos años a una política de libre mercado, aperturista de un día para el otro. Se debe hacer en forma gradual analizando la situación de cada uno de los sectores que necesitan una protección hasta tanto mejoren las condiciones para poder competir en el plano internacional”.

Al preguntarle quién a su entender se queda con la mayor parte de las ganancias porque a los productores se les paga `monedas` por sus producciones de yerba mate, leche, vino, algodón, verduras, entre otros Lifschitz puso como ejemplo la situación de los productores lecheros: “A un tambero se le paga entre 4 y 4,20 pesos por litro y en la góndola un litro de leche se ubica en torno a las 25 pesos promedio. Evidentemente en el entremedio alguien se va quedando con un poquito. Lo que sospechamos es que probablemente a medida que se va concentrando y la manguera se va achicando ahí aparecen los que se van quedando con la mayor ganancia. En el caso de leche como seguramente sucede con otros productos, las cadenas de comercialización, es decir los supermercados y los hipermercados son los que tienen mayor facilidad para fijar precios y, en todo caso para ponerle condiciones a los productores medianos y pequeños que tienen poca capacidad de comercialización”.

Consultado si el valor del dólar ha quedado retraído (se ubica en torno a los 15,40 pesos) para las exportaciones Lifschitz dijo que “no se puede hablar de devaluación. Esa película ya la vimos en diciembre pasado, pero si es cierto que el valor de la moneda estadounidense quedó un poco retrasado y, por eso el gobierno nacional estima que en 2017 se ubicará en torno a los 18 pesos; es decir un 20 por ciento por encima de los valores actuales. Además se plantea un 17 por ciento de inflación y un 3,5 por ciento de crecimiento para el año próximo. Si todo esto se cumpliera se produciría una muy buena imagen de la Argentina. Ojalá que así sea, aunque será difícil pasar de un crecimiento negativo como el que venimos teniendo desde los últimos tres años a un crecimiento del 3,5 por ciento. Ojalá sea así y que también los valores de inflación que tuvimos este año no se repitan”.

Anuncios