Hugo Passalacqua recibió hoy a Marcos Peña, el hombre fuerte del gabinete de Macri, para confirmar en actos y palabras la especial relación colaborativa entre los gobiernos provincial y nacional. El jefe de Gabinete estuvo menos de tres horas en Posadas donde oficialmente se mostró junto al Gobernador en Itaembé Miní participando del operativo “El Estado en mi Barrio”. Llegó con el coordinador del Plan Belgrano para anunciar obras que parecían postergadas. El Gobernador lo esperó junto al Vicegobernador y el vicepresidente del Poder Legislativo en un gesto que no pasó desapercibido. La Argentina necesita de oposiciones constructivas.

Posadas (Miércoles, 5 de septiembre)  Hugo Passalacqua recibió hoy la visita del ministro Marcos Peña, el hombre más fuerte del gabinete de Macri, para confirmar en actos y palabras la especial relación colaborativa entre los gobiernos provincial y nacional. El jefe de Gabinete estuvo menos de tres horas en Posadas donde se mostró junto al Gobernador en Itaembé Miní participando del operativo “El Estado en mi Barrio”, que tiene el propósito de acercar las instituciones a la gente. Que Peña haya decidido hacer el viaje para ser recibido por Passalacqua, es una decisión que tiene su significación desde la política. Después de la actividad oficial y antes de conceder entrevistas y participar de una conferencia de prensa en la Residencia del Gobernador, estuvieron media hora reunidos. Un tiempo suficiente para cerrar acuerdos que parecían quedar pendientes en la confección del Presupuesto de la Nación para 2017. Es un dato que, pocos días atrás, Passalacqua en su estilo, pero con firmeza haya hecho saber que Misiones no estaba dispuesta a aprobar la Ley a libro cerrado.  Dialogando se entiende la gente, pero al dialogar, uno siempre se expone a las razones del otro. La única manera de llegar a un acuerdo.

Más inversiones
No fue casual que Passalacqua haya recibido a Peña acompañado del vicegobernador Oscar Herrera Ahuad y el vicepresidente del Poder legislativo, Orlando Franco, que cargan una representación explícita del poder político de la provincia. De la misma manera, tampoco es casual, nada es casual en política, que Peña haya llegado con José Cano, el coordinador del Plan Belgrano para el Norte Argentino. En su contacto con los periodistas negó que Misiones estuviera relegada en las inversiones previstas para el año que viene, pero tuvo que admitir que en el presupuesto no estaban contempladas inversiones para la recuperación del ferrocarril Urquiza. “El ferrocarril Urquiza, un planteo que hizo el Gobernador, el Vicegobernador y también los dirigentes de Cambiemos, lo incorporamos en la recuperación del sistema ferroviario”, afirmó.

Sin ITC diferenciado
Los efectos de la macroeconomía, sobre la actividad productiva y comercial de Misiones, como las asimetrías y la apertura de las importaciones, tienen  en el gabinete nacional una lectura diferente a la que se vive en las Pymes y en la frontera.  Peña lo dijo claramente, aunque de manera evasiva al afirmar que la caída de la inflación y la recuperación de la actividad terminarán con las asimetrías. Por eso las expectativas en la relación Nación-Provincia están puestas en el financiamiento de obras públicas. Misiones necesita de recursos del Tesoro nacional para continuar con los planes de vivienda, las obras de Vialidad, para centros de Salud y Educación y de saneamiento como agua potable y cloacas. Y es dónde aparece la novedad con el Plan Belgrano. Cambiemos necesita de la actitud constructiva de las oposiciones que tienen mayoría en el Congreso

Un Plan, una planilla
Cano afirma que el Plan es un megaproyecto que le quiere devolver al NOA y al NEA la competitividad que hoy no tienen y define un plan integral y no de la suma de las partes que son las provincias.  Pero lejos de entenderse como un plan estructurado centrado en  infraestructura, como fue por ejemplo el aplicado por Roosvelt a instancias de Keynes en los valles del Tennessee, en los años de la gran depresión, aquí, el Plan Belgrano, no queda claro qué es.  Y así lo hicieron saber los diputados misioneros en el Congreso. Un dato a tener en cuenta es que el Plan no figura en el proyecto de Presupuesto con entidad propia sino como la suma en una planilla de obras para las diez provincias del Norte del país. Además las obras aparecen diseminadas en los distintos ministerios. Y Cano reconoció que no es un programa presupuestario, sino que “es la coordinación y el seguimiento de obras destinadas a la región más postergada del país”. Es decir que pese a las explicaciones del funcionario, el Plan Belgrano no parece que fuera un programa de inversiones coordinado. Se asemeja más a un administrador de planes diferentes.

Oposición constructiva
Es en este contexto, en el que la visita de Peña se interpreta más desde su significante político. En la conferencia de prensa se le preguntó concretamente sobre los alineamientos partidarios y electorales para el año próximo y casi imputándole la relación especial que tiene el gobierno de Macri con el gobierno de Passalacqua. Está demás decir que Peña reiteró conceptos referidos a la necesidad de trabajar todos juntos para sacar la Argentina adelante y afirmar una nueva forma de hacer política partidaria “trabajando todos los días, poner el cuerpo, estar cerca de la gente y sus necesidades”. Es esa la manera que entiende se consolidará Cambiemos. “Si hacemos bien las cosas la sociedad va acompañar”, insistió para valorar la oposición constructiva que tiene el gobierno nacional en el Congreso y la necesidad de replicar la misma actitud en la provincia. Cano, que fue senador y el candidato a gobernador que denunció a Manzur por fraude en Tucumán y ahora trabaja con él por la provincia, reveló que la decisión de trabajar institucionalmente con los gobiernos aunque sean de signo contrario, es un planteo que hacen en todas las provincias los socios de Cambiemos. Subrayó que es una de las diferencias con el gobierno de los Kirchner y que constituye un avance en el funcionamiento de las instituciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios