El kirchnerismo formalizará la conformación de un espacio propio con el propósito de reafirmar su identidad y dar batalla al interior del peronismo. El 7 de diciembre hará su presentación bajo la denominación Convocatoria Federal Kirchnerista. La sigla CFK tiene un alto contenido simbólico. Hace presuponer que Cristina no será candidata.

Posadas (Viernes, 25 de noviembre) Los sectores alineados con Cristina Fernández de Kirchner formalizarán una propia agrupación desde donde buscarán tentar a espacios aún indefinidos de la diáspora peronista provocada por la derrota electoral de hace un año.
La corriente fue denominada Convocatoria Federal Kirchnerista, evidentemente para forzar la sigla CFK. La decisión revela la doble intención de dar batalla política el interior del peronismo y al mismo tiempo la batalla ideológica
De acuerdo con información suministrada por la Mesa Territorial de Organizaciones Nacionales y Populares que integran las agrupaciones “La Néstor Kirchner”, “La Cámpora”,  y Miles, entre otras, el acto se desarrollará el 7 de diciembre en la ciudad de Buenos Aires. No está definido todavía si será en el micro-estadio de Ferro o en Costa Salguero.

Encuentro de dirigentes

Se explicó que la ajustada agenda de Cristina obligó a descartar el 10 de diciembre como día del lanzamiento, algo que proponían algunos dirigentes que participan del amado con la intención de que coincidiera con la fecha en la que la ex presidenta realizó algunos de los actos más masivos durante su gestión al frente del Ejecutivo. Sin embargo, afirman que no se está pensando en un acto masivo, sino, más bien, en un encuentro de dirigentes que pueda ser replicado después en diferentes puntos del país.
“Apuntamos a generar un ámbito que profundice la coordinación de las diferentes organizaciones que integran nuestro espacio; buscamos una economía de fuerzas a la hora de actuar de conjunto que hoy no la tenemos”, señaló uno de los dirigentes con llegada directa a Cristina.
De acuerdo con sitios web de la provincia de Buenos Aires, el embrión del flamante espacio kirchnerista son las reuniones que desde hace casi dos meses se realizan de manera quincenal en la quinta Los Gurises de Ituzaingó, que, además, tiene como objetivo conformar una mesa de conducción que le alivie a Cristina el peso de las decisiones sectoriales y cotidianas del espacio.
Quienes participan de ese ámbito son los mismos que van a integrar la mesa de la Convocatoria: Jorge Capitanich, Máximo Kirchner, Martín Sabbatella, Jorge Ferraresi, Leopoldo Moreau, Edgardo De Petri, y Luis D’elía, entre otros, a la que se le suman diferentes representantes gremiales.

Los tiempos en la política

La misma fuente provincial observó que “es evidente que la convocatoria en sí define que nuestra intención es abrir, no cerrar. Queremos sumar a todos aquellos que se sientan identificados con el proyecto nacional y popular, pero no sumar por sumar, sino a partir de coincidencias programáticas”.  Por ese motivo, la convocatoria se realiza directamente a dirigentes y no es abierta.
Ante el interrogante de la oportunidad del lanzamiento que lleva siempre implícito el desafío de los tiempos en la política, se admitió que hubo una intensa discusión referida a la conveniencia o no de formalizar el encuentro. Mientras un sector pugnaba por no hacerlo, argumentando que un lanzamiento de apuro podría tener el efecto contrario y cerrar en vez de abrir, otros consideraban que a un año de la derrota y dada la diáspora que se registra en un peronismo sin liderazgos claros, era necesario constituir formalmente el espacio kirchnerista. Es la posición que se impuso.
Como se informa en LetraP, a la hora de definir cómo va a ser el lanzamiento del espacio, los organizadores se remiten al plenario realizado en 2014 en el Mercado Central y al acto realizado en marzo de este año en Avellaneda. Este último encuentro llevó el nombre de Pre-plenario Federal de la Militancia y reunió unos 20.000 militantes en el predio de la Universidad Tecnológica Nacional de Avellaneda. Se proponía ser el puntapié inicial de una serie de encuentros nacionales que “se interrumpieron por otras que situaciones más urgentes”. El acto del Mercado Central, en cambio, sí tuvo sus réplicas en el interior a partir de la realización de encuentros provinciales de los que participó buena parte de los dirigentes que hablaron en las comisiones de aquella jornada. De allí salieron encuentros en Córdoba, Paraná y Santa Fe, entre otras ciudades.

Fieles a la conducción de Cristina

En la provincia, la mesa Territorial informó que “el acto agrupará a las distintas organizaciones que se mantienen fieles a la conducción de Cristina: La Cámpora, Nuevo Encuentro (Sabbatella/Cerruti), Kolina (Castagnetto), Miles (D’Elía/Mariotto), Peronismo Militante (Héctor “Gallego” Fernández), Movimiento Nacional Alfonsinista (Moreau), Los Irrompibles (Leandro Santoro), PCCE (Partido Comunista Congreso Extraordinario, Pablo Pereyra), Partido Solidario (Heller), Corriente de la Militancia (Filmus/Rossi), y otras. Participarán intendentes como Jorge Ferraresi, Jorge Capitanich, Mario Secco, Patricio Mussi. También sectores sindicales como el de Víctor Santa María (Suterh/GrupoOctubre), el Frente Transversal (Depetri/Laborde), la CTA de Hugo Yasky, representantes de la Corriente Federal Sindical, la Corriente Nacional de Cooperativas de Trabajo y dirigentes de fábricas recuperadas”.
Se precisa en la información que “uno de los objetivos que subyace a la convocatoria es constituir un espacio propio y organizado desde el cual confluir en una futura unidad con el PJ de cara a las próximas elecciones, en momentos en que se está disputando al interior del peronismo bonaerense quiénes serán los apoderados encargados de armar las listas para 2017 (hoy son Jorge Landau, Wado de Pedro y Fernando Espinoza, pero los intendentes del PJ tradicional pretenden ampliar la lista para estar más representados, restándosela al cristinismo).

El centralismo porteño

De acuerdo con las fuentes consultadas, contrariamente a lo que desliza la sigla CFK elegida para denominar a la agrupación, abona la tesis de que Cristina no será candidata. Se parte de entender que su liderazgo si bien no es hegemónico al interior del peronismo, es el único que tiene vida propia, no sólo en el peronismo sino en la política argentina. Si fuera candidata del FPV su nombre alcanzaría para encolumnar a la dirigencia y garantizar al tercio de los votantes en la provincia de Buenos Aires.  El nombre CFK es necesario, en cambio si no es candidata.
Pero más allá de estas disquisiciones que tienen que ver con la identidad peronista, la conformación de la CFK en realidad no tiene nada de “Federal”. Una simple lectura de las agrupaciones que la integran revela la preeminencia del pensamiento progresista pero de marcado perfil del centralismo porteño.
El kirchnerismo no entendió nunca, o no quiso aceptarlo, que su fuerza política consistía en el respaldo de los peronismos de provincia. Pudo mantener el control en el parlamento nacional gracias a los triunfos en las provincias mientras era derrotado en Buenos Aires. El axioma: “la provincia de Buenos Aires es la madre de todas las batallas” encerraba ese ninguneo al aporte federal. El mismo ninguneo con el que se perdió el apoyo del movimiento obrero. En sus últimos años de gobierno Cristina fue girando a una reedición del mejor alfonsinismo, y La Cámpora, una Franja Morada más radical. La convocatoria a conformar la CFK deja suponer que no hubo una revisión de esa manera de construcción política.

Anuncios