El ministro José Luis Garay admitió en Eldorado al hacer un balance del año que se termina con los productores no muy conformes y con problemas, pero con expectativas de mejorar en 2017. Reivindicó la relación entre los gobiernos provincial y nacional y reveló que se empezaron a recibir los recursos que estaban demorados.

Eldorado (Viernes, 16 de diciembre)  El ministro del Agro y la Producción de Misiones, José Luis Garay, considera que hay expectativas de mejoras para 2017 después de año difícil. “Pensábamos que no íbamos a encontrarle solución a un montón de problemas que se fueron planteando por el cambio de políticas macro-económicas, pero se fueron dando distintas alternativas”, al hacer un balance del primer año del gobierno de la Renovación con un gobierno nacional de distinto signo.  Reconoció que “terminamos el año con los productores no muy conformes  y con muchos problemas”, pero seguidamente se  mostró parcialmente optimista al subrayar que hay “buenas perspectivas para el año próximo”.
En declaraciones a misionesplural y Radio Spika 104.5 de esta localidad, encuadró el balance del año en la necesidad de entender que Misiones como economía regional tiene forzosamente condicionamientos en las políticas macro de se definen en el orden nacional, como la monetaria, cambiaria, crediticia y de inserción en el mundo, entre otras que se deciden en la Casa Rosada.
Antes de hacer un repaso de la evolución de los sectores tradicionales de la producción misionera, Garay no rehuyó la cuestión política, decidida aquí por la conducción de la Renovación, que desde el inicio del gobierno de Macri no dudó en tomar una actitud colaborativa, decisión que motivó la consigna del Gobernador “gobernabilidad con gobernabilidad se paga”. Dijo el ministro que “la relación que tejió el gobierno provincial con el gobierno nacional sirve mucho; pero sinceramente hasta ahora no obtuvimos beneficios inmediatos. Igualmente entendemos que fue un año muy duro para el gobierno nacional y con todos los ajustes que se tuvieron que aplicar produjo restricciones presupuestarias que ocasionaron poca asistencia a las provincias”. De todos modos, reconoció que “en los últimos meses logramos destrabar fondos del tabaco, entre otros. También debemos destacar la receptividad que tuvimos de la Nación ante la presentación de diferentes problemáticas que les hemos planteado a los distintos funcionarios”.

Sector por sector

En la entrevista con nuestros periodistas, especificó que en el tema madera se tuvo un año muy duro. “La apertura de las importaciones principalmente en el rubro compensado, fenólico y terciado complicó y sigue complicando al sector con una pérdida constante ante la baja del consumo”.  Además, “de los fondos comprometidos por la Nación por los planes forestales recibimos una pequeña parte. Todavía no recibimos el grueso de los fondos que debíamos recibir”.
Señaló que “también tuvimos dilaciones en el envío del Fondo Especial del Tabaco (Fet) y, la Provincia tuvo que salir a anticipar el dinero”.
En cuanto al sector yerbatero Garay dijo que “durante el 2016 se estancó el consumo y se incrementó la productividad como resultado de las inversiones realizadas por los productores debido al repunte de los precios. Esto produjo que haya sobre oferta de hoja verde, lo que fue aprovechado por algunos vivos del mercado que aprovechando las circunstancias dilataron mucho los pagos”. Y en tal sentido denunció que “algunos empresarios prefirieron poner en dinero en el banco a plazo fijo o invertir en Lebac al 27 por ciento y prorratear el pago a los productores”.
Por otra parte, sostuvo que la devaluación de diciembre del año pasado creó mucha expectativa, principalmente en el sector maderero. “Cuando se produjo la devaluación automáticamente se abrió la exportación y eso fue muy bueno pero también se abrió en forma excesiva la importación” reveló para destacar que “cuando el sector del fenólico o terciado tienen una competencia desde el exterior en forma indiscriminada ,por supuesto que va a complicar la producción”.
Se refirió también a la producción tealera. Señaló que al inicio del 2016 tenía una expectativa muy buena “pero termina el año con mucha cautela porque mucho de los componentes que le permitieron ganar competitividad no se tradujeron en beneficios para el productor y por tal motivo está en las mismas o peor condiciones que al inicio del 2016”.

Anuncios