Lejos de las estridencias públicas, pero con la firmeza de siempre en la defensa de los intereses de los misioneros, el gobernador Passalacqua anticipó que irá con respeto, “que es la única manera de hacerse escuchar”, y con propuestas concretas a la reunión del 2 de febrero entre los gobernadores de provincia con el presidente Macri.  Misiones tiene la autoridad moral de no haber pedido adelantos de coparticipación ni tomado créditos para gastos corrientes. Por Alejandro Fabián Spivak

Puerto Iguazú (Especial, jueves, 12 de enero)  Hugo Passalacqua adelantó aquí que mantendrá la firmeza de siempre en la defensa de los derechos de los misioneros en la reunión que los gobernadores de provincias mantendrán con el presidente Mauricio Macri el 2 de febrero. Pero lejos de la estridencia de otros, que levantaron su voz por la transferencia de 25 mil millones de pesos del Tesoro Nacional a la provincia de Buenos Aires,  el gobernador de Misiones sigue apostando a la gobernabilidad y al diálogo respetuoso. Misiones, como administración que no ha tomado créditos para gastos corrientes o pedido adelantos de la coparticipación, hará valer su autoridad moral y el reconocimiento que se ha ganado en la Casa Rosada, en reclamos precisos como viviendas, agua potable y energía.
En una entrevista a solas con misionesplural.net y Radio Spika 104.5 de Eldorado, realizada el martes en Iguazú, donde hizo entrega de títulos de propiedad, Passalacqua rescata y puntualiza la buena relación que tienen los gobiernos de la Provincia y de la Nación que logran potenciar acuerdos sin ocultar las diferencias. Quizá por eso, como gobernador de la Renovación,  Passalacqua se remite permanentemente al sentido provincialista del movimiento como expresión genuina de la sociedad misionera. “Somos una fuerza política propia, autónoma, con aciertos y errores. Y, cuando digo nosotros no hablo de los funcionarios que nos toca gobernar sino hablo de la gente que, en definitiva es la que nos manda”, sostiene. Pero veamos la entrevista:

Misiones, es una provincia desendeudada, que no tomó créditos. Tiene una economía equilibrada y esto hace que entidades crediticias se acerquen para ofrecer créditos. ¿Es así?
“Si. Pero nuestra política es la no toma de créditos. Vivir con lo nuestro. A lo sumo se tomaría un crédito para obra pública, que como se sabe se recupera, pero no para pagos de sueldos o proveedores. Somos, inclusive la única provincia que no solicitó adelanto de coparticipación. Nosotros llegamos bien a fin de mes, aunque estrechos porque la situación económica que vive el país nos afecta a todos. Al no tener el privado dinero el Estado tampoco lo tiene porque no recauda. No obstante yo soy optimista debido a la capacidad de trabajo del misionero que todos los días se levanta y le mete para adelante. Nosotros, como gobernantes podemos cometer errores, pero hay un error que no vamos a cometer que es alejarnos del camino que la gente nos señala todos los días. Equidad, justicia social. Somos una provincia ordenada, mirada desde la Nación como una provincia seria que cumple con todos sus compromisos y con una economía que se ubica en el octavo lugar a nivel nacional y que si seguimos en este camino llegará a ubicarse en el séptimo lugar. Esto no es sólo mérito de un gobierno sino de la gente”.

¿Cuándo comenzará a funcionar el Banco de fomento?
“El próximo 17 de febrero lo pondremos en funcionamiento. Tendrá su sede en Posadas, pero será para todos los ciudadanos de la provincia. Será como volver a tener un banco provincial, No politizado.  Los sábados quienes cumplan funciones en este banco de fomento saldrán al interior de la provincia a ofrecer los créditos para emprendimientos productivos y comerciales.  Serán créditos con seis meses de gracia a una tasa anual que no superará el 10 por ciento. Y, el mínimo para la toma de crédito será de 50 mil pesos y hasta por encima del millón de pesos. Con este banco de fomento los misioneros podrán cumplir sus sueños de tener negocios propios o llevar adelante proyectos productivos. De esta forma daremos la facilidad para que la gente se desarrolle en toda la provincia”.

El tener un proyecto provincialista desde 2003 ¿benefició a los misioneros?
(Interrumpe) “Si. Esto influyó y mucho en favor de los misioneros. Como decimos siempre: Primero Misiones. Nosotros tenemos un sentimiento espiritual muy misionero. La entrega de los Andresito a los intendentes cuando finalizo un acto, no es simplemente un regalo, es para que siempre recuerden y poner en liturgia que Andrés Guacurarí  luchó para ser valorar lo nuestro y tener soberanía alimentaria, política, de pensamiento. Misiones no está bajo el ala de nadie. Somos una fuerza política propia, autónoma, con aciertos y errores. Y, cuando digo nosotros no hablo de los funcionarios que nos toca gobernar sino hablo de la gente que, en definitiva es la que nos manda”.

Comenzó el proceso de la municipalización de Pozo Azul…
“Sí. Presentamos el proyecto en la Cámara de Diputados de la Provincia. Fue un trabajo arduo que esperamos se concrete con el apoyo de los legisladores provinciales. Yo aspiro a que en 2019 Pozo Azul elija a su intendente en forma democrática. Hasta esa fecha, de ser aprobado por la Cámara de Diputados estará al frente un interventor normalizador. Pozo azul es una zona de gente sencilla, muy trabajadora, humilde que se merece tener su localidad”.

El 2017 es un año electoral. ¿Cree que, en cierta forma se normalizará la obra pública o el envío de fondos que la Nación adeuda a la Provincia?
“Dios quiera. Nosotros ponemos nuestra parte. Estamos trabajando muy bien con la Nación. Somos de signo político diferente pero nobleza obliga a decir que estamos trabajando muy bien con el gobierno nacional. Nosotros le damos gobernabilidad al gobierno nacional y éste nos la da a nosotros. Y, la gobernabilidad para mí desde el punto de vista social es darle trabajo a la gente y, la obra pública es un motor de dimensiones muy grandes en cuanto a la generación de trabajo porque no sólo gana dinero el albañil o el contratista sino también el plomero, electricista, los comerciantes afines, el empresario, etcétera.

La provincia de Buenos Aires recibió 25 mil millones de pesos. A la provincia de La Rioja se le otorgó un equivalente a un punto más de coparticipación, es decir unos 1.400 millones de pesos. ¿Con qué planteo irá a la reunión que el 2 de febrero mantendrán todos los gobernadores con el presidente Mauricio Macri?
“Nosotros vamos con el reclamo de siempre. Con mucha humildad y respeto pero con mucha firmeza. Ser escuchados depende de esto. Uno puede tener una mala coparticipación federal como la tiene Misiones y no por culpa nuestra. Imagínense lo que hubiera sido Misiones con un 30 por ciento más de coparticipación federal durante 30 años, es decir desde que nos sacaron ese famoso 30 por ciento, hoy seríamos una mega potencia. Así y todo nos arreglamos. No tenemos deudas, pagamos en tiempo y forma nuestros compromisos pero nosotros pedimos lo que nos corresponde. Yo insisto en el tema viviendas, porque allí tenemos un gran déficit. El tema del agua y el energético son dos ítems que debemos solucionar porque estamos en pleno crecimiento. Además es una provincia donde no se concentra la mayoría de la población en su capital Posadas. Allí sólo vive el 28 por ciento de la ciudadanía y el 72  por ciento restante se dispersa por toda la provincia, a diferencia de otras provincias como San Juan; La Rioja,  La Pampa, entre otras donde se concentra la mayor parte de la población en sus ciudades capitales y esto facilita la gobernación. En cambio en Misiones tenemos el índice de crecimiento más alto del país y repartido en toda la provincia”.

¿Cómo hace para mantener una alta imagen positiva (las últimas encuestas dieron que la imagen del gobernador de Misiones se ubica en torno al 75 por ciento) después de un poco más de un año al frente del gobierno provincial  cuando la imagen de otros gobernadores sufrió un fuerte desgaste?
“No lo sé. El tema es simplemente trabajar”.