Las elecciones parlamentarias de este año ponen a la UCR en una encrucijada identitaria. Conscientes de que pierden las Paso al interior de Cambiemos tratan de forzar consensos. Sin embargo muchos sostienen que  el gobierno debe preocuparse en recuperar un discurso republicano y critican medidas como la condonación de deudas a la familia Macri. Riesgo de extinción de la UCR

Posadas (Lunes, 13 de febrero) Bajo la consigna “menos PRO y más Cambiemos”, directivos de la UCR resumen una operación destinada tanto al interior del partido como a las relaciones con Macri.  El año electoral, que abre la política a luchas por candidaturas, no se inicia en el mejor de los climas para las relaciones entre el PRO y la UCR que advierte, se ha convertido en un socio menor de la alianza  a la vez que son cada vez más pesados los “sapos” que deben tragarse. El affaire Correos puso sobre la superficie tanto las diferencias ideológicas de la coalición de gobierno como diferencias metodológicas que marcan los ucerreístas más pegados a la suerte de Cambiemos.

Ricardo Alfonsín se está convirtiendo en el referente de quiénes no ven bien algunas medidas de gobierno que colisionan con los principios de la UCR.  Se enfrenta al pragmatismo referenciado en Ernesto Sanz, el vicegobernador de Buenos Aires, Daniel Salvador y el presidente del Comité Nacional e intendente de Santa Fe, Juan Corral.  Son los que admiten que el partido ha perdido inserción social y que Gualeguaychú fue producto de sus debilidades estructurales y la desconfianza de la sociedad en su capacidad de gestión a partir de la crisis de 2001. Están convencidos de que con Cambiemos  la UCR ocupa un espacio de poder inimaginable tiempo atrás y que hubiese sido imposible de lograr de no haberse conformado la alianza con el macrismo.

En esta posición se encuentra el diputado por Misiones, Luis Pastori que, si bien pudo haberse quedado callado y especular, salió a defender al Presidente en la decisión de condonar la deuda de Correo Argentino  y dobló la apuesta al acusar a la fiscal actuante de actuar como “un elefante en un bazar”.  Con el habitual doble discurso de los ucerreístas, le cuestiona  a la fiscal publicar la denuncia en la prensa y hacer un daño inconmensurable, cuando desde su banca avaló cualquier denuncia en contra de los Kirchner y aquí en Misiones contra la Renovación. Pero lo notable, es que Pastori, que se pronuncia como un soldado dispuesto a defender a Macri, al mismo tiempo difunde en su muro de Facebook artículos que apuntan en otra dirección. Por ejemplo uno que se titula “Hace falta más Cambiemos y menos Pro” firmado por Oscar Muiño. Se afirma allí que “comienza el año electoral y se lanza el año político. El gobierno debe preocuparse para retener su base electoral y un discurso republicano…Si el gobierno no advierte la importancia de los símbolos en derechos humanos, en nombrar carapintadas o personas de antecedentes dudosos, si persiste en beneficiar a la gran minería, condonar incumplimientos de las compañías energéticas, cambiar espacios verdes por negocios inmobiliarios, ignorar el peso de los valores, estará rompiendo el contrato con sus votantes. En tal caso, otros podrán expresar el anhelo que llevó a la mayoría a votar Cambiemos.

En nota anterior el mismo autor promovido por Pastori consideraba que “el presidente debe elegir si construye una fuerza política con nervio y con relato, con ideas y espíritu, además de técnicos y ejecutivos que obedezcan al CEO y cumplan sus órdenes”.

Evidentemente, hay una doble actitud en muchos directivos de la UCR y cada vez son más los que reconocen públicamente las mismas inquietudes que viene manifestando Ricardo Alfonsín. No es casual que Salvador, como presidente del comité bonaerense, haya convocado a su gente para endurecer la postura en contra de Ricardito y reprimir las expresiones de descontento que empezaron a desbordarse después del affaire Correos.

Lo que dice Salvador entre líneas es: “muchachos: después de tantos años en el descamapado cuidemos lo que tenemos”. ¿Cómo lo dice? En sus palabras:   “Rechazamos la idea de las PASO que propone Alfonsín porque eso le haría muy mal al partido ya que el PRO tiene el aparato de la Provincia y la Nación y con esa fuerza pueden disgregarnos”.  Más claro imposible.  Salvador está admitiendo que se acabó el verso del aporte territorial de la UCR a Cambiemos y que el PRO ya le gana en adhesiones y expectativas. Por supuesto que el vicegobernador habla por Buenos Aires, de todos modos revela o sincera lo que piensan Sanz y el comité nacional. Puede que haya en algunos distritos la posibilidad de ir a las primarias contra el PRO, pero ni Sanz ni Corral avalarán más de una lista de la UCR. Esto tendrá repercusiones al interior de la UCR Misiones que deberá dilucidar quiénes y cómo se elegirán los pocos directivos que pueden llegar a ocupar lugares expectantes en las listas y candidaturas. El navarrismo aliado al Grupo de los 3 que cuenta con el presidente Francisco Fonseca tienen todas las chances de nominarlos.  Por afuera, Alex Ziegler ya denunció la metodología del consenso que lo deja afuera. Precisamente la razón por la cual se fue de la Renovación y dice ahora se aplica en Cambiemos.

 La ética y el discurso republicano

La condonación de la deuda al Correo propiedad de los Macri pareciera operar como un límite para muchos ucerreístas. Aquí, el ex gobernador Cacho Barrios Arrechea, que manifestamente apoyó la conformación de Cambiemos, aprovechó las redes sociales para condenar la decisión de Macri. Desde un reproche ético elude la trampa de las discusiones de abogados que se pronunciaron con argumentos e interpretaciones de las normas tanto en defensa como en contra. Se sabe: el Derecho no es una ciencia exacta.

Lo cierto es que en la última semana abundaron análisis sobre la posición de la UCR. Se sostiene que al interior del partido existen dos visiones sobre la participación partidaria en Cambiemos; por un lado están los que creen que la prioridad es dejar en claro que son una expresión política distinta al PRO y, por el otro, los que sostienen que lo principal es mostrar las coincidencias en las decisiones fundamentales. Pero ambas visiones convergen en un punto: incrementar la presencia radical en las listas de candidatos. Los más críticos de las características que tiene la participación radical en Cambiemos, y cuya figura más visible es Ricardo Alfonsín, se reunieron para definir una posición frente a la cumbre partidaria que se realizará a fines de febrero en Villa Giardino. Los asistentes señalaron que en esa ocasión debe discutirse, como tema prioritario, “la situación partidaria y la relación de la UCR con Cambiemos”.  Dice El Economista, que dirige Juan Radonjic,  que “para dejar en claro su preocupación, reconocieron haber hablado sobre la posibilidad de extinción de la UCR. Eso podría ocurrir por tres vías. La primera de ellas sería por “absorción”, si termina convirtiéndose en una línea interna del PRO; la segunda, por “insignificancia”, que ocurriría si el partido no tiene una opinión propia sobre los principales temas del país; y, la tercera, por “fracaso” que se produciría si el gobierno de Cambiemos termina derrotado política o electoralmente”.

Otros radicales miran el escenario de diferente manera y señalan que el partido tiene una representación institucional, tanto en el Congreso como en otros ámbitos, que excede largamente su inserción social en este momento. La UCR llegó a esa situación producto de las debilidades estructurales del PRO, la implantación del partido en todo el territorio nacional y un sistema electoral con renovación parcial del Congreso que demora los cambios políticos. Para reforzar esa idea recuerdan que las dos últimas incorporaciones del Gobierno provienen del radicalismo: Javier González Fraga y en menor medida Nicolás Dujovne. Y que de esa manera la UCR ocupa un espacio de poder inimaginable tiempo atrás y que hubiese sido imposible de lograr de no haberse constituido Cambiemos.

El comentario admite finalmente que “más allá de tensiones lógicas, son amplia mayoría los radicales que rescatan las ventajas del acuerdo con el macrismo porque a su juicio impidió la continuidad del kirchnerismo en el poder aunque, para otros, es todavía difícil de aceptar una alianza con una fuerza que tiene un origen político distinto. Pero en definitiva, todos confluirán en las mismas listas que surgirán de una mesa de negociaciones y no de primarias con las cuales cada tanto amenaza algún disconforme

 

esperando-la-carroza-macri

 

derecha

Anuncios