El sindicalista Domingo Paiva, denunció que por las importaciones se perdieron 2 mil puestos de trabajo en el  sector maderero y reclama se restrinja el ingreso de materia prima del exterior.  Asegura que los empresarios misioneros no pueden competir con los chinos, fundamentalmente por los costos laborales.
Por Alejandro Fabián Spivak

Eldorado (Viernes, 10 de marzo) El secretario adjunto del Sindicato Obrero de la Industria Madera de Eldorado (Soime), Domingo Paiva, reclamó al gobierno nacional aplique las medidas que tomó en el 2013 el entonces secretario de Comercio e Industria Guillermo Moreno para “salvar a la industria maderera en general y en particular al fenólico, terciado y aglomerado”.
En ese momento –dijo el sindicalista- el sector del terciado, aglomerado y fenólico estaban pasando por una situación terminal debido al ingreso irrestricto de madera de países como Brasil, Uruguay y China, entonces Moreno puso un tope para la importación de madera.
En aquel momento el sector producía unos 13 mil metros cúbicos de madera mensual ante una demanda de unos 15.000 metros cúbicos entonces el ex secretario de Comercio e Industria sólo permitió el ingreso del país de unos 2.000 metros cúbicos de maderera fenólica, aglomerado y terciado desde el exterior protegiendo la industria nacional”.
Paiva sugirió que “el actual gobierno nacional debería tomar la misma medida y, así proteger a la industria maderera porque de lo contrario continuarán los despidos”.
En la charla con misionesplural.net y Radio Spika 104.5 de Eldorado el sindicalista dijo que “entre el 2016 y el presente año se perdieron unos 2.000 puestos de trabajo debido a uspensiones y despidos”. Actualmente el gobierno nacional le dio un salvataje a los obreros de la empresa maderera (terciado y aglomerado) Henter de la ciudad misionera de Montecarlo prorrogándoles en Repro (subsidio) por seis meses. “Los 160 obreros de esta empresa seguirán cobrando 3.000 pesos mensuales de subsidio nacional hasta el mes de julio inclusive”

La competencia con los chinos

En otro orden el gremialista Domingo Paiva fue contundente al afirmar que los madereros misioneros no están en condiciones de competir con los empresarios chinos en la construcción de viviendas de madera por una cuestión de costos laborales.
“Por supuesto que las viviendas que pueden ofrecer los madereros misioneros son superiores en calidad a las chinas, pero los costos laborales son mucho más alto y esto no les permite competir”.
Sin embargo desde la Asociación Maderera Aserraderos y Afines del Alto Paraná aseguraron que si están en condiciones de competir con los chinos, por tal motivo se reunieron con funcionarios nacionales del Ministerio de Producción. “Nosotros podemos ofrecer mejores viviendas a un costo aproximado de 6.000 pesos mensuales el metro cuadrado, en cambio los chinos ofrecen una vivienda de menor calidad a 9.000 pesos el metro cuadrado”.

Anuncios