El intendente de Comandante Andresito fue contundente al culpar al Estado Nacional y a las entidades bancarias por la situación yerbatera. Pidió que el Inym compre la yerba que está sobrando “y la queme”. Y afirmó que los hipermercadistas se quedan con la torta: recaudan más de 12 mil millones de pesos anuales. También criticó a los diputados provinciales “Cacho” Bárbaro y Martín Sereno porque “fogonean la intrusión de propiedades privadas en Andresito”, dijo.


Por Alejandro Fabián Spivak.

Eldorado (lunes 20 de marzo). “Se debe resolver en forma urgente la financiación porque el problema que tienen los tareferos, cuadrilleros, productores, secaderos e inclusive los molineros, es la falta de circulante, de dinero, porque la mayoría de los molinos que hoy tienen once meses de stock están debiendo a alguien y, en el caso de las empresas que no son cooperativas, en su gran mayoría le están debiendo a los bancos. Lo que nadie dice es que los que los están matando a todos son los bancos porque están triturando tanto al Estado como a los privados”, explica Bruno Beck, intendente de Comandante Andresito al interpretar la crisis yerbatera.
En ese contexto, el intendente entiende que las tasas de interés de los bancos son, “concretamente, usureras. No hay país que pueda sostener esta situación. Así como le cobran a las empresas, también le cobran al Estado y éste se calla porque está cobrando grandes porcentajes de impuestos”, disparó.
Comandante Andresito es la ciudad donde se produce el mayor porcentaje de yerba mate del país, que alcanza a unos 250 millones de kilogramos de hoja verde.

-Entonces, ¿cómo se soluciona el problema yerbatero? ¿Hay que subsidiar la cosecha de yerba mate?
-Por supuesto que sí. Se debe hace lo siguiente: sacar o congelar la yerba canchada que está en depósito. El Inym debería comprar la yerba mate que está en exceso y prenderle fuego. Nadie es mago en la situación que se está viviendo. Hay sobreoferta de yerba mate. Como el Estado nacional tiene en mente la ley de oferta y demanda, el que pierde es el colono.

-Si tomamos en cuenta la producción de unos 250 millones de kilogramos de hoja verde, a 65 pesos el kilogramo del paquete de yerba mate, los hipermercadistas se quedarían con unos 12.100 millones de pesos anuales, mientras que a los productores les quedarían en bruto unos 120 mil pesos anuales. ¿Coincide con estos números?
– Sí, pero también hay que decir que el Estado nacional se queda con una gran parte de la torta yerbatera y, encima, no ayuda a las economías regionales. Con la política económica que está llevando a cabo el Gobierno nacional la situación seguirá agravándose. El Gobierno nacional debería ver la forma de acompañar al productor yerbatero, máxime que al estar a más de 2.000 kilómetros de distancia de la Capital Federal, los costos de flete y transporte son muy grandes. El Estado nacional debe entender que las economías regionales están sufriendo las consecuencias de las políticas económicas que está implementando y que, insisto, van en contra de las economías regionales.

-¿Se debería implementar un plan de contingencia por un año?
– Por supuesto que sí. No sé qué está esperando el Estado nacional para tomar intervención en estas cosas. No sólo la actividad yerbatera está paralizada en el país. Y, cuando sucede esto, implica menos recaudación y menos trabajo y la gente necesita vivir. Al paralizarse la actividad yerbatera el primero que sufre las consecuencias es el municipio.

-¿Hay manifestaciones de tareferos (cosecheros) en su localidad?
– Desde hace varios meses existe un barrio donde residen tareferos en el cual se instaló una olla popular solventada no solamente por el municipio sino también por la gente en forma de solidaridad. Muchos de ellos reciben beneficios de algún programa nacional.

-Los diputados provinciales “Cacho” Bárbaro y Martín sereno aseguraron que la manifestación de los productores yerbateros está siendo solventada por el exgobernador Federico Ramón Puerta. ¿Coincide con ambos legisladores provinciales?
-El diputado Sereno es el encargado de estar en todas las manifestaciones y conflicto como el que me generó en Andresito hace tres años cuando junto al diputado Bárbaro impulsaron la intrusión de tierras privadas y hoy el municipio tiene un grave problema que no puede solucionar. (El diputado provincial Martín Sereno si bien es oriundo de Buenos Aires, durante años tuvo un programa radial en la localidad de Andresito). Ambos se pusieron al frente del manifestación de un grupo de pequeños productores yerbateros del `paraje Cabureí que se hacen llamar pequeños campesino que también intrusaron tierras privadas.

– Insisto, más allá de sus apreciaciones sobre los diputados Bárbaro y Sereno, ¿coincide con ellos respeto a que las manifestaciones de productores yerbateros estaría solventada por el actual embajador en España, Ramón Puerta? ¿A usted le consta que al dirigente Julio Petersson, de su localidad, está bancado por Puerta?

– Aclaro que yo no coincido en nada con Ramón Puerta. Somos dos polos opuestos en política. Pero debo decir que lo que afirman los legisladores provinciales Cacho Bárbaro y Martín Sereno es politiquería barata. La industria yerbatera está al límite. Cuando no se trabaja, no se puede sostener la actividad. El Estado tampoco puede estar en todo, pero también hagamos una ´mea culpa´ porque esto lo fuimos generando entre todos, tanto los que tenemos responsabilidad política como los empresarios yerbateros porque cuando la época era de vacas gordas, todo valía. Valía el que estafaba, el que estaba en negro y, en la época de vacas flacas, empezamos a notar todas las falencias que tiene la actividad yerbatera. El gran defecto que tenemos es que la actividad yerbatera no está blanqueada en su totalidad. Ni hablar de los tareferos que la mayoría está en negro. Para dar un ejemplo, en Andresito en plena época de cosecha hay 3.000 tareferos y solamente están inscriptos 970.

-¿Coincide con el gerente de la Cámara de Molineros del Nordeste, Roberto Montechiesi, en que el precio de la hoja verde debe establecerse por la oferta y demanda?
-No. Eso sólo se puede dar en un país que está organizado y que no tenga tanta inequidad social pero no en un país como el nuestro donde hoy estamos hecho pelota, donde nadie puede sacar la cabeza afuera y donde el Gobierno nacional no le está encontrando la vuelta a la economía. La gente no ve resultado en las actuales políticas económicas y, por eso, se debe entender el nerviosismo de la gente debido a que no le alcanza el dinero.

Anuncios