Si no hay consenso dirimir candidaturas en la paso “no nos quita el sueño”, dijo aquí Rogelio Frigerio en un claro mensaje a la UCR que viene presionando por candidaturas con amenazas de ir a internas. Hartos de las roscas que llaman “radicaladas”, la conducción provincial del PRO se mostró dispuesta a distinguir las actitudes como las del diputado Pegoraro que se jugaron por Cambiemos sin especulaciones

Posadas (Miércoles, 17 de mayo) La conducción del PRO en la provincia y el ministro Frigerio deslizaron ayer la intención de designar al diputado Mario Pegoraro en un cargo de gestión que podría asumir cuando finalice su mandato el 10 de diciembre. Es todo un gesto que, en sí mismo encierra un reconocimiento al comportamiento de Pegoraro que en 2015 no dudó en encolumnarse aquí con el PRO tal como lo había decidido la Convención Nacional de la UCR en Gualeguaychú, actitud que fue boicoteada por los directivos y candidatos del partido que, especulando con una supuesta mayor inserción social optaron por presentarse por fuera de la alianza y con la Lista 3. Pegoraro se jugó aceptando la candidatura a vice-gobernador aun sabiendo de antemano que no ganaría pero dándole a la fórmula el matiz ucerreísta que se necesitaba para definir la identidad de la propuesta.  En tanto, Hernán Damiani se postulaba a una banca en el Congreso y sólo logró dividir los votos con Humberto Schiavoni y facilitar la consagración del cuarto candidato de la Renovación.
Pero además de ese reconocimiento, el gesto del PRO lleva también un mensaje hacia sus socios menores de la UCR que desde el inicio del año se volvieron a dejar ganar por su pasión por las elecciones internas. Son conocidas las declaraciones de viejos y nuevos directivos del partido presionando públicamente por la distribución de las candidaturas. Ayer, Rogelio Frigerio que integra la mesa chica de Cambiemos dijo a la prensa que lo ideal sería llegar a consensos en la definición de las candidaturas. Les mandó dos mensajes a sus socios: por un lado al subrayar que la nueva política se dedica cien por ciento a la gestión y afirmar que la gente quiere respuestas a las necesidades y no verlos desgastarse  en campañas electorales.

Radicaladas

De acuerdo con lo pactado por los máximos dirigentes de Cambiemos en una cumbre realizada en Olivos el 31 de Enero, allí se decidió que en las provincias que renuevan sus representaciones en el Senado se privilegiarían candidatos del PRO porque Macri necesita de operadores propios en la Cámara Alta. No obstante si había una banca hoy ocupada por la UCR se respetaría el espacio y el mismo mecanismo se seguiría en Diputados. Bajado a Misiones el pacto se traduce: el primer candidato al Senado del PRO y en Diptuados para la UCR ya que se renueva la banca que ocupa Luis Pastori. Esto se explicó varias veces ya en este sitio y parecería encerrar una actitud bastante realista del macrismo. Sin embargo cada vez que la mesa provincial de Cambiemos se sienta a definir candidaturas, las negociaciones vuelven a cero. “Son laberínticos, no pueden cerrar acuerdos sencillos”, decía anoche, aquí en Posadas un encumbrado dirigente PRO que estaba acompañando la comitiva de Frigerio y esperaba el cierre de la actividad pública para iniciar una reunión partidaria y después de una cena, en el hotel Maitei ubicado en las adyacencias del Centro de Conocimiento.
“No salen siempre con radicaladas”, decía a modo de confesión por la intolerancia que generan las actitudes de rosca permanente como objetivo en sí mismo que son habituales en los encuentros al interior de la UCR que pueden discutir nombres hasta entrada a la madrugada para empezar todo de nuevo al día siguiente y en otro quincho.
Quizá ganado por el mismo sentimiento de hartazgo en discutir cuestiones secundarias para el destino del país, anoche les envió también un mensaje: “no es algo que nos quiete el sueño” respondió a un periodista que le preguntó sobre el mecanismo para elegir los candidatos. El ministro político de Macri fue contundente al admitir que prefieren los consensos para dedicar todo el tiempo a la gestión, pero si hay que ir a las internas abiertas no les tienen miedo a la UCR. Por lo pronto aquí en Misiones, ya en 2015, el PRO obtuvo más votos que la Lista 3, en las paso y en las generales.

La decisión de Macri

Los directivos de la UCR tienen frentes de batalla con el PRO pero también al interior del partido. Todo el país sabe ya que Macri quiere la experiencia política de Humberto Schiavoni en el Senado de la Nación aunque lo sacrifique como director ejecutivo de la EBY desde donde hizo una gestión que el Presidente se encargó de alabar públicamente. Nadie cree que la UCR llegue a tensar la cuerda y enfrentar la decisión de Macri. Es lo que le interesa al Pro en esta etapa de construcción política: fortalecer el partido en el Congreso.
Lo que se pone al rojo vivo y que además mueve las fibras del ucerreísmo son las diputas al interior del partido.
El pacto de Olivos le reserva la candidatura nacional a Diputados, pero no con nombre y apellido, sino reservado a la UCR. Si bien hay consenso en la labor desplegada por Pastori que aspira a una reelección, no es el PRO la que la pone en cuestión, sino sus correligionarios. Gustavo González que termina su mandato como diputado provincial, amaga con diputar el espacio nacional, pero a todas luces se ve como una movida para “resignarse” a una reelección provincial.
En el acuerdo amplio de Cambiemos, el PRO le cedió encabezar la lista local y ocupar los lugares impares. Pero son cuatro hasta el séptimo lugar y los aspirantes son muchos. Se enfrentan los resabios de la estructura verde, todavía referenciada en Barrios Arrechea contra una alianza que tiene componentes del viejo losadismo y llamosismo, cuya cabeza visible es Osvaldo Navarro y, diríamos, la vanguardia de los nuevos emergentes que expresan los tres concejales de Posadas, Francisco Fonseca, Pepe Pianesi y Martín Arjol.
Este grupo, alineados en el orden nacional con Coti Nosiglia está llevando las negociaciones a una máxima tensión que irrita más hacia afuera que a los viejos como Damiani y Pastori fogueados en las incertidumbres de las roscas que sólo un ucerreísta puede soportar sin sufrir arritmias cardíacas.
Es en este contexto donde aparecen sinnúmeros de versiones:
-Pastori tiene la candidatura asegurada
-Pastori entiende mal el pacto de Olivos, el espacio no es para él sino para la UCR.
-González no se baja de la postulación a diputado nacional
-Pianesi exigirá internas para definir el espacio nacional
-Si el PRO no es generoso con el reparto vamos a la paso
-Nosiglia puede promover la ruptura de Cambiemos como lo hizo en la CABA como plan B de la UCR que tiene un destino incierto en Cambiemos
-La UCR aspira a más lugares que los impares en la lista de candidatos a diputado nacional
-La UCR quiere el primer y segundo lugar en la lista provincia porque el tercero es una mujer
-Si nos quedamos afuera será por los votos dice la nueva dirigencia del partido.

Anuncios