Pedro Puerta viene centrando su discurso en el sector productivo. Se puede señalar que hay una evidente estrategia dirigida a ganarse la representación de emprendedores, pequeños y medianos empresarios, inclusive del sector agrario. Se posiciona también como portavoz de una generación de políticos que cumplieron la mayoría de edad en este siglo y se muestran ajenos tanto a la sustancia como al lenguaje de los cruces ideológicos de la política tradicional.

Posadas (Lunes, 10 de julio) A pocos días de su postulación como candidato de Unión Popular, Pedro Puerta viene centrando su discurso en el sector productivo. Se puede señalar que hay una evidente estrategia dirigida a ganarse la representación de emprendedores, pequeños y medianos empresarios, inclusive del sector agrario. Es el perfil del peronismo que expresa, refractario al kirchnerismo y con más semejanzas al Movimiento Productivo Argentino que armó Eduardo Duhalde. Sin embargo no se queda en la cosmovisión del empresario sino que al mismo tiempo se esfuerza por convertirse en el portavoz de una generación de políticos que cumplieron la mayoría de edad en este siglo y se muestran ajenos tanto a la sustancia como al lenguaje de los cruces ideológicos de la política tradicional.
Hoy volvió a postular su credo, a media agua entre el neoliberalismo y el populismo, con críticas al macrismo y al kirchnerismo, en una entrevista con Raquel Lukowiec en las Mañanas de Posadas que se emite por Canal 4, que en este tiempo se ha convertido en una verdadera tribuna abierta en la que participan los candidatos de todo el arco político.

La entrevista en Canal 4

“¿Qué venimos a pedirle a la Política?” Se preguntó retóricamente Puerta tomando de disparador el interrogante de la periodista. “Que en Misiones se puede hacer sin pedir todo a Buenos Aires”, agregó categóricamente plantando de entrada la ubicación de Unión Popular por fuera de la discusión que tiene epicentro en la provincia de Buenos aires y por defecto, político y cultural, se nacionaliza como opción. Reiteró así el sentido de sus palabras en el local de UP el día de su proclamación como candidato a diputado nacional.
Refuerza ese posicionamiento también desde las propuestas que resume en una frase que ya es consigna: “Misiones tiene una tierra hiperproductiva”. Sostiene Puerta que la provincia tiene dos factores que son claves: la tierra y el capital humano. “Tirás una semilla de mandarina y es el suelo el que hace todo y crece una planta”, ejemplificó para agregar que “el 60% de la población es joven y casi el 80% de esa franja etaria tiene ganas de emprender”. Considera que son los factores suficientes para crecer “sólo falta activarlos”, reafirma para encuadrar la primera medida que figura en sus planes si llega al Congreso.
Aunque omite en el diagnóstico otro factor esencial que es el capital inicial y el modo de financiamiento, Puerta sostiene su idea en una baja de impuestos que computa más que nada como costo empresario. Utilizó la palabra “acomodar” el sistema tributario a las necesidades de inversión. En ese sentido se explayó señalando que cuando se abre un negocio, el primero que llega es la AFIP, después la DGR, el tercer visitante es el que viene a cobrar la tasa municipal, “es decir no vendiste nada y ya te sacaron plata”, ilustró. Remató con ironía que “el cuarto visitante es un pariente al que no le alcanza el sueldo y te pide prestado”.
La propuesta de bajar los impuestos llevó a la periodista a ponerla en tensión con la necesidad del Estado de tener recursos para cumplir con los servicios públicos como la Educación y la Salud. Puerta aclaró que se estaba refiriendo a todo el sistema tributario sin excluir las cargas nacionales e insistió en que es obsoleto y que no toda baja de impuestos termina desfinanciando al Estado “Ojo no es achicar el Estado –subrayó- sino darle impulso a los emprendedores.  “No es achicar el Estado, sino darle uso adecuado”, repitió para caer en una consigna más ideológica que práctica al enunciar que “no es el estado el que tiene que ser rico, es el ciudadano que tiene que ser rico”.
Este tema remitió a los 90 y las políticas neoliberales que el imaginario asocia a Ramón Puerta y por extensión al “puertismo” y toda su significación. Lejos de rehuir el debate, la comparación fue un disparador para mostrar el costado político del candidato. Primero elogió la gestión del padre en la Embajada de España, para dejar también en claro su afecto y su apego a la familia. Rescató la figura de su abuelo, el “Nene Puerta”, que tiene un profundo reconocimiento de toda la comunidad de Apóstoles. Pero más allá de lo emotivo, destacó que en los 90 era un niño con menos de diez años de vida y hábilmente con una figura llena de significantes en la política argentina “los dinosaurios” llevó la atención al futuro y lejos del pasado. Utilizando un “nosotros” como generación de menos de 30 años de edad dijo “queremos hablar hacia adelante, pero también podríamos culpar a los dinosaurios de la desaparición de las selvas”.
La figura alimenta la carga del sentido del “trasvasamiento generacional” que se produce en Unión Popular y lo habilitó para hablar de política y el trabajo silencioso, montado en las redes sociales y el contacto mano a mano, que se está haciendo desde el partido como expresión del peronismo en la construcción de una red de jóvenes que se acercan a la política con vocación de servicio.

Anuncios