Marcos Peña adelantó hoy aquí la intensión de resolver el ámbito de la política el conflicto abierto por el reclamo de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano que enfrenta dos derechos, el que le da la ley vigente a Vidal y el de gobernadores que no pueden ceder recursos. La crisis abre la oportunidad y necesidad de un debate global por la política fiscal.

Posadas (miércoles, 11 de octubre) Marcos Peña deslizó hoy aquí la intensión de la Casa Rosada de aprovechar la crisis que genera el reclamo por el Fondo del Conurbano que enfrenta a Buenos Aires con todas las provincias argentinas, para resolver el conflicto abriendo una discusión global por la política fiscal y el régimen de coparticipación federal.
En conferencia de prensa observó que la ley vigente le da derechos a la provincia de Buenos Aires y en tal sentido defendió la presentación que hizo la gobernadora Vidal ante la Corte Suprema de Justicia. Pero a renglón seguido reconoció también el derecho y el deber de los gobernadores de defender sus recursos ante esos reclamos por el Fondo, que dijo ascendió a 52 mil millones de pesos.
De esta manera deslizó que la Casa Rosada interpreta la crisis como una oportunidad para cumplir con el mandato de la reforma de la Constitución que en 1994 daba un plazo de dos años para poner en debate el régimen de coparticipación federal de impuestos. Al mismo tiempo la intensión es englobar en esa discusión la política fiscal.
El jefe de Gabinete de Macri llegó esta mañana a Posadas en campaña electoral, con el objetivo de respaldar a los candidatos de Cambiemos. La foto es la noticia. Después de una reunión con el Gobernador, brindó una conferencia de prensa en el local partidario de la calle Troazi de esta capital.
Después de seis o siete preguntas Peña se, puede decir, se floreó hoy ante periodistas locales que no pudieron profundizar en las tensiones que existen en la toma de decisiones en todo proceso político y terminaron cediendo el escenario para que el funcionario nacional se explaye en las generalidades del rumbo para un cambio.
“Mentiras, son las mentiras de cada campaña electoral”, respondió a preguntas que se quedaban en los titulares y en la superficie de temas en agenda. “Es mentira que se quiera privatizar vialidad Nacional… Es mentira que se quiera privatizar la Salud”. Por supuesto que el remanido tema de las tarifas no quedó afuera. Cada pregunta, formulada en función de la agenda instalada, nada inocentemente por los medios hegemónicos, y repetida casi como obligación, disparó el discurso de Peña en defensa de medidas y anuncios de la Casa Rosada. Incluso un pelotudo le preguntó si la clasificación del seleccionado de la AFA al mundial de Rusia favorecía a Macri. ¿Qué le va a contestar?

Anuncios