El diputado Jorge Franco confirmó ayer el voto de los renovadores misioneros a favor de la reforma previsional. Lejos de especular con abstenciones vergonzantes o dar quorum y borrarse, van de frente. “Vamos a votar respetando el compromiso asumido por nuestro gobernador y en consonancia con lo que votaron nuestros senadores”, sostuvo.

Buenos Aires (Jueves, 14 de diciembre, enviado especial) Los misioneros de la Renovación de la Concordia votarán hoy a favor de la reforma previsional según nos confirmó ayer aquí, Jorge Franco que preside el bloque de cinco diputados nacionales. La presión que pone la calle ganada por un amplio espectro de sectores sociales que se oponen a la reforma ha enrarecido el clima político. Las dos CTA y los movimientos sociales desde el martes se están movilizando en contra del proyecto y desde hoy se suma la CGT. Para colmo, el Gobierno apaga el fuego con nafta porque ha movilizado tanto gendarmes como manifestantes. Los carros de asalto, precisamente han tomado el microcentro y los alrededores del Congreso por asalto. Tratar de imponerse a los palos no ayuda. Genera un clima de enfrentamiento que expone a los diputados y complica la racionalidad en la toma de decisiones.
Es el contexto que da una dimensión especial a la firmeza de los misioneros. “Vamos a votar respetando el compromiso asumido por nuestro gobernador con la firma del Pacto en la Casa Rosada y vamos a votar en consonancia con lo que votaron nuestros senadores”, sostuvo ayer Franco.
Hace menos de un mes, el 16 de noviembre, Hugo Passalacqua fue uno de los gobernadores de 22 provincias firmaron un pacto fiscal en la Casa Rosada que si bien determina la baja en ingresos brutos y sellos, tiene compensaciones automáticas en la coparticipación. Mientras se enfatizaba que es la primera vez que un pacto de este tipo no avasalla derechos federales, el gobernador de Misiones lo calificaba como “histórico” y llevado adelante en una “atmósfera de diálogo y consenso que supera al propio acuerdo”, y rescataba los ideales de oposición constructiva que caracteriza a Misiones ante el Gobierno nacional. “Queremos que la Argentina nos vea trabajar juntos. Queda mucho por recorrer sobre otros acuerdos más bilaterales porque ahora se abre un camino de consensos para trabajar por años, apostando siempre al diálogo”, remarcó entonces Passalacqua tras finalizar la conferencia de prensa donde participó junto al jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.
Ese pacto, que ahora debe ser refrendado por la Cámara de Representantes es el marco conceptual y político que toma el diputado Franco de referencia. Es un faro en las aguas tormentosas de hoy agitadas por las movilizaciones en las calles y la pulsión represiva que anida en el gobierno nacional.
De acuerdo con las negociaciones previas que se conocieron ayer. El gobierno nacional prevé una votación ajustada. Según cálculos de los operadores de la Casa Rosada y de la Cámara de Diputados, podrían llegar a 140 votos si los planetas se alinean y se logra curar la herida que producen en los aliados circunstanciales, las agresiones como las del diputado Massot o el show que monta Carrió para ponerse en el centro de la escena y ningunear el trabajo político de las bloques alineados con sus gobernadores. Sin embargo el pronóstico con más probabilidades daba 126 votos de los 129 necesarios, pero serían suficientes si hay abstenciones o ausencias en el momento de votar. Son las formas vergonzantes de apoyar. En cambio, el bloque de diputados misioneros va de frente y pone la cara en la decisión de respaldar la estrategia política tomada por la conducción de la Renovación y el Gobernador.
Los cinco votos misioneros se hacen valer en un Congreso con las oposiciones fragmentadas.

 

Anuncios