Hay gestos que merecen reconocimiento: en el momento de más crecimiento de la fuerza política y con los votos a su favor, Cacho Bárbaro renunció a renovar su banca en Diputados, “porque otros compañeros también tienen mucho para aportar”. Pero el gesto tiene además de la actitud moral, una profunda significación política: el desafío de convertir al Pays en una alternativa de poder

Posadas (Miércoles 3 de enero) ¿Es Cacho Bárbaro el político del año? Después de doce años como legislador en la Cámara de Representantes de Misiones, el docente Héctor “Cacho” Bárbaro tomó una decisión comprometida con el proyecto. Decidió dejar las responsabilidades de los cargos públicos electivos con el propósito de consolidar la construcción de una alternativa de poder. Desde la conducción del Pays a tiempo completo el objetivo es superar la etapa meramente testimonial.
“Cacho”, en el ámbito político, supo construir la tercera fuerza misionera que, según pregona, “es la única oposición verdadera” a los dos oficialismos que gobiernan la Nación y la Provincia. En medio de ese crecimiento, el referente indiscutido del agro y sus problemáticas, dejó liberada su banca para otros referentes del partido.
En el momento de mayor crecimiento del Pays, Bárbaro apostó a no poner su nombre en la lista de candidatos seguros, luego de proponerse como senador en las PASO para traccionar votos con su nombre y asegurar la participación de su fuerza en las Legislativas de 2017, donde salieron terceros. Con un panorama favorable para un partido nuevo que crece desde la Misiones profunda hacia la ciudad, Bárbaro no buscó su tercera reelección como candidato a diputado sino que tomó un descanso para seguir militando y haciendo política, construyendo consensos y fortaleciendo al Pays, según el mismo define.
Bárbaro entiende que el partido no pasa por su persona aunque sea su constructor. Y que “los demás compañeros también tienen mucho para aportar y tiene que tener un lugar desde dónde hacerlo. Ahora ellos van por dentro y yo sigo haciendo política por afuera de la institucionalidad que brinda la Legislatura, porque es en definitiva, lo que me gusta”.
El Bárbaro político quiso dar también un gesto, asegura, a parte de la sociedad que cree que algunos sólo quieren aferrarse a un cargo o a un sillón. “Y no es así. A pesar de tener los votos, me parece que este gesto de demostrar que la construcción colectiva tiene mucha fuerza y que no necesito el cargo para seguir haciendo política o para que el Pays siga creciendo. Hay compañeros que pueden rendir mejor y representarnos muy bien. No es el cargo lo que nos mueve sino la política y si vuelvo a ser candidato será porque sigo caminando y sigo teniendo votos, pero ese es un tema para más adelante”.

La originalidad del Pays

Desde afuera, aunque deba ajustarse a la nueva situación, seguirá acompañando y construyendo, dos conceptos que repite varias veces. “Tenemos que estar también bajando línea sobre todo para mantener la originalidad del Pays, sobre todo para que no vengan todos los sectores y digan que son parte del Pays cuando en realidad no pertenecen ni son parte del origen de la creación del Partido Agrario y Social”.
Bárbaro sabe que en el crecimiento, su facción política se vuelve interesante para otros sectores más radicalizados o para los que buscan el cargo a través de la política. El crecimiento sano del Pays también requiere que se preste atención a esas maniobras y él, Cacho, quiere mantener la génesis de esta alternativa que cada vez le gusta más a los misioneros, “aunque duela mirar la política institucional y el debate desde afuera”, bromea, para admitir también que la decisión de alejarse tiene costos, al menos internos. “Pero no dejo la política. En esto hay que tomar decisiones y esta es una de esas decisiones”.

Armar un partido político, hacerlo crecer y dejar el cargo en el momento del despegue, para consolidar y cuidar la fuerza es un gesto que convierte al hombre en “el” político. Y para estar en consonancia con los tiempos, cuando el marketing premia y distingue, ese gesto lo convierte “en el político misionero del año”.

Anuncios