Las operaciones mediáticas y en redes del PRO buscan responsabilizar a las empresas estatales de las provincias por los aumentos de la energía eléctrica, cuando son consecuencia directa de las políticas económicas y sociales del Gobierno de Macri. Cumplen así con la estrategia duranbarbista de rehuir el debate de fondo por estas políticas de ajuste, exhibidas de manera cruda por la realidad.

 

Posadas (Jueves, 1de febrero). El PRO se sumó ayer a la operación mediática de responsabilizar a EMSA por los incrementos del precio que pagan los usuarios por la electricidad disociándolos del cambio de fondo en las políticas de sinceramiento. Al parecer, el impacto que tiene en los hogares el tarifazo y las movilizaciones de vecinos que ayer y hoy se congregaron frente a la Empresa en varias localidades, determina un abordaje del tema privilegiando la política en función de campaña electoral.

El debate de fondo, como siempre, queda postergado. No se puede negar que los tarifazos, no sólo de la electricidad, sino en el agua y el trasporte, que afectan a los hogares de todo el país son producto de las políticas de sinceramiento económico. El PRO debería salir a defender la lógica de sincerar la relación costo de producción y distribución con el precio final. Es parte del rumbo económico que pretende dejar atrás los subsidios. El modelo de acumulación, inversión y reproducción que impulsa Macri vino a poner patas para arriba el modelo que denominan populista. Tiene que ver con el gasto público. El Gobierno de Cambiemos entiende que es esencialmente improductivo y constituye un factor inflacionario. Y entiende también que el Estado ahoga a la economía. Y nunca está demás subrayarlo, es el camino elegido y que tuvo el respaldo popular en el balotaje y en menor medida el 22-O.

Esta mañana, en uno de los canales de TV porteños, se vio a un cronista entrevistando gente en Retiro por el tarifazo del trasporte en Buenos Aires. No es casual que un usuario en lugar de quejarse le respondió al sorprendido periodista: “y… era inevitable, los subsidios son muchos y nos terminan perjudicando a todos”. El anónimo demostró que hay más conciencia de lo que se estima en la gente común. El hombre tenía sus fundamentos. Es decir que la dirigencia política tiene un escenario favorable para encausar el debate, sacarlo de los conflictos de la coyuntura y orientarlos en función de un programa o un proyecto.

Algo admitió ayer en declaraciones a Misionesonline el secretario de Energía Eléctrica de la Nación, Alejandro Sruoga. Aunque subrayó que hay responsabilidades compartidas entre Nación y EMSA por los aumentos. Si bien deslizó algunas críticas por la administración de EMSA, remarcó las políticas de terminar con los subsidios generalizados que distorsionan la relación costo – precio. Explicó que “encontramos un sector bastante frágil, mal gestionado y la verdad que el esfuerzo que le pedimos a la comunidad con la quita de subsidios, este tránsito a los precios económicos, precisamente es para poder ofrecer un servicio mayorista confiable. Tanto para industrias, servicios y la vida de la gente. Poder alejar el fantasma de los cortes por fallas de generación y transporte en los meses más complicados. Lo subrayado, quita de subsidios y el tránsito a precios económicos es la clave. Menos intervención del Estado. Y es lo que hay que debatir.

Por eso llamó la atención que en declaraciones formuladas a Misionescuatro.com, el presidente de la mesa nacional del PRO, Humberto Schiavoni, haya considerado como “absolutamente inaceptable” la intención de responsabilizar a la Nación por los aumentos de las tarifas de electricidad. Sostuvo que “hay una clara intención de esconder bajo el argumento de la responsabilidad del Gobierno nacional, las ineficiencias y distorsiones que viene acarreando EMSA desde hace muchos años”.  Aclaró que la quita de subsidios de Nación para el mes de diciembre, “no podía superar para la región NEA el 25% de aumento y hemos visto facturas con más del 300% de aumento”.

Hablar de porcentajes cuando existen cuadros tarifarios diferenciados, no aporta al esclarecimiento. El Secretario Sruoga incluso, que ayer hizo declaraciones a medios de varias provincias,  habló de 17% en diciembre y 35% en febrero de aumentos acumulados para nuestra región.

En todas las provincias

Esta discusión de echarse la culpa entre Nación y las empresas prestatarias de los servicios eléctricos en las provincias se viene dando a lo largo y ancho de territorio nacional. Y sin distinción de banderías políticas. Veamos algunos ejemplos:

La Dirección Provincial de Energía de Corrientes informó que debido a la quita de subsidios por parte del Gobierno Nacional,  se registrará un aumento en las tarifas de hasta un 30 por ciento. Lo hizo a través de un video en su cuenta de Twitter.  La Dpec acumula subas del 260% en sus tarifas y aplicaría un nuevo retoque. En el último año hubo tres actualizaciones al precio del kilowatt. Desde marzo regiría otro incremento. Hablan de hasta un 67%.

Por la quita de subsidios, EDET, se informa en Tucumán, aumenta la tarifa de la luz a los tucumanos. Desde la empresa no precisaron de cuanto será el porcentaje, pero confirmaron que las medidas anunciadas por el ministro Aranguren repercutirán en el bolsillo provincial.

EDELSA, de San Luis informó que la Nación vuelve a subir la luz y el ajuste en dos meses trepa al 59%. La boleta de marzo tendrá reflejados todos los aumentos aplicados por Nación en estos últimos dos meses.

En febrero regirá el nuevo cuadro tarifario, que impactará en la boleta de marzo. El incremento en la generación de la energía es de un 23% y se suma al 36% aplicado en diciembre.

REFSA de Formosa, explica que la nueva política energética establecida por el estado nacional,  tendrá impacto en lo que deberá abonar el usuario y se reflejará en la boleta. La gerente de REFSA, Mirian Roqués, observó que  “hay un suba generalizada del 245%”.

EDELAR de La Rioja aclaró que el aumento en las tarifas de luz es decisión del gobierno nacional. Los altos valores expresados en las boletas de Edelar son los indicados por Nación, y los que luego no ingresan a la empresa riojana sino que son trasladados a CAMMESA. El aumento de la tarifa fue para todo el país y en el bolsillo de los riojanos impacta entre un 16 a un 53 por ciento, dependiendo los consumos y categorías de las tarifas.

ENERSA, Entre Ríos,  anunció que el aumento de la energía eléctrica en Entre Ríos será superior al 100 por ciento. El presidente de Enersa dijo que la suba que el gobierno nacional anunciará para las distribuidoras del interior será trasladada “en forma automática” a los usuarios. Esto se sumará a un aumento del 32% pendiente del año pasado.

En Chaco, ante masivas quejas por aumentos de hasta un 200% en facturas de luz, José Taraya,  presidente de Servicio Energético del Chaco, informó que los aumentos fueron establecidos por el Gobierno Nacional.

Y hay más, la internet habilita a recorrer los diarios de todas las provincias para confirmar que las operaciones mediáticas para responsabilizar a las empresas estatales de las provincias por los aumentos, responden a la estrategia duranbarbista de rehuir el debate de fondo por las políticas de ajuste, que ya no se pueden negar porque la realidad se termina imponiendo.

Anuncios