El entierro, cuento de Karina Barrionuevo, de Eldorado obtuvo el 3er puesto entre un total de ochenta cuentos enviados desde distintas provincias y del exterior al Certamen literario Homenaje a Horacio Quiroga, organizado por un grupo de lectores del escritor, la dirección de Cultura de la Municipalidad de San Ignacio y la Sociedad Argentina de Escritores filial Misiones.

Posadas (viernes, 23 de febrero.) Por Santiago Morales. Considerando muy valioso el tercer puesto y apuntando a la mirada no solo de los primeros charlamos con la autora, docente de primaria en la escuela 929 de Colonia Delicia Mado que respondió a las siguientes preguntas de Misionesplural:

¿Desde cuándo escribe?

Escribo desde muy temprana edad. Recuerdo que a los diez años escribí una poesía para un 25 de mayo. La maestra no creyó que la había escrito yo, pensó que la había copiado de algún lado. Pero mis compañeros me defendieron, porque habían visto cuando la escribía. Tal es así que la eligieron para ser recitado en el acto, aunque la docente no quedó muy convencida de ello.

¿Qué géneros escribe?

Escribo de todo un poco, pero me siento más cómoda con la narrativa. Especialmente con  los cuentos que, para mí, junto a las artes plásticas son dos lenguajes en los que me gusta incursionar, explorar y tratar de comunicar ideas bajo las reglas que los rigen y hasta juego también con romperlas en ocasiones. A veces tiendo a buscar caminos comunes donde ambas disciplinas se fusionan y donde los límites se disuelven

¿Ha publicado algo?

Sí, Durante los años 2000 y 2001 publiqué una historieta llamada “ La última amazona” con textos y dibujos propios, en el periódico “Vigencia” de la ciudad de Eldorado. También publiqué poesías y cuentos en varias antologías y actualmente soy colaboradora de la revista Eldo. También Hice ilustraciones de tapa e interiores para libros de autores locales e internacionales. En el último año trabajé como ilustradora para la editorial “El imaginero” de la Ciudad de Posadas.

¿Lee mucho?

Sí. Me encanta leer. Leo mucho en papel, pero desde que existen los libros virtuales me he decantado por ellos, ya que es mucho más cómodo, económico y práctico. Leo mucho mientras viajo para ir al trabajo y tengo una pequeña biblioteca virtual en el teléfono.

¿Qué lee?

Leo principalmente novelas, pero también cuentos y cosas relacionadas con mi trabajo docente.

¿Leyó mucho a Quiroga?

Leí a Quiroga y es uno de mis primeros amores literarios. Debo reconocer que no conozco toda su obra, pero sí leí bastante de él.

¿Leyó sobre la vida de Quiroga?

Sí, leí sobre su vida, sobre su existencia signada por la estrella de la tragedia y sobre su pasión por nuestra tierra.

¿Se inspiró para este cuento? ¿Cómo fue el proceso de creación?

Como conté antes, también soy artista plástica y estuve pintando un cuadro sobre la excavación de un entierro que me había encargado un cliente. Mientras iba pintando, se me fue ocurriendo la trama de la historia. Luego investigué acerca de la vida de Quiroga, ya que quería que sea él su protagonista. Después que la tuve pensada, solo fue sentarme a escribir.

¿Cómo ve el ámbito literario de Eldorado?

Creo que Eldorado tiene muy buenos exponentes en cuanto a literatura. Theodosio Barrios, Juan Carlos Magliano, Claudia Queiroz, Silvia Barberini, Renata Otto, María Aranda, Érica Borja Daniel Ustares y  algunos más que no recuerdo en este momento, pero que conforman todo un grupo de gente preocupada por producir literatura de calidad.

¿Qué lectura de autores misioneros prefiere?

“Cuentos de la picada” de Theodosio Barrios, “El Hilo rojo” de Juan Carlos Magliano, “Filomena” de Claudia Queiroz, “Desde el pozo” de Renata Otto. Son algunos de los que recuerdo en este momento.

En la 3º línea del relato ya están los monos. ¿Es un símbolo de la inclusión e importancia que tiene la fauna en los cuentos de Quiroga?

Puede ser. Lo puse como metáfora en un dialogo, que hace alusión a los parroquianos de un bar que pudieran estar escuchando la conversación sin que los amigos se dieran cuenta. Pero Sí, para Quiroga, la fauna y todo su entorno selvático eran de relevancia. Por eso me imaginé que una analogía de ese tipo podía darse de modo natural entre los interlocutores.

Los monos están en boca de Quiroga, pero después, en el relato emergen una vieja del agua, un timbó, el Yabebirí, entre otras expresiones de la naturaleza. ¿Es más fácil entender, asimilar, entrar en el mundo de los cuentos de Quiroga para quienes, como usted que vive en Eldorado, vivimos a la vera selvática?

Obviamente nuestra región tiene sus giros idiomáticos, dialectos y palabras provenientes de lenguas ajenas al castellano como ser el guaraní y el portugués entre otras. Es aquí donde se tejen historias mitológicas mezcladas con elementos de la naturaleza y cosas que pueden ser de moneda corriente para los que habitamos la tierra roja, pero a su vez pueden resultar difíciles de comprender para ojos extraños. Pienso que cualquiera que llegue a leer el cuento, puede entenderlo. Lo Publiqué  en el Facebook y personas de otros sitios. Como ser Nicaragua, México, Venezuela o España leyeron la narración y me dijeron que no tuvieron ninguna dificultad para comprenderla.

¿Muestra a alguien sus cuentos antes de mandar a concurso?

No suelo participar en concursos, así que envié mi trabajo como salió. No hubo previa corrección.

¿Lee en voz alta?

Sí, leo en voz alta. Cuando leo para mí, lo hago en forma silenciosa. Pero leo mucho a mis alumnos y a mis hijos. Otra cosa que suelo hacer es narrar el cuento varias veces antes de escribirlo. Luego ya lo escribo teniendo una idea acabada de él.

¿Qué le gustaría escribir en el futuro?

Estoy trabajando en un proyecto de novela en este momento, sobre un cuento que publiqué hace un tiempo por el Facebook.  Espero terminarlo para este año. La novela se llama “La Bruja del Palmar”. Pero como siempre los costos de edición y mercadeo muchas veces hacen que los libros de autores independientes no vean la luz. Pero hay que pensar en positivo, trabajar en ello y en algún momento se dará la oportunidad.

 

 

Anuncios