En el marco de la organización de unas jornadas foresto –industriales, la Alianza Cambiemos inició la campaña electoral e instalar la fórmula: Humberto Schiavoni – Luis Pastori. Empresarios ironizaron sobre la convocatoria a militantes para llenar el salón.

Eldorado (Sábado, 3 de marzo) Un indisimulable perfil de campaña electoral tuvieron las jornadas foresto industriales organizadas aquí por la Alianza Cambiemos. Convocadas un día después de la sesión de la Mesa De Competitividad del Sector en la que participan todos los actores de la cadena, el análisis de las políticas específicas quedaron en un segundo lugar. Es que el ámbito más adecuado para el debate son esos encuentros de la Mesa, un dispositivo inaugurado por el presidente Mauricio Macri el año pasado y al que asisten técnicos, representantes de cámaras y asociaciones privadas, productores, industriales y funcionarios nacionales y provinciales.

La sensación generalizada es que “las jornadas” de hoy -que consistieron más que nada en discursos y concluyeron sin anuncios concretos- en realidad fue un acto para la instalación de la fórmula Humberto Schiavoni – Luis Pastori para competir por la Gobernación de Misiones en las elecciones de 2019. Esto quedó  en evidencia en el discurso de Hernán Damiani que participó como orador con el propósito de resumir las obras que se realizaron en Misiones dentro del llamado Plan Belgrano. Sin embargo no dudó en alentar a los empresarios presentes a participar en política y hacer valer su peso económico en la vida institucional de la provincia. De alguna manera les pasó “factura” por no hacerse valer en los reclamos y llegó al extremo de hacer un panegírico de los cortes de rutas como método y evocó en ese sentido a yerbateros y tabacaleros. Este elogio de las presiones, es en realidad una vieja tesis elaborada por la Fundación que presidente Cacho Barrios, presente hoy en Eldorado, que supone que el mayor dinamismo del sector foresto – industrial en la economía de Misiones generaría una transferencia del poder real desde la molinería yerbatera a los empresarios madereros.

Muy indirectamente le salió al cruce y lo dejó en off-side, el subsecretario de Desarrollo Forestal, Nicolás Laharrague, que lo sucedió en el micrófono. Reveló que llegó al cargo por méritos muy diferentes a los que se privilegia en los partidos políticos. Dijo que el ministro lo invitó a tomar un café a Buenos Aires y que el suponía que era para hablar del tema forestal y el ministro le ofreció la Secretaría “Me corrió un frío por la espalda. Pero acá estoy. En menos de cinco minutos me designaron”, remató para explicar las motivaciones por las que lo eligieron que no son precisamente por méritos de la tradicional militancia política.

También tomó distancia de la prédica de Damiani, el ingeniero Dany Durán, de Amayadap. Con un toque de humor, pidió un aplauso para el diputado Gustavo González por la cantidad de gente que convocó. Era evidente que en su mayoría eran militantes de la UCR y de la Franja de la Universidad. Y acto seguido dijo “gracias al poder de convocatoria lo invito a organizar las próximas reuniones del sector”.

De alguna manera, el director ejecutivo de la Entidad binacional Yacyretá y ex jefe de campaña de Cambiemos se sinceró ante la pregunta concreta de nuestros cronistas y admitió que “al día siguiente de las elecciones iniciamos la campaña con miras al 2019”.

Ampliaremos la información con declaraciones y resumen de las exposiciones.

 

Anuncios