Empresarios pymes reclaman deudas millonarias por la ley de incentivos forestales y ya empiezan a desconfiar de tantas reuniones que organiza el gobierno nacional con representantes del sector. La ley 25080 no tiene financiamiento.

Eldorado. (4 de marzo, Alejandro Fabián Spivak). El debate por la  ley de incentivos forestales, la 25.080, pareciera ser un ejercicio inútil y una pérdida de tiempo ya que no tiene financiamiento asegurado por parte del gobierno nacional. “No estuvo en el Presupuesto de 2017 y no tienen asignaciones en el Presupuesto de 2018”, observó el empresario maderero del rubro terciado, Román Queiroz. En declaraciones a nuestros cronistas consideró que ese debate debería dar prioridad a las deudas que el gobierno nacional aún mantiene con los forestadores.

Coincidió de esa manera con los reclamos de Jorge Pujato de Afome, quién como vocero de los pequeños productores, reclamó en una reunión celebrada la semana pasada en Alem, por la deuda millonaria que el gobierno nacional cumula por los planes forestales. Deuda que se estima en más de 400 millones de pesos, y que sólo con los productores de Misiones asciende a  250 millones de pesos.

Para el empresario eldoradense, además de la manera en que está planteada la ley “beneficia más a los grandes empresarios y no al pequeño y mediano productor forestal”. Consideró que “se está planteando que los grandes van a tener una participación mayor en los beneficios”.

Queiroz, que no concurrió a la reunión sectorial organizada por la Alianza Cambiemos el sábado, aclaró que no estuvo s por cuestiones laborales, pero de todos modos no ahorró críticas a la convocatoria que fue partidizada. “Este tipo de encuentros no debe mezclar las políticas de Estado con la afinidad partidaria”. Agregó que por las repercusiones que hubo fue realmente una reunión partidaria.

La carga impositiva de la Nación

Se diferenció también Queiroz de los planteos que reducen las quejas por la presión tributaria a las obligaciones provinciales. Opuestamente vio con beneplácito la reducción de ingresos brutos de parte de la Provincia. En tanto que observó que la mayor presión es de parte de la Nación, a la que hay que sumar el costo de le energía. “La Argentina es uno de los países con mayor presión tributaria del mundo. En tanto que la suba de la energía nos cuesta mucho a los empresarios absolverla”, subrayó. Y en ese sentido destacó la quita del Vad en la energía, decidida por el poder político.

En esta línea, consideró que el gobierno nacional debería reducir impuestos como el Iva y Ganancias. “Sabemos que estos dos ítems son una de las fuentes más importantes de recaudación que tiene el gobierno nacional. Mientras no se baje el gasto público el gobierno nacional no estará en condiciones de reducir el Iva y Ganancias, por ejemplo”.

Sostuvo que el costo laboral en el rubro empleados “alcanza al 32 por ciento de la producción. Éste es un porcentaje muy alto para una empresa como Coama Sociedad Anónima

Más allá de los planteos realizados y que el gobierno nacional debería tomar nota el empresario maderero del rubro terciado Román Queiroz dijo que en los últimos seis meses mejoró un poco la situación. “En 2017 tocamos fondo; estamos mejorando un poco, pero estamos muy lejos de los valores de los años anteriores. Estamos todavía un 40 por ciento por debajo de los valores que manejábamos en 2014 y 2015, pero nobleza obliga debo decir que estamos un poco mejor que el semestre anterior”.

Anuncios