Misiones se está administrando con inteligencia y usa los recursos públicos con austeridad dice el ministro Adolfo Safrán a Misiones Plural. “Desde la mitad del año pasado se comenzaron a ver indicadores positivos en varios sectores, concurrentes con el aumento tanto de la coparticipación como de la recaudación provincial”, sostiente, para también enfatizar que mientras crezcamos en forma permanente cada año, “es una tendencia que a largo plazo genera un efecto positivo, en la sociedad, en el ingreso y en la calidad de vida de los habitantes”.

Por Alberto “Tito” Hedman.

Posadas (Domingo 25 de marzo). Misiones no fue una excepción en la caída de la mayoría de los indicadores económicos que siguió a la instalación del gobierno de Cambiemos, a nivel nacional, a fines de 2015, y tanto la coparticipación como la actividad económica cayeron en forma preocupante en la provincia en 2016, un año de balance negativo en la economía argentina en general con una caída del Producto Interno Bruto del 1,8%.

El año pasado, tras siete meses de declive -que la Provincia enfrentó propiciando la austeridad en el uso de los recursos públicos-, se habría dado vuelta la tendencia y desde entonces en Misiones se observan signos de un crecimiento sostenido de la actividad que, en algunos sectores, llegó a superar la media provincial. En casos particularmente preocupantes, como la foresto-industria que venía sobrellevando una crisis de larga data, a fines de 2017 hubo una leve recuperación.

En este marco complicado, para la Provincia el punto de inflexión se ubicó en el mes de agosto último, inicio de una paulatina recuperación. Desde esa fecha se regularizaron y crecieron, progresivamente, los montos que envía la Nación en concepto de coparticipación, sostenida por la compensación automática acordada al firmarse el consenso fiscal. En los últimos siete meses, y en particular desde el mes de diciembre, la actividad creció en forma sostenida en varios sectores. Esta tendencia surgida a mediados del año pasado, que según los analistas puede verse como un retorno al crecimiento tanto como un rebote propio de una economía fatigada por un largo estancamiento, derivó en datos significativos para Misiones:

* Un dato relevante es que los recursos de la coparticipación que efectivamente ingresaron a la Provincia en 2017 cubrieron el crecimiento de la inflación.

* Otro indicador destacable dentro del panorama que se abre, de acuerdo a los últimos datos disponibles del tercer trimestre de 2017, es que en ese período Misiones registró un crecimiento de un 0,5% por encima de la media nacional y lideraba la región NEA.

Esto se explica por algunas variables como las exportaciones, que crecieron en Misiones un 18,4% en 2017, respecto al año anterior, mientras en el NEA lo hicieron en un 1,6% y a nivel nacional 0,9%. El repunte del crecimiento se hizo visible a partir de agosto año pasado con porcentajes notorios en áreas significativas, tal es el crecimiento del consumo privado (3,6%), y la inversión privada (Formación Bruta de capital fijo) (11,3%) 2017.

El patentamiento de motos creció un 45,7%, un 2,54% por encima del promedio del NEA (43,2%) y muy arriba del promedio nacional (2%). También creció –dato importante por el impacto social- la tasa de empleo medida por el Indec en Posadas, que varió un 3,2% en el cuarto trimestre, al pasar del 40,8% en 2016 al 44% en 2017. El total país fue de 1,1% y el del NEA 1,2% en el mismo período.

El panorama del mercado laboral (ver cuadro), explicado en datos del Ministerio de Hacienda de la provincia, refleja la recuperación de una mayor dinámica en la economía provincial, respecto a un año 2016 en que se sufrió el fuerte impacto de la recesión nacional. La mejora da a entender que se reanimó la oferta de trabajo provincial incentivando un incremento de las personas que buscan trabajo, circunstancia que hizo que la tasa desempleo se mantuviera en 2,7% respecto al año anterior.

*Refleja también el avance de la actividad el crecimiento de los depósitos privados en el sistema financiero de Misiones, que se incrementó nominalmente un 49%, superando en un 20% al promedio nacional (29%). En tanto los préstamos privados en Misiones crecieron nominalmente un 53%, levemente por encima del 52% a nivel país.

Por su parte, el índice de crecimiento en 2017 fue de 2,9% a nivel país, conforme a los datos publicados por el Indec, y para este año hay expectativas de que se continúe en el mismo camino. En este contexto, aunque los números dan cuenta de un restablecimiento creciente frente a la fuerte caída de 2016, y a la incertidumbre que sobrevuela el plan económico nacional, Misiones debe tomar con extrema cautela la situación de recuperación incipiente y continuar con la política de “administrar con inteligencia y usar los recursos públicos con austeridad”, como especificó el ministro Adolfo Safrán, en una entrevista con Misiones Plural. “Desde la mitad del año pasado se comenzaron a ver indicadores positivos en varios sectores, concurrentes con el aumento tanto de la coparticipación como de la recaudación provincial. Por supuesto, alentamos a que esto continúe en un proceso de crecimiento continuo, porque la realidad es que la economía argentina ha tenido un comportamiento irregular en los últimos cinco años, con años de crecimiento y otros de recesión y caída, no logramos un crecimiento consecutivo”, resumió el responsable de las finanzas misioneras. “El año pasado fue un año de crecimiento, lo ideal sería que este año se vuelva a repetir una tasa de crecimiento interesante, superior al 2%. Y de hecho, estamos atentos al comportamiento de alguna variable para ver si realmente es así, y se mantienen la tendencia que estuvimos viendo hasta diciembre del año pasado”, completó.

Primer trimestre con goteo automático

Los resultados del primer trimestre de 2018 todavía no están relevados, pero según manifestó el Ministro, por la entrada en vigencia el primero de enero pasado del Consenso Fiscal, firmado el año anterior por la Nación y el conjunto de las provincias (menos San Luis), la Provincia recibe actualmente en forma automática una compensación diaria, por vía paralela a la coparticipación, que da un total equivalente al que le corresponde según el índice de coparticipación y registra el desempeño actual de la economía.

El Ministro estimó que es prematuro sacar una conclusión definitiva sobre la marcha del consenso fiscal, aunque el sistema viene funcionando tal cual lo pactado y retomó la dinámica de crecimiento de los fondos en el trimestre. Si bien Misiones sigue perjudicada por la falta de actualización de los índices, en tanto la reforma integral de la Ley de Coparticipación sigue pateándose para adelante, como ocurre desde la reforma constitucional de 1994, hoy llegan diariamente los recursos pautados en concepto de compensación por la no coparticipación del producido de impuestos como el impuesto al cheque y la modificación en el esquema de distribución del Impuesto a las Ganancias, que se reasignaron a otros fines. Misiones dejaría de percibir unos 1500 millones anuales por la eliminación gradual de Ingresos Brutos, pautada a cinco años, algo que impacta en las finanzas misioneras, por lo cual la Provincia evaluará con cuidado los resultados y el cumplimiento de los objetivos del acuerdo que impulsó la Nación.

Paritaria con efecto inmediato

El ministro Safrán rescató el acuerdo firmado en la paritaria docente, por el cual el Ejecutivo provincial hizo punta en la aplicación de la premisa del gobierno central de poner un tope de 15,5% – coincidente con la pauta de inflación para 2018 – a las paritarias en el Estado para este año. La particularidad del acuerdo misionero, puso en evidencia Safrán, es que la Provincia desembolsa el incremento en dos meses consecutivos, febrero y marzo, lo que equivale a un pago directo; en tanto que otras jurisdicciones, que alcanzaron unos puntos más, lo hicieron dejando para septiembre u octubre el desembolso. Esto, en términos económicos es significativo para el docente, señaló el titular de Hacienda. Safrán relativizó, en tanto, la objetividad de algunas consultoras privadas, como el Iaraf, (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) el cual estimó que las provincias del NEA resultaron desfavorecidas en el reparto de fondos coparticipables el año pasado.

Indicó que para evaluar estos estudios de consultoras y entidades privadas hay que ver primero qué mes se toma como referencia, porque puede ser que se tomen meses o años de particular crecimiento y eso lleva a inexactitudes. “Si uno analiza solamente en lo que es el campo de la coparticipación, sí, ha habido una merma, en especial en lo que es las provincias del NEA; donde, por ejemplo, el componente de la distribución del Impuesto a las Ganancias por índices de NBI, es más alto, naturalmente. Eso ocurre en provincias como Misiones y Corrientes o Salta, pero los montos han sido compensados por esta asignación específica que Nación nos envía diariamente”, ejemplificó Safrán.

Respecto a la incertidumbre en torno de cómo hará el gobierno central para cumplir con una pauta de inflación de 15.5% para 2018 en un contexto como el actual, opinó que si bien el Gobierno nacional puede o no cumplir este objetivo, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda de la Nación tienen herramientas, fiscales y monetarias, para enfriar la economía y con ello las subas de precios y llevar el índice inflacionario al porcentaje deseado. “La verdad es que las pautas macro fiscales que estableció Nación, y que fueron la base del consenso fiscal, hablan de una pauta de crecimiento para los próximos años del 3,5% anual. Si crecemos un 2% estaríamos por debajo de lo previsto, pero de todas formas es un buen número. Mientras estemos creciendo en forma permanente cada año, ya es una tendencia que a largo plazo genera un efecto positivo, en la sociedad, en el ingreso y en la calidad de vida de los habitantes”, sintetizó el ministro.

El diálogo de Safrán con Misiones Plural incluyó estos y otros tópicos, como los aumentos en la tarifa eléctrica, y la coparticipación a los municipios:

Safrán web
Adolfo Safrán.

-¿Se puede afirmar, como se hace en un estudio reciente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que Misiones y las provincias del NEA se han visto últimamente desfavorecidas en los envíos de coparticipación?

-Yo creo que esos informes, justamente los que publicaron estos estudios tal vez no brinden la información completa. Lo que pasa es que con la firma del consenso fiscal hay impuestos que antes se coparticipaban y ahora ya no se distribuyen. Pero a cambio de esto, la Nación lo está compensando en forma paralela, con lo que las provincias no han dejado de recibir esos recursos. Si uno analiza solamente en lo que es el campo de coparticipación, sí, ha habido una merma, en especial en lo que es las provincias del NEA; donde, por ejemplo, el componente de la distribución del Impuesto a las Ganancias por índices de NBI, es más alto, naturalmente. Eso ocurre en provincias como Misiones y Corrientes o Salta, pero esos montos han sido compensados por esta asignación específica que Nación nos envía diariamente. Hay una compensación automática, las provincias recibimos hoy montos similares a los que se giraban antes del consenso, pero bajo otro concepto.

 -¿Se trata de un mecanismo por fuera de la coparticipación?

-Es un mecanismo por fuera de la coparticipación, donde respecto a cada provincia, de todas formas, por lo general y por lo que estamos hablando con los colegas, se está tomando igual criterio que lo que se hacía cuando seguía bajo el ítem de coparticipación. Esto quiere decir, por ejemplo, en el impuesto al cheque -como se llama al Impuesto a los créditos y Débitos- antes venía incluido dentro de la coparticipación y se distribuía a los municipios. Con el consenso fiscal, este impuesto se deja de coparticipar y la Nación nos lo envía como asignación específica. Pero, por más que ahora viene por fuera de la coparticipación, la Provincia de Misiones decidió mantenerlo como ítem coparticipable a los municipios, para que los municipios no se vean perjudicados.

 -¿Aún así hay algunos municipios que reclaman más coparticipación?

-Sí, pero no tiene que ver con este tema, es más bien por situaciones puntuales. En su gran mayoría hoy a los municipios les alcanza para poder cumplir con sus objetivos, es decir que las finanzas públicas en los municipios, que desde la Provincia se monitorean por una cuestión de responsabilidad fiscal, y donde se le pide a los municipios que se adhieran a la Ley de Responsabilidad Fiscal, estamos en condiciones de afirmar que el 99 por ciento de los municipios están ordenados y no tienen sus finanzas comprometidas. Lo que reciben por coparticipación les es suficiente. Hay sí casos puntuales, un grupo de tres o cuatro municipios quetal vez han tenido un crecimiento demográfico por encima del promedio, y su índice de coparticipación tal vez quedó desfavorecido.

 -Como San Vicente…

-Claro, también pueden ser municipios como Garupá, El Soberbio y Comandante Andresito, que son municipios a los cuales ya en 2016 la Provincia les incrementó un adicional de coparticipación a los efectos de recomponer esta situación; y entendemos que de esta manera han quedado dentro del promedio; tal vez hay que seguir revisándolos, pero con la modificación hecha en el año 2016 se buscó corregir esta situación.

Usted, tengo entendido, se encarga de gestionar, o controlar, que las compensaciones se hagan efectivamente.

-Sí, en realidad el consenso fiscal establece que sea automáticamente, y desde el primero de enero, que comenzó a regir el consenso fiscal, la Secretaría de Hacienda de la Nación ha generado el mecanismo para que esta distribución sea automática, no tenemos que hacer ninguna gestión adicional, solamente controlar que el monto que determina Hacienda de Nación se ajuste a lo pautado. Porque la Secretaría de Hacienda de la Nación hace una estimación de cuál debería ser, por ejemplo, la recaudación del impuesto al cheque en el trimestre, y sobre eso hace una distribución promedio. Después debemos verificar si lo distribuido en el trimestre se ajusta a lo que realmente debía ser distribuido bajo ese concepto. Pero es algo que se hace ex post, es decir, se hace una vez que termina el trimestre. Lo que se acordó es que esta distribución se establezca en forma trimestral, de acuerdo a la pauta de inflación, y después, unavez cerrado el trimestre,se verifica si lo que distribuyó Hacienda de la nación a las provincias se ajusta a la pauta de distribución o queda algo para distribuir.

La coparticipación en perspectiva

-En este caso, tanto, ya con un primer trimestre de funcionamiento, ¿cómo se ve en los montos y el funcionamiento del sistema, en relación a los últimos años y a los datos históricos, los ingresos que recibe Misiones de coparticipación en general?

-Si hacemos un raconto del año pasado hasta la fecha, los primeros siete meses del año pasado fueron complicados, la coparticipación vino más baja de lo previsto, e inclusive más bajo de lo que estaba previsto en el Presupuesto nacional- que es una pauta de base-, lo cual nos preocupaba; también tuvo mucho que ver el diferimiento de los vencimientos impositivos del año pasado, que sefueron difiriendo para los meses de junio y julio. Esto se fue revirtiendo a partir del mes de agosto del año pasado, con lo cual desde esa fecha en adelante, la coparticipación ha venido con un crecimiento sostenido, por los montos estimados. Es decir que la variación de la coparticipación cubrió lo que fue el índice inflacionario del año pasado.

 -¿Están viendo con buenos ojos, entonces, los resultados de este pacto fiscal que, en su momento, generó muchas dudas?

-En realidad estamos atentos a ver cómo evoluciona, porque este consenso fiscal también nos ha significado una reducción de impuestos provinciales, o sea, resignar el cobro de impuestos a determinados sectores de la actividad económica, como son para este año la industria, la construcción, el transporte y las telecomunicaciones, que son los cuatro sectores que más bajas en sus alícuotas han tenido, con el fin de que estos sectores reinviertan esta mayor ganancia que les genera la reducción impositiva. Esto todavía está en un impasse, tenemos que ver qué ocurrirá en los próximos meses, si realmente llegaremos a verificar un crecimiento en la actividad económica, y un crecimiento en el nivel de empleo de estos sectores. Ese fue, en realidad, el objetivo del consenso fiscal, de bajar impuestos para que estos sectores reinviertan e impulsen el crecimiento. Y esto recién estaremos en condiciones de decirlo en los próximos meses.

-¿Y esto considerando que todavía no se ha llegado al porcentaje total de reducción de Ingresos Brutos que la Nación propuso en el marco del consenso fiscal?

-Claro, este es un proceso gradual a cinco años, arrancó este año y va hasta 2020. Es un proceso de reducción gradual en que se prevé que hay actividades económicas que van a terminar con una alícuota del 0%, como es el caso de la industria y los servicios públicos. Mientras tanto se ha producido una reducción gradual, por un lado para que las finanzas públicas de las provincias no se vean afectadas significativamente de la noche a la mañana, lo cual hubiera sido muy difícil de sostener; y por otro lado, también para evaluar si los efectos de este consenso realmente se cumplen, que es lograr el crecimiento del país en forma sostenida durante los próximos 5 años.

 -La pérdida de ingresos que le significa la quita impositiva a la Provincia, cuantificada, ¿a cuánto asciende?

-Estas son estimaciones proyectadas, el número final lo podremos tener dentro del primer semestre o al cumplir el año, pero lo que se ha estimado, con la firma de este consenso, es que la Provincia dejaría de recaudar cerca de 1.500 millones de pesos por año de impuestos provinciales, lo cual es una cifra significativa -estamos hablando de más de 100 millones por mes, equivalentes al 2,7% del presupuesto provincial sancionado por la Legislatura y esto nos obliga a ser inteligentes y a ser austeros en el uso del gasto público. Para esto se han tomado algunas medidas que todos las organismos del Estado provincial tengan como política un gasto racional, un gasto apropiado al cumplimiento de sus fines, es decir que los servicios del Estado no se vean resentidos, pero que también seamos inteligentes en el uso de los recursos que tenemos.

Meta inflacionaria para 2018

-Apuntando a estos objetivos, es un punto de partida positivo poder iniciar el año con un acuerdo en las paritarias docentes del 15, 5 % de aumento. ¿Algo que no está siendo fácil de lograr en otras provincias?

-Se ha suscripto este acuerdo con el sector docente dentro de la línea de lo que es la pauta de inflación que está estimando Nación para este año, que se podrá o no cumplir, pero no lo podemos afirmar hasta que haya pasado, por lo menos, la mitad del año, no? Pero es un acuerdo también que tiene muchas ventajas, porque es un incremento en forma inmediata. Dar un aumento con una cuota en febrero y la otra en abril, es un aumento prácticamente inmediato. No es lo mismo dar el 15,5% en el mes de febrero y el mes de abril, como se ha dado en la Provincia, que darlo en cuatro cuotas, porque ahí ya el aumento se va diluyendo a lo largo del tiempo. No solamente hay que mirar el número del aumento, el porcentaje, que fue de 15,5%, sino también en qué período se lo da. Porque por ahí uno compara con otras provincias que tal vez han dado uno o dos puntos más, que el 15,5%, pero lo terminan dando allá por el mes de octubre, con lo cual en la práctica -o a en términos económicos- es menor al 15,5 dado en un tramo más inmediato.

 -En la situación actual, también se tendrá que ir monitoreando la evolución de la inflación, en particular, y de la economía en general, porque se ve un desfasaje grande entre la realidad que se palpa en los precios y las pautas de inflación del gobierno nacional. En su opinión, las metas de inflación son cumplibles?

-No quiero adelantar opinión porque faltan todavía que pasen 9 meses del año. El gobierno nacional parecería que está empecinado en tratar de cumplir con esta meta del 15,5%, y entonces, tenemos que suponer que esto se va a cumplimentar. Después, con el tiempo veremos si la meta se cumple o no, pero sería muy apresurado de mi parte adelantar opinión sobre si este objetivo se puede llegar a cumplir, porque en verdad nos quedan muchos meses para transitar, donde desde el Banco Central y desde el Ministerio de Hacienda, se pueden adoptar políticas fiscales o políticas monetarias que sean altamente contractivas, y que terminen enfriando la economía -y también los precios-, para converger a esta tasa del 15%. Así que no todo está dicho, creo que hay que hay que ser cautos en esto y ver cómo evoluciona la inflación de los próximos meses. Lamentablemente creo que ha generado una expectativa no apropiada el aumento tarifario que se tuvo en las tarifas nacionales en los primeros meses del año, pero hay que ver cómo se diluyen luego, a lo largo de los meses que vienen. Porque esto tal vez no pueda ser una causa para que no se cumpla con la meta fijada 

Un esfuerzo por impacto de las tarifas

-La Provincia sostuvo la situación al resignar en las boletas de estos primeros meses los mayores costos en el VAP (Valor Agregado de Producción) ¿Esto tuvo un costo importante?

-Sí, ¿porque qué ocurrió? La tarifa nacional entre diciembre y enero ya aumentó de por sí entre un 31 o 32% y esto corresponde únicamente a lo que es el costo de la energía mayorista que todos los distribuidores tienen que pagarle a CAMMESA (compañía administradora del mercado mayorista eléctrico), no estaba considerado el costo de funcionamiento de las distribuidoras, que también tienen que aplicar el aumento. Esto quedó diferido para los meses que vienen, a los efectos de evitar que realmente el impacto en la tarifas y en los bolsillos de los consumidores y las empresas, sea aún mayor. Pero es un problema que tanto la distribuidora como las cooperativas lo tienen que resolver para poder tener un equilibrio en su funcionamiento.

 -¿En este contexto es viable el Plan de energía a 20 años, que recientemente se presentó y considera la toma de un crédito para renovar toda la infraestructura eléctrica de la provincia?

-Eso está en estudio. Esa línea se comentó el año pasado, cuando salió la información, y son obras de gran envergadura, donde la verdad que son montos importantes y hay que ver cuánto puede tomar un crédito la Provincia para esto, y cuánto se puede conseguir que lo financie la Nación, es decir que es un tema que está en pleno proceso de evaluación, todavía no está definido en su forma de ejecución, ni tampoco en la financiación.

-En una nota, la Fundación Mediterránea afirma que las provincias del NEA, entre ellas Misiones, crecieron por debajo del promedio nacional en 2017, que según el Indec cerró el año con un crecimiento de 2.9?

-En un informe todo depende de cuál es el mes que uno toma de base. La verdad es que el año pasado, la actividad económica de Misiones ha sido una de las que más se ha reactivado conforme al último dato disponible del tercer trimestre de 2017 reflejaba un crecimiento que superaba el 0,5% por encima de la media nacional , liderando nuestra provincia la región del NEA. Esto podemos corroborarlo, a modo de ejemplo en el comportamiento de algunas variables:

  1. Las exportaciones en Misiones crecieron un 18,4% en el 2017 con respecto a 2016, cuando en la región NEA fue del 1,6% y a nivel nacional fue del 0,9%.

cuadros 1

cuadros 2

En líneas generales el año pasado hemos tenido una buena recuperación en varios sectores de la actividad económica, e inclusive, algunos sectores que estaban más complicados, como la foresto-industria, han tenido una leve mejoría. Ahora, esperemos que este proceso pueda continuar. Estos informes que a veces publican entidades o consultoras privadas hay que analizarlos dentro del contexto de qué meses se compara, porque a veces se toma un mes o un año en que tuvimos un buen crecimiento económico, y bueno, ya partimos de una vara alta, con lo cual cuando hacemos la variación interanual tenemos un crecimiento menor.

 -La caída de la economía, que venía desde 2014 y parece haber dado lugar a una reactivación incipiente, desde su óptica, ¿nos permite ser optimistas en términos de crecimiento el PBI en 2018?

-Como decíamos, desde mitad del año pasado se comenzaron a ver indicadores positivos en varios sectores de la actividad económica, que culminaron con un crecimiento del consumo privado del 3,6%, siendo lo llamativo y la principal apuesta del paquete de reformas nacionales y provinciales, el crecimiento de la Inversión Privada (Formación Bruta de capital fijo) en un 11,3% en 2017, que fue concomitante con el aumento que tuvimos en la recaudación, tanto de la coparticipación como de la recaudación provincial. De lo que va del año todavía no tenemos indicadores, pero hasta el año pasado sí, la verdad es que los indicadores han sido positivos. Por supuesto, alentamos a que esto continúe en un proceso de crecimiento continuo, porque la realidad es que la economía argentina ha tenido un comportamiento irregular en los últimos cinco años, porque ha tenido años de crecimiento con años de recesión y caída, y entonces no hemos logrado tener años de crecimiento consecutivos. El año pasado fue un año de crecimiento, lo ideal sería que este año se vuelva a repetir una tasa de crecimiento interesante, superior al 2%. Y de hecho, estamos atentos al comportamiento de alguna variable para ver si realmente es así, y se mantienen la tendencia que estuvimos viendo hasta diciembre del año pasado.

Suponiendo que se pueda mantener el rumbo, un crecimiento de algo más del 2%, que no es un gran impacto en sí, ¿se ve positivo en el contexto actual?

-La verdad es que las pautas macro fiscales que estableció Nación, y que fueron la base del consenso fiscal, hablan de una pauta de crecimiento para los próximos años del 3,5% anual. Si crecemos un 2% estaríamos por debajo de lo previsto, pero de todas formas es un buen número. Mientras estemos creciendo en forma permanente cada año, ya es una tendencia que a largo plazo genera un efecto positivo, en la sociedad, en el ingreso y en la calidad de vida de os habitantes.

Anuncios