Ricardo Airasca, presidente de la Comisión de Políticas Energéticas de Face habló con Misiones Plural. “La mayoría de los países subsidian algo del costo de la energía. Ésta es una discusión que debemos dar los técnicos y los políticos. Se debe analizar hasta qué porcentaje se debería subsidiar para que la gente tenga un plus y contar con un dinero que le permita hacerlo circular. Además, se debe analizar hasta cuánto puede subsidiar el Estado Nacional sin que ello provoque inflación”, dice.

Por Alejandro Spivak.
Eldorado (29 de abril). El presidente de la Comisión de políticas Energéticas de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (Face) espera que éste sea el último aumento de la energía, aunque reconoce que ello dependerá de lo que el Gobierno nacional desee subsidiar.
En una entrevista telefónica con MisionesPlural, el gerente –desde Amstrong, provincia de Santa Fe- dijo que tanto Misiones como Tierra del Fuego deberían tener un trato especial porque viven realidades totalmente distintas a las demás provincias. En el caso específico de Misiones es electro dependiente y tendría que tener quita de impuestos nacionales, expresó.
De esta forma apoyó la postura del bloque de Diputados Nacionales del Frente Renovador de la Concordia Social y de la justicialista Cristina Brítez, quienes votaron a favor del proyecto de quita de impuestos nacionales. Proyecto que no tuvo el acompañamiento del legislador nacional por Cambiemos, el misionero Luis Pastori.

-¿Han analizado desde la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (Face) el impacto tarifario?
-Nosotros venimos siguiendo el impacto tarifario desde la primera quita de subsidios. Y, cada vez se torna más difícil porque los incrementos están por encima del índice inflacionario. Hay provincias como Misiones que al no tener gasoducto son electrodependiente y, esto produce que en invierno tenga un pico mayor de consumo. La realidad de la Argentina es distinta en cada una de las provincias.

-Cuando se debatió el tema de tarifas a nivel judicial, la Corte Suprema de Justicia de la Nación planteó que la energía eléctrica es compleja en lo técnico, pero más compleja aún es en lo comercial. ¿Coincide con esta apreciación?
-Sí. Tal es así que a los propios ingenieros e integrantes de cooperativas nos cuesta entender la factura de energía, ni pensar cómo pueden entenderla los ciudadanos porque son muchos los ítems que se juegan y las realidades, como le dije, son distintas en cada una de las provincias.

-¿Se justificaba este último tarifazo que produjo el Gobierno nacional?
-A nivel nacional, cuando se inicia el subsidio, era casi total porque estamos hablando de un costo del megavatio de 1.400 pesos en el mercado mayorista y se estaba pagando 90 pesos. En ese momento no había discusión en cuanto a que el subsidio era mucho. Este Gobierno nacional prácticamente sacó el subsidio y no faltaría mucho para llegar al valor pleno.

-¿Hasta dónde cree que debe subsidiar el costo energético el Gobierno nacional?
-La mayoría de los países subsidian algo del costo de la energía. Ésta es una discusión que debemos dar los técnicos y los políticos. Se debe analizar hasta qué porcentaje se debería subsidiar para que la gente tenga un plus y contar con un dinero que le permita hacerlo circular. Además, se debe analizar hasta cuánto puede subsidiar el Estado Nacional sin que ello provoque inflación.

-El Gobierno nacional anunció que ésta era la última quita del subsidio. ¿Cree que se cumplirá?
-Es cierto que hizo ese anuncio. A mi modesto entender aún falta; aunque posiblemente el Gobierno haya planteado que hasta aquí paga la gente y el resto lo subsidia el Estado. Aclaro que es una interpretación que hago después de haber escuchado las declaraciones que hiciera el presidente Mauricio Macri. Si es así quedaría subsidiada entre un 30 y 40 por ciento el costo residencial.

-Hace años el costo de la energía implicaba un 8 por ciento de un salario medio. Hoy se ubica en torno al 20 por ciento. ¿Cuánto debería implicar en porcentaje el costo energético con relación al salario medio?
-Todos los impuestos, incluida la energía, deberían estar por debajo del 15 por ciento, muchas veces se toman datos de otros países que tienen realidades totalmente distintas. Yo no soy partidario en traer modelos de otros países y aplicarlos. Todo tiene que ver con el salario que percibe cada familia.

-¿Cual es su opinión respecto a la tarifa social?
-Obvio que debe seguir vigente. Hay familias que han quedado afuera injustamente. Es por ello que se debe trabajar fuertemente con asistentes sociales para determinar bien quienes deben acceder a estas tarifas. El tema es muy complejo y nos obliga a trabajar más para poder pasar la situación que estamos viviendo.

-¿La Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas pudo dialogar con el ministro de Energía de la nacional Juan José Aranguren?
-Sí. Le hemos planteado la situación de las cooperativas de electricidad, de sus socios. Yo soy una persona dialoguista. Estuvimos muy separados y debemos hablar para ver cómo nos acomodamos a la presente realidad que estamos viviendo.

-Face representa a todas las cooperativas eléctricas del país. Concretamente, ¿Cuál es la situación de la mayoría de las cooperativas qué representan aproximadamente al 40 por ciento de los usuarios de energía?
-Cada provincia tiene una realidad distinta. El problema mayor es que las cooperativas sufren más el reclamo del usuario o socio porque siempre hay alguien que atiende en cambio en las grandes empresas la atención mayoritariamente es automática y telefónica.

-Misiones y Tierra del Fuego son dos provincias con una realidad distinta a las demás. Misiones es electrodependiente. Y, Tierra del Fuego tiene gas, pero no está conectada a la red nacional. ¿Deberían tener un trato especial de parte del gobierno nacional?
-Es cierto. A Tierra del Fuego se le suma que tiene gas, pero debe autogenerarse porque no está en el sistema nacional. Esta provincia del sur hace años que está pagando la energía sin subsidios Tiene que comprar y generar su propio gas. Hace rato que Tierra del Fuego paga entre 1.500 y 1.600 pesos el megavatio; mientras que las demás provincias plagan unos 1.000 pesos. En tanto que Misiones no tiene gas y, por ende, debe utilizar si o si energía. Ambas provincias deberían tener un trato especial de parte del gobierno nacional.; como por ejemplo la quita de impuestos.