El gobernador Passalacqua inauguró este martes el período de sesiones ordinarias del parlamento misionero. El informe de las acciones de gobierno fueron referenciadas con el difícil contexto histórico, en la relación institucional con el gobierno nacional y en la doctrina de la Renovación que considera a la familia misionera como sujeto histórico. Una clase de cómo gobernar en tiempo de crisis

Posadas (Martes, 1° de Mayo) Al dejar inaugurado el período de sesiones ordinarias del parlamento misionero, el gobernador Hugo Passalacqua dejó bien comprensible la naturaleza de la excelente relación institucional que mantiene con la Casa Rosada. Consideró que en tiempo de crisis la necesidad de buscar consensos más allá de las ideologías es la forma de tratar de dar respuestas concretas a las demandas de la gente. Pero al mismo tiempo revela que dialogar no es ceder las convicciones: “desde la Renovación siempre mantendremos el rumbo que marca la gente. Es el pueblo el que manda”, aclaró. Antes de entrar en el informe de las acciones de gobierno, abundó en la naturaleza de la relación con Mauricio Macri y el gobierno nacional al afirmar que los consensos son posibles por el desenvolvimiento del proceso democrático iniciado en 1983. Habla así de un anclaje histórico de los gobiernos nacional y provincial.
Precisamente ese abordaje de la realidad inscrita en la Historia es toda una caracterización que lo diferencia del ahistoricismo del neoliberalismo. Passalacqua distingue al protagonista de su gobierno cuando habla del “sujeto histórico: “a la querida militancia política que siempre viene a compartir esta fiesta de la democracia, y en especial a toda la familia misionera, autentico sujeto histórico de nuestro trabajo”. Estableció así un claro esquema conceptual referencial operativo más allá de las ideologías: la cercanía con la gente; el misionerismo en todos sus factores y la gente como sujeto histórico.
Definió así el rumbo de su gobierno al ratificar la doctrina de la Renovación que a diferencia de otros movimientos populares no se estructura sobre las organizaciones estamentales sino en la cercanía, en el cara a acara con la gente y en las rupturas con la lógica del pasado.
Para el Gobernador, ese marco de referencia que es la gente obliga a evaluar la gestión por los resultados. En 46 páginas hizo el resumen de las acciones que encuadró en el contexto de crisis. “Hacemos lo que podemos”, subrayó, “a veces el contexto no permite hacer todo lo que queremos”. Pero subraya que las condicionalidades tratan de ser superadas con el trabajo de todos los días, hombro a hombro con la gente y el trabajo conjunto con el gobierno nacional.
Como decía Ezequiel Martínez Estrada: “vivimos en lo posible de lo que puede llegar a ser”.
Ver Discurso 1º de mayo de 2018

Anuncios