Radicales porteños y de Buenos Aires se expresaron esta semana en contra de las políticas de Macri. Sostienen que son incompatibles con la doctrina del partido y que las justificaciones para conformar la alianza en 2015 ya no se dan en este momento. Así como se diferenciaron del “relato” del kirchnerismo dicen que “el marketing” de este Gobierno no alcanza. Ricardo Alfonsín pasó a la acción y creó el Espacio de Pensamiento Alfonsinista y piensa en un Comité Nacional paralelo.

Posadas (Viernes, 10 de agosto) Militantes misioneros que expresan al radicalismo tanto al interior de la UCR como en otras organizaciones en la diáspora, participaron anoche de la presentación del Espacio de Pensamiento Alfonsinista en un encuentro en el que Ricardo Alfonsín preanunció rupturas con Cambiemos. “Quizás en algún momento tengamos que tomar decisiones difíciles, pero extraordinarias”, dijo al cerrar la reunión con dirigentes de todo el país y de los 135 municipios bonaereneses.
La “rebelión” que subyace en la creación del espacio alfonsinista, tiene vasos comunicantes con un documento firmado por dirigentes porteños que se oponen a la conformación de Cambiemos en el distrito como hubo de anunciarse hace apenas una semana.
El tono crítico del documento es mucho más fuerte aún de lo que se escucha en las oposiciones con representación parlamentaria. Vemos:
Diferencias de fondo y forma con el PRO
El documnto expresa textualmente: “Los abajo firmantes, afiliados o lo UCR, manifestamos expresamente nuestra oposición o lo constitución de lo alianza Cambiemos en lo Ciudad de Buenos Aires suscripto el 2 de agosto, paro participar en los elecciones del próximo año.
“En el 201 7 conformamos Evolución, un espacio político liderado por lo UCR y representado por Martín Lousteau, que reflejaba fielmente nuestro pensamiento político y exponía con claridad las diferencias de forma y de fondo que tenemos con el PRO.
“Las justificaciones para lo alianza Cambiemos concretada en el 2015, relacionadas con los amenazas a las instituciones de la República y del rumbo general que había tomado el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, no se dan en este momento. Además, este acuerdo adolece del mismo problema que aquel: es una alianza puramente electoralista, donde no se pactó ninguna política de Estado ni se contemplan formas para elaborar propuestas que resuelvan los problemas que aquejan o los argentinos.
“La experiencia de dos años y medio de Macri acreditaron la nula participación de la UCR en la toma de decisiones políticos y muchos de sus medidas de gobierno demostraron la incompatibilidad con nuestra concepción política. La designación de Ministros de la Corte por decreto, la política minera llevada adelante, las modificaciones a las leyes previsionales, los despidos y el recorte de derechos laborales a los trabajadores, el techo a las paritarias, los tarifazos en los servicios públicos, el multimillonario endeudamiento externo y el acuerdo con el FMI, la tremenda especulación financiera, lo eliminación de las retenciones a los agroexportadores, lo reducción de los asignaciones familiares y el involucramiento de los FFAA en cuestiones de seguridad interior, son solo algunos ejemplos. En la Ciudad de Buenos Aires, además, sufrimos la deserción del Estado en Educación.
“Por todo lo dicho entendemos que el acuerdo celebrado conspira contra la orientación doctrinaria y los principios de la UCR que ha permitido sostener la esperanza del pueblo cuando se vivieron tiempos de oscuridad o cuando “el relato o el marketing no alcanzan”.
Crean el Espacio de Pensamiento Alfonsinista
En el sitio Infocielo, se informó anoche que “Alfonsín se le plantó a la conducción de la UCR y lanzó el Espacio de Pensamiento Alfonsinista”.
Expresa la crónica: que el ex candidato a presidente se reunió con más de 400 dirigentes de todo el país y referentes de los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires. Se adelanta que si bien por el momento el espacio trabajará dentro de los límites bonaerenses, los organizadores del acto adelantaron que se avecinan actividades en pos de realizar un lanzamiento a nivel nacional que incluirá a militantes de todo el país.
Tal como lo hubo de señalar en su paso por Posadas el mes pasado, en su discurso, Ricardo Alfonsín sostuvo que “nunca el radicalismo, ni siquiera con las propias gestiones radicales, había sido tan acrítico con un gobierno, como lo es con el PRO”. El dirigente radical pidió “llamar a las cosas por su nombre” recordó que “el país no lo gobierna Cambiemos, lo dijo el propio Macri, y menos el radicalismo; lo gobierna el PRO”. Volvió a criticar a la conducción de la UCR ya que “hizo todo lo contrario a lo que prometió que iba a hacer antes de conformar Cambiemos y acompañó decisiones equivocadas del PRO y no aprovechó los recursos partidarios para evitar errores o tratar de influir en el rumbo de la gestión. Estos comportamientos los termina sufriendo la sociedad”, señaló Alfonsín y puso como ejemplo “la indiferencia con la que la UCR asistió a la creciente penetración de las corporaciones económicas en la maquinaria estatal”. Pero, “no le reprocho nada al Pro”, dijo y continuó: “Porque ellos creen en la idea de que lo que es bueno para las corporaciones, es necesariamente bueno para el país. Pero los radicales, no pensamos así. Sin embargo callamos”.
Y fue lapidario al agregar que “si el partido no hubiera callado, seguramente muchos problemas – inflación, baja de actividad económica, aumento de los déficits fiscal y comercial, altos niveles de pobreza y desempleo podrían haberse evitado. Pero eso no ha ocurrido, incluso algunas cosas han empeorado”, sostuvo Alfonsín y dirigió un párrafo a quienes consideran que su discurso era funcional al Kirchnerismo y sostuvo: “Nos decían que nuestras críticas eran funcionales al regreso del populismo. En realidad los errores y el seguidismo son funcionales al regreso del populismo. Parece mentira que no lo adviertan”.
Finalmente Alfonsín sostuvo que el Espacio de Pensamiento Alfonsinista debía proponerse, “una militancia intensa e imparable, por aire mar y tierra”, e instó a los dirigentes presentes a “darse una organización que permita ser eficaces en la acción, con el fin de traducir nuestro ideario en programas, iniciativas y propuestas, y ser promotores del dialogo y los acuerdos entre las fuerzas políticas”. También pidió “apoyar a la Convención Nacional de la UCR, militar en la sociedad civil, jerarquizar los distritos como terrenos de operaciones para la difusión de una radicalismo diferente”.
Comité Nacional paralelo
Tiempo Argentino también se hizo eco de la reunión en una nota titulada: “Alfonsín presentó su nuevo espacio: “Necesitamos que la sociedad sepa que no todo el radicalismo comparte lo que hace el gobierno”. Para el semanario durante el lanzamiento se dejó claro que no se trata de una vertiente interna del radicalismo. Esta ambigüedad, lejos de intentar suavizar los objetivos de la agrupación, fue planteada para presentarlo como un espacio dispuesto a sumar sectores que no vengan del riñón del partido centenario. “Quizás en algún momento tengamos que tomar decisiones difíciles, pero extraordinarias”, dijo Alfonsín en ese sentido. La frase dejó latente una posible “rebelión” o “ruptura” con la conducción formal de la UCR y con el PRO. “Tenemos que crear un Comité Nacional paralelo. Necesitamos que la sociedad sepa que no todo el radicalismo comparte las cosas que se están haciendo en el país”, dijo el hijo del ex presidente en otro de los pasajes de su intervención.

Anuncios