La Política misionera vuelve a dar una respuesta de vanguardia con la creación de un Programa especial para alumnos “superdotados” para cualquier disciplina, científica o artística. Ayer tuvo dictamen de las comisiones de Educación y Presupuesto un proyecto elaborado por Trabajo y Progreso que además crea la Beca Ideamis. Un Estado presente no puede desatender la realidad de alumnos que en relación a los parámetros de medición estandarizados, presentan aptitudes excepcionales. Tampoco una sociedad puede desaprovecharlos.

Posadas (Jueves, 4 de septiembre) Tuvo dictamen ayer el proyecto de ley que crea un Programa Provincial para el Desarrollo Educativo Integral de Alumnos con Capacidades o Talentos Especiales. La iniciativa de los diputados de Trabajo y Progreso, Víctor Kreimer y Claudio Wipplinger, fue trabajada desde hace dos años en la comisión de Educación. Apunta a cuidar a los alumnos que, en relación a los parámetros de medición estandarizados, presentan aptitudes excepcionales en el área intelectual, psicofísica o artística. Los niños y jóvenes diagnosticados como dotados y talentosos “necesitan una atención diferenciada, son personas especiales y tienen necesidades especiales”, fundamentan. Y es cierto que estos “niños brillantes o superdotados” no tienen contención en los espacios tradicionales de las escuelas donde la enseñanza responde a un modelo estandarizado. Es habitual de que se aburran, no se adapten o muestren comportamientos fuera de lo común hasta que el medio logra disciplinarlo pero a costa de su talento. El diputado Kreimer lo dice en los fundamentos de la ley cuando admite que “lamentablemente hoy muchos niños y jóvenes misioneros no tienen acceso a las soluciones, a la atención especial que necesitan para poder desarrollarse plenamente, sea por falta de recursos económicos por carecer de alternativas educativas en las localidades donde viven, por diagnóstico inadecuado o por falta de capacitación docente”. Admite asimismo que “pedirles a estos niños y jóvenes que hagan exactamente lo mismo que los demás es pedirles que se sacrifiquen, se aburran, es condenarlos a esperar, a callar lo que saben porque aprendieron en forma autónoma antes de tiempo esperable. Al no ser atendidos corren muchos riesgos, entre ellos malograr su conducta como forma de llamar la atención, siendo incluso a veces medicados por “no seguir las pautas”, por no quedarse quietos o por no “respetar” las consignas. Incluso pueden llegar a desinteresarse de la propuesta académica, cayendo en el fracaso escolar”.
Es la realidad de pocos, pero dotados de talentos que un Estado presente no puede ignorar y una sociedad no debe malograr. Pero como no todos los “genios” pertenecen a clases con recursos económicos, la ley de Trabajo y Progreso crea también la Beca Ideamis, razón por la cual el dictamen de ayer tuvo el voto también de la comisión de Presupuesto.
En resumen la ley crea el Programa Provincial para el Desarrollo Educativo Integral de Alumnos con Capacidades o Talentos Especiales. Considera “alumnos con capacidades y talentos especiales, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que en relación a los parámetros de medición estandarizados presentan aptitudes excepcionales en el área intelectual, psicofísica o artística”. Está destinada a los establecimientos educativos dependientes del Consejo General de Educación y el Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, en todos los niveles y modalidades.
En el Artículo 4° establece los objetivos:
generar en el sistema educativo provincial, las condiciones que “permitan el desarrollo integral de alumnos con capacidades o talentos especiales;
promover la detección temprana de las capacidades o talentos especiales;
 facilitar el diagnóstico clínico a través de un Certificado Médico;
precisar la adaptación curricular necesaria para el alumno con capacidades o talentos especiales que permitan la educación inclusiva, con el apoyo de docentes integradores cuando fuera necesario;
establecer un sistema de actualización permanente y capacitación docente diseñados para la formación de profesionales de la educación, la psicología, la psicopedagogía, en la detección temprana y seguimiento del alumno;
impulsar campañas de concientización con el objeto de difundir las características de los alumnos con capacidades o talentos especiales a fin de brindar un abordaje integral en atención a las necesidades y requerimientos de cada caso en particular;
brindar apoyo, asistencia y orientación a los padres ante situaciones de conflicto que puedan presentarse en el ámbito escolar en relación con las capacidades y talentos especiales de sus hijos”.
La ley crea la Beca IDEAMis destinada a los alumnos de todos los niveles y modalidades del sistema educativo que reúnan las aptitudes establecidas en y justifiquen la necesidad de la ayuda económica y crea un registro de alumnos con capacidades o talentos especiales.
En los fundamentos del proyecto de Trabajo y Progreso se destaca que “muchas veces se ha destacado que la provincia de Misiones ha sido pionera en la generación de soluciones legislativas importantes respecto de cuestiones ambientales, relacionadas con la salud pública, etc., y en esta oportunidad nuevamente se nos presenta el desafío de generar, desde la Política, una respuesta de vanguardia para una necesidad importante, un salto de calidad en la formación de nuestros niños y jóvenes, permitiendo que todos los pequeños misioneros que cuentan con dotes y talentos especiales comiencen a transitar un camino de igualdad que tenga por horizonte su pleno desarrollo y felicidad”.

Anuncios