Los concejales de Posadas por la UCR Velázquez y Arjol condenaron explícitamente la actitud de los diputados que el lunes 10 se negaron a votar por Rovira como presidente de la Legislatura. Consideran que “no respetaron las mayorías configuradas por voto popular, ni la institucionalidad, ni los acuerdos políticos en función de la gobernabilidad”. Fonseca desnudó la actitud “anti” como posicionamiento: “nadie deja de ser diferente por votar a alguien”, subrayó. Antes, Falsone desde Eldorado rescató la consigna “el que gana gobierna y las minorías acompañan”. ¿Por qué el Comité Provincia no bajó mandato?

Posadas (Viernes, 14 de diciembre) Los concejales de Posadas por la UCR, Pablo Velázquez y Martín Arjol reprobaron públicamente la actitud fundamentalista de los diputados de su partido que el lunes 10 se negaron a seguir las normas de la institucionalidad y la convivencia republicana para votar en contra de Carlos Rovira en la Presidencia de la Cámara de Representantes.  El vacío doctrinario de la actitud “anti” de los diputados quedó al desnudo cuando a lo largo y ancho del territorio provincial, en los Concejos Deliberantes se acompañó con el voto al candidato de la mayoría que además está en la línea de sucesión del intendente.

Ese mismo día a la tarde, el concejal de Eldorado, que porta un apellido ilustre en el radicalismo de la provincia, Héctor Falsone, destacó que “soy de los que creen que los que ganan conducen y quienes tienen la minoría acompañan”.

Velázquez: respeto a la institucionalidad

Velázquez, el domingo después de las reuniones realizadas al interior del partido, colgó en el Facebook. Como buen periodista que es, redactó una nota que tituló: “Hay que sostener la gobernabilidad y respetar las instituciones” y pidió que se difunda.  Dice textualmente:

“El proyecto político de Cambiemos llegó para eso. No vinimos a pelearnos por el poder, vinimos para poner la política al servicio de la gente. Al menos yo.

“Estamos frente a un importante acontecimiento institucional en los cuerpos legislativos, este 10 de diciembre es el recambio de autoridades. Por eso es oportuno recordar que solo el diálogo maduro y democrático nos va a llevar a buen puerto.

“Hace poco, ante los recientes sucesos en algunos municipios, manifesté mi indignación y preocupación por las actitudes poco democráticas de gran parte del poder. Sin dudas estas cosas son las que dañan la institucionalidad en la provincia. Ahora nos toca a nosotros demostrar para qué estamos.

“La sociedad nos observa. Está en nosotros decidir qué vamos a mostrar. Podemos quedar atrapados en peleas inútiles por cargos y roscas políticas o podemos seguir construyendo una verdadera institucionalidad. Creo que es nuestra obligación política respetar la institucionalidad y reclamar cuando alguien no lo hace. Lo venimos haciendo y debemos continuar. Insisto, llegamos para eso.

“Este año de trabajo en el Concejo de Posadas es un ejemplo. Pudimos construir entre todos. El diálogo maduro y respetuoso entre oficialismo y oposición es el camino.

“Respetemos las mayorías y votemos en consecuencia, porque cuando lleguemos al poder exigiremos lo mismo, madurez. Justamente, serán las elecciones del 2019 una gran oportunidad para el cambio, para que tengamos otras autoridades a través del voto popular.

“Es un llamado de atención a toda la dirigencia, especialmente a Cambiemos y a los partidos que lo integramos. Porque lo más importante no son los cargos, sino poner la política al servicio de las personas.”

Fonseca: “Nadie deja de ser diferente por votar a alguien”

Antes de Velázquez, el viernes 7, anticipándose a la actitud anti-republicana de los diputados de su partido, el presidente del comité de la UCR, Francisco Fonseca, salió también públicamente a reconocer  la legitimidad que tiene Carlos Rovira para presidir la Cámara de Representantes no sólo por los votos del bloque mayoritario sino fundamentalmente por el apoyo popular que ha ganado año tras año. Reflexionó también sobre el comportamiento del bloque, obsesionado en un anti-rovirismo tardío como conducta casi adolescente de  rebelión para afirmar la propia identidad. “Nadie deja de ser diferente por votar a alguien”, subrayó Fonseca en directa alusión a la confusión que existe al interior del partido que a fuerza de interpelar a sus afiliados y adherentes desde posiciones ambiguas doctrinariamente, se aferra a la construcción mediática de demonios para ganar un lugar en el imaginario colectivo. Desde que perdieron la Gobernación, primero demonizaron a Puerta, Menem y Macri, después a Rovira y los K.

Arjol: “algunos no entienden”

Recién ayer jueves Arjol salió a diferenciarse porque se le complica el diálogo en el Concejo aunque hayan votado con el bloque siguiendo el protocolo de las instituciones republicanas, sobre todo en regímenes presidencialistas como el argentino que se conformó también las provincias y los municipios de Misiones.

En horas de la mañana estuvo en dos programas de Canal 4 de Posadas. A su estilo, se pronunció también categóricamente. “Es necesario respetar las mayorías que se configuren en base al voto popular, a pesar de las diferencias con el presidente de la legislatura misionera. “Hay necesidades superiores. Además, el gobierno provincial acompaña al gobierno nacional del que soy parte”, subrayó para destacar que los diputados y senadores de la Renovación en el Congreso de la Nación votan por el candidato de la Casa Rosada. “Hay momentos que implican responsabilidad y madurez de todos los dirigentes, y no poner alegaciones de índole personal. Debemos destinar los esfuerzos a marcar diferencias con quienes anteponen su idea a la de Cambiemos. Algunos no la entienden y anteponen intereses personales”, reflexionó en los dos programas en lo que estuvo.

Trató de poner distancias también de la toma de decisiones de los diputados y la dirigencia tradicional del partido que gira en torno a la preservación de espacios internos. Dijo al respecto que “la gente en lo cotidiano tiene cientos de problemas y a veces la política va por otro carril”.

Fonseca, Arjol y el Comité Provincia

Pero hay un dato que pone en cuestión al menos la disociación que existe entre las palabras de Fonseca y Arjol con el comportamiento orgánico del partido. Fonseca es presidente del Comité central provincial y admitió que no bajaría mandato cuando a tres días del día D las reuniones y conciliábulos internos adquirían matices anárquicos.

¿Por qué no hubo mandato cuando es la orgánica desde 2007? Es lo que no puede responder Fonseca. Tampoco Arjol que había sido proclamado por la Junta Electoral como el nuevo presidente y es un secreto a voces que si bien esa proclama fue anulada por la Justicia Electoral Federal el grupo de directivos que maneja la UCR Misiones ya lo da como referente. ¿Por qué Arjol no bajó línea antes del lunes? Es lo que no puede responder Arjol que en las entrevistas por Canal 4 lleva el discurso a cuestionar la ley de lemas, otra obsesión con la que tratan de explicar lo inexplicable.