El candidato del Partido Libertario, José Luis Espert, vinculó la crisis y la asfixia de las economías regionales a la mala praxis económica que son las que generan las devaluaciones, que se usan para recaudar y dejar después que el tipo de cambio quede retrasado. Sus propuestas que reivindican el liberalismo cuestionan las políticas tanto de Macri como de CFK. Su oferta electoral se ubica así fuera de la polarización inducida y también de las prácticas electorales que ocultan más de lo que muestran.

Eldorado (Miércoles, 26 de diciembre) El candidato a presidente por el Partido Libertario, José Luis Espert sostuvo hoy que las economías regionales son el “pato de la boda” de las malas praxis económicas que determinan devaluaciones y después retrasos del tipo de cambio. El reconocido economista que rescata, digamos la utopía liberal como filosofía política y económica bien diferenciada, por supuesto de las posiciones intervencionistas de los gobiernos populares, pero también de los que se dicen liberales como Martínez de Hoz o Cavallo.
Decidido en su postulación a la Presidencia, se posiciona como oferta electoral desde una apelación a la razón con lo que se diferencia también de los políticos tradicionales. Sus propuestas, que pueden estar resumidas en su libro “La Argentina Devorada” y en su reivindicación de la Generación del 80, son un claro marco de referencia que encuadran sus respuestas en las entrevistas. En declaraciones formuladas a Alejandro Spivak, para Radio Spika y misionesplural, Espert se sitúa fuera de la grieta y se puede sostener, sin temor a equivocarse que considera que los gobiernos tanto de Macri y por supuesto de CFK, son populistas y están en la vereda de enfrente: la de un Estado prebendario.
La entrevista:

Todas las economías regionales; principalmente la de Misiones que tiene un 90 por ciento de frontera con Brasil y Paraguay necesitan un valor de la divisa alto. ¿Por qué después de las devaluaciones que se producen al poco tiempo vuelve a quedar retrasado el tipo de cambio?
“Dos de los argumentos más importantes son: Las devaluaciones en la Argentina suceden después de una gran crisis que es precedida por mala praxis económica como lo fue, hasta ahora el gobierno del presidente Macri. Por lo tanto, no es una suba del dólar que tenga que ver con una necesidad en la economía, sino que es como consecuencia de una crisis; desaparece la crisis y volvemos nuevamente al dólar barato. La segunda razón es que en general en la argentina las devaluaciones se las usa para recaudar; entonces se ponen retenciones y se suben los reintegros y, por tal motivo las economías regionales terminan siendo el pato de la boda. También es cierto que desde 1983 venimos votando y podríamos elegir otra cosa. Cuanto más dependientes sean las economías regionales, más caudillos populistas votan y, para una economía regional un caudillo populista es un veneno porque lo que hace es engrosar el Estado y, obviamente la economía privada lo sufre como loca”.

Casi todas las industrias (madereros, calzados, textil; tealeros, entre otros) la están pasando mal. Concretamente: ¿Qué se debería hacer para revertir la situación?
“Si la Argentina sigue repitiéndose como lo viene haciendo desde hace siete décadas obviamente que no habrá mejoras. Venimos hablando de devaluación; inflación; ajuste. El hecho de que hablamos siempre de estas cosas es que no paramos de hacer siempre lo mismo; por eso se debe hacer un cambio rotundo beneficioso para todas las economías regionales”

Insisto. ¿Cuál es ese cambio rotundo?
“Para las economías regionales lo mejor es una economía abierta al mundo y para poder venderle al mundo y no fundirse se debe tener bajos impuestos. Para lograrlo se debe tener un Estado más chico y otro sindicalismo. Esto es lo que defenderá mi frente electoral. Vamos a intentar ponerle un freno a la decadencia argentina. Si no cambiamos la Argentina se repetirá y seguiremos con altos niveles de pobreza; indigencia y drogas cuyos índices en la actualidad son históricos”.

¿El Estado debería regular la importación?
“No. Se debe proteger a los sectores que producen para exportarle al mundo. No hay que hacer nada contra la importación. Hace un siglo que estamos tratando que no entre ni siquiera un clavo. La enfermedad que tiene la Argentina contra la importación es la clave de por qué la Argentina es un país decadente. Insisto para progresar y no ser un país miserable como lo somos debemos abrirnos al mundo; de manera piola no como lo hicieron; por ejemplo; el ex ministro Alfredo Martínez de Hoz (década del ´70) o Carlos Saúl Menem (Década del ´90). Se debe tener un Estado con bajos impuestos para que las empresas puedan competir y debe tener costos laborales razonables para que también puedan competir. No se puede abrir una economía sino se hacen cosas en simultáneo, sino se tiene claro que se debe hacer”.

El tema inflacionario es un problema político o económico o un conjunto de las dos cosas. Porqué por ejemplo hacia fines de los ´80 y principios de los ´90 Israel tuvo una hiperinflación que llegó a ubicarse en hasta un 400 por ciento anual. De pronto se unieron los políticos y en menos de una década solucionaron el problema…
“En un combo de ambas cosas. Se debe tener un programa económico muy creíble con emisión cero. El problema es que por más que este gobierno nacional haya prometido emisión cero nadie le cree y, por tal motivo la inflación bajó muy poco”.

No hay Estado nacional o provincial que pueda vivir sin cobrar impuestos. ¿Cuáles son para usted los impuestos distorsivos y cuáles no?
“En cierto no puede haber Estado sin cobro de impuestos. El problema en la Argentina es que es tan grande el Estado que el privado se está fundiendo pagando impuestos. Por otro lado; cuando discutimos Estado debemos discutir muy bien cuáles son las funciones del Estado y que tamaño del Estado debemos tener. El tamaño del Estado debe estar acorde, en primer lugar; con los ingresos que la gente tiene para pagar impuestos y luego se debe definir muy bien qué funciones debe prestar el Estado”.

Lo saco de su rol de economista y le pregunto cómo pre candidato a presidente. ¿Qué funciones debe cumplir el Estado?
“Defensa; seguridad; justicia; diplomacia y un servicio transitorio para aquellos que quedaron fuera de la competencia del mercado. Éstas no son abstracciones teóricas son cosas que otros países cercanos a nosotros han hecho y les ha ido bárbaro; como por ejemplo Chile; Perú; Paraguay. En cambio; la Argentina no sé porque designio no puede hacer otra cosa que esta enfermedad que se llama modelo populista”

Usted anunció su precandidatura a presidente por el partido Libertario. ¿Cómo sostiene una candidatura sin una estructura partidaria?
“Yo tengo un partido que está trabajando en generar un frente electoral”.

En Misiones, ¿tiene referentes?
“Todavía estamos en el armado”.

Anuncios