La constitución del Observatorio de Gestión de Servicios Públicos de Transporte, Energía Eléctrica, Aguas y Saneamiento cobre una especial significación en un contexto, enrarecido por las insuficiencias estructurales que se hacen sentir en los veranos y agravado por la eliminación de los subsidios nacionales. Es un puente entre las instituciones, las empresas y la sociedad civil.

Posadas (Viernes, 4 de enero) Se constituyó ayer formalmente el Observatorio de Gestión de Servicios Públicos de Transporte, Energía Eléctrica, Aguas y Saneamiento. Tiene el objetivo de actuar de puente entre los vecinos, las empresas y las instituciones, para darle un marco a los reclamos por esos servicios  esenciales de abastecimiento para una vida saludable en cualquier centro urbano.
Según el informe de la Defensoría del Pueblo, la asamblea de inauguración contó con una amplia convocatoria de vecinos provenientes de esta Capital y Garupá, al punto de que hubo más de 20 barrios representados. Participaron el defensor del Pueblo, Alberto Penayo, la ministra de Derechos Humanos Lilia Marchesini, el Coordinador de Aguas y Tierras de la Municipalidad de Posadas, Jorge Atencio y funcionarios de Garupá.
La constitución del Observatorio tiene un contexto marcado por la paralización de obras que estaban incluidas en esa entelequia que es el Plan Belgrano que agravó las insuficiencias estructurales del abastecimiento de los servicios públicos básicos como el agua potable. En los últimos días del año y ya en pleno verano, se hizo sentir sobre todo en la zona sur de Posadas y en Garupá. Los vecinos se movilizaron en un contexto enrarecido además por la caída de subsidios nacionales a las tarifas que tiene también a la gente en las calles.
El Observatorio, cobra así una especial significación como puente entre las instituciones y la sociedad civil.
“La gente está muy mal”
Revela la Defensoría que ciudadanos de los barrios posadeños Ñu Porá, Las Lomas y Sol de Misiones, hicieron un llamado de atención “la gente está muy mal. Que se entienda, necesitamos ayuda urgente. 18 días, un mes, dos meses algunos, que estamos sin agua. Y somos seres humanos, necesitamos agua. Queremos bañarnos, lavar ropa, cocinar. Tenemos niños… Queremos una solución definitiva”.
La situación de emergencia se agudiza, y la tensión aflora cada vez que la boleta llega a los hogares “tenemos consumos de 50, 70 mililitros… ¿cómo es posible? Si nunca tenemos agua, pero debemos pagar igual”.
Otros vecinos, de la localidad de Garupá, comentaron que es común ver que algunos tienen agua y otros no, dentro del mismo barrio y aseguraron que SAMSA corta por sectores porque no da abasto. “Muchas veces cortan todo el día y solo vuelve 2 horas, o si vuelve sale con tan poca presión que no logra subir al tanque”. Además, señalaron que los que poseen el líquido vital, pierden agua a consecuencia de los caños rotos… y nadie hace nada. “Mientras, nosotros ni para tomar tenemos”.
Los servicios son derechos
Por su parte, la Ministra declaró “si bien es un servicio, estamos hablando de un derecho humano. Sin agua no vivimos. Estamos hablando de algo que excede a una empresa o a un convenio de concesión” y agregó “no tener agua es abandono de persona, sobre eso debemos trabajar. Es importante solucionar en la inmediatez y en paralelo generar otras soluciones. Reparar bombas, realizar otra conexión, etcétera”.
El defensor Penayo manifestó que el Observatorio es un mecanismo a disposición de las personas “es importante darle un marco al reclamo del agua. El Observatorio es eso, una herramienta conformada por todos los actores y empoderada por cada vecino. Se pone a disposición de todos los ciudadanos que quieran sumarse, pero hay que desandar este proceso”. “Vamos a hacer lo imposible desde las instituciones presentes para obtener una solución al problema del agua, y otros” concluyó.
Gervasoni y un “by pass”
En paralelo a la inauguración del Observatorio, el Diputado Provincial Roque Gervasoni se reunió con funcionarios de EPRAC, IMAS y SAMSA para tratar el tema en cuestión, y como respuesta las empresas se comprometieron a subsanar en el plazo de 10 días la problemática del agua en las localidades de Posadas y Garupá.
En la reunión de perfil técnico, se propuso realizar un “by pass” que solucionaría la problemática de la falta de agua por las constantes averías en el acueducto del sur que dejó sin la provisión del servicio a esa zona en los últimos días. Explicó Gervasoni que es idea es dar soluciones que sean superadoras. En esa reunión donde estuvo el gerente General de Samsa, Chrisitna Hillbert, el responsable del Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (IMAS) Joaquín Sánchez, el presidente del Ente Provincial Regulador de Agua y Cloacas (EPRAC), José Guccione, además de técnicos de Samsa y el EPRAC, “surgió una idea de articular un ´by pass´ para la zona de Miguel Lanús y Garupá que alimenta también la zona sur, lo que sería una alternativa muy buena”.
Para Gervasoni, “sería una obra rápida sin tener que esperar el Plan Belgrano que ya avisaron que no va a llegar. Consultaron sobre el Plan Belgrano Segunda Etapa, recién se hizo la primera etapa acá, que es de Cristina (Fernández) no de Mauricio (Macri)”. Preciso que el lunes se estaría comenzando la obra que puede demandar entre 10 a 15 días para que el acueducto que “está ahora cortado, no está terminado tenga un by pass y tenga ahí una inyección fuerte de agua”, explicando que Energía de Misiones ya proveyó una sub estación de 750 Kva y “habilito una doble terna para Garupá, hay energía suficiente para el bombeo no sería problema en este momento con ese ´by pass´ se termina el problema que estamos teniendo en todos lados”.
Sostuvo el legislador que mientras se realizan los trabajos del “by pass” que es una alternativa muy buena, “hay que aguantar estos 10, 15 días y hay que llevarle agua a la gente con camiones, hay que buscarle una salida, un plan de contingencia llevando agua a la gente”, para resaltar la acción de los bomberos que “están llevando de dos a cuatro cargas por día a distintos lugares, hay que llevar agua, llevar agua hasta el cansancio”.
Guccione, sin luz no hay agua
Por su parte Guccione explicó que el problema de la planta de Garupá está ligado a las plantas de Miguel Lanús y de Don Santiago, ya que al tratarse de una red, ninguna de esas plantas puede proveer agua si no hay energía eléctrica. Agregó que la planta de agua de Garupá “toma el agua del arroyo Garupá, proveyendo así a toda la zona centro del municipio. Eso trajo aparejado muchas horas sin suministro de agua a un barrio tan importante y es por eso que los vecinos salieron a reclamar mediante corte de ruta”.
Además, en la zona de Garupá aún no se realizaron las perforaciones descentralizadas. “Esas zonas descentralizadas que estaban cerca de la red de Samsa, se conectaron a la red central y dejaron de hacer funcionar las perforaciones”, remarcó Guccione, y eso trajo aparejado que en los casos de barrios como el Horacio Quiroga, Santa Clara y Piedras Blancas, que tienen provisión con sistema de bombeo, no estuvieran funcionando correctamente los suministros de agua.
Firma de Convenio Interinstitucional
El Observatorio fue creado en el marco de un Convenio Interinstitucional que fue firmado entre el Ministerio de Derechos Humanos, la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Posadas y el Diputado Provincial Roque Gervasoni, a fin de trabajar en conjunto sobre las distintas problemáticas que tiene la sociedad.
Cabe señalar, que a partir del rubricado del mismo la Defensoría podrá acompañar el reclamo incluso de aquellos solicitantes que provienen de otros municipios, siempre y cuando hayan planteado la situación ante el Ministerio de Derechos Humanos primero y dentro del marco del convenio.

observatorio