“No especulemos más, Mauricio Macri es el candidato a presidente por Cambiemos”, sostuvo ayer Humberto Schiavoni. Como presidente nacional del Pro despejó todas las dudas que se han instalados en los medios con la ayuda de los partícipes necesarios que son los encuestadores. Su afirmación está relacionada con la determinación de ratificar el rumbo económico y profundizar el modelo y ordenar las variables macroeconómicas. Respaldó los tarifazos y responsabilizó al gobierno anterior

Puerto Iguazú (Enviado Especial. Alejandro Spivak) No especulemos más, Mauricio Macri es el candidato a presidente por Cambiemos, sostuvo ayer Humberto Schiavoni. Como presidente nacional del Pro despejó todas las dudas que se han instalados en los medios con la ayuda de los partícipes necesarios que son los encuestadores. No descartó  que Cornejo pueda ser el compañero de fórmula, pero siempre que la UCR lo decida, y reveló que todos los representantes de Cambiemos en los Ejecutivos van por la reelección.
Aunque no lo dice abiertamente, la reelección de Macri está asociada a la necesidad de respaldar el rumbo económico y Schiavoni lo afirma sin eufemismos. Sostiene también la necesidad de profundizar el modelo para ordenar las variables macroeconómicas como requisito ineludible para salir de la recesión y afianzar las transformaciones. Sin dudar explica también como impostergable el sinceramiento de las tarifas de los servicios públicos, que vincula a los atrasos heredados y que generaron desinversiones. “Se debe entender que las tarifas se tienen que acomodar al ritmo de la inflación; porque son el costo de producción de los servicios. Ya vimos lo que sucedió en otros gobiernos cuando las tarifas no se actualizaban: servicios deplorables. Reconozco que son costos importantes, pero son los costos que debemos asumir los argentinos para sincerar los números y comenzar a pagar lo que cuesta un servicio”
Entre los sinceramientos de los que habla incluye las transferencias a las provincias para que se hagan cargo de las cuestiones propias no delegadas, como el trasporte, la salud y la educación. “Debo aclarar que la Nación no tiene la obligación de subsidiar tarifas –enfatizó- Habían sido asumidos por la Nación; porque la Nación en el gobierno anterior había retenido fondos que les correspondía a las provincias. Este gobierno nacional le fue devolviendo fondos que eran potestad de las provincias y, es obvio que en ese contexto es lógico que las provincias se hagan cargo de estas cosas. Ni el transporte; ni la salud y ni la educación son competencia de la Nación. Anteriormente el gobierno kirchnerista manejaba el dinero de las provincias y lo entregaba discrecionalmente. Hoy las provincias manejan su propio dinero; la mayoría pudieron equilibrar sus cuentas; Misiones es una de esas provincias que equilibró sus cuentas y es lógico que asuman estos compromisos”.
Schiavoni interrumpió su breve descanso en esta ciudad para recibir a nuestro colaborador que también es corresponsal de Ámbito Financiero.

“Mauricio Macri será nuestro candidato a Presidente este año”

-¿Es Mauricio Macri el candidato a presidente?
-No especulemos más. Es naturalmente Mauricio Macri el candidato a presidente. De eso no hay duda alguna. Esto lo vengo sosteniendo hace un año.

-Insisto y le re pregunto porque muchos hablan de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires como candidato a presidenta y la ministra Desarrollo Social de la Nación Carolina Stanley como candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires…
-Le reconfirmó. Mauricio Macri será nuestro candidato a presidente este año. En tanto que Horacio Rodríguez Larreta será candidato a jefe de Gobierno porteño; Eugenia Vidal irá por un segundo mandato en provincia de Buenos Aires al igual que Gerardo Morales en Jujuy. Lástima que el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo no puede ir por un nuevo mandato porque la Constitución provincial de esa provincia se lo impide”.

-Me anticipó el nombre del candidato a vicepresidente. ¿Será el radical Alfredo Conejo?
-No está definido. Cornejo es el presidente nacional de la UCR. El radicalismo tiene su propia dinámica; debemos ser respetuoso de eso y de sus propios tiempos. Como presidente nacional del Pro no escuché definición alguna sobre el candidato a vicepresidente.

-Como presidente nacional del Pro. ¿Cuál es su visión de como está hoy económicamente la Argentina?
-La Argentina tuvo un 2018 muy duro. Tuvimos que enfrentar situaciones; algunas que vinieron del exterior, como la suba de las tasas en los Estados Unidos y otras internas como la sequía que hizo que mucho dinero que vino del exterior hacia los países emergentes como el nuestro retornaran a los mayores rendimientos de los bonos del tesoro americano. Eso desplazó capitales; sacó dólares de nuestra economía; la sequía impidió ingresar dólares y tuvimos un incremento adicional que fue la suba del petróleo; y la Argentina, producto de las desinversiones energéticas de parte del anterior gobierno es un importador de petróleo. Esos factores se conjuraron para que se disparara el tipo de cambio que hizo que la economía perdiera su ancla ocasionando estas variables en la macroeconomía.

-Según su visión; en una economía endeble como la de Argentina; el coletazo fue muy duro ¿y por eso produjo que el gobierno nacional tenga que ir a pedir un salvataje al FMI?
-Por suerte la Argentina pudo cerrar un muy buen acuerdo con el FMI. No dependemos del mercado colocador y deuda. Vamos a tener un programa de financiamiento hasta marzo de 2020; el tipo de cambio se estabilizó y la economía se encarriló. Creo que están dadas las condiciones para que el 2019 sea un año de crecimiento con un tipo de cambio competitivo.

-Varios economistas aseguran que a la mayoría de las economías regionales la devaluación de marzo del año pasado les sirvió porque al aumentar el tipo de cambio les permitió volverse competitivos y salir a exportar. Pero al poco tiempo con las retenciones y la inflación ese tipo de cambio se licuó y, por consiguiente, las retrajo. ¿Cuál es su apreciación al respecto?
-El tipo de cambio tuvo una devaluación del 101 por ciento; mientras que la inflación de 2018 se ubicará en torno al 45 por ciento. En el caso, de Misiones, por ejemplo, mi provincia tiene una economía cuyos varios sectores fueron beneficiados hacia la exportación, como por ejemplo el té, el tabaco; parte de la industria de la madera; el turismo receptivo; el comercio fronterizo donde se revirtió el flujo de compradores; ya que vienen de Brasil y Paraguay a comprar a Misiones.

-Pero hay sectores que no la están pasando muy bien…
-Lo reconozco. Hay muchas industrias, sobre todo la del país central que tienen grandes pérdidas. Insisto creo que las condiciones nos permitirán ir retomando de a poco la senda del crecimiento.

-El gobierno nacional prevé una inflación para este año en torno al 25 por ciento. ¿Cree que logrará esa meta?
-Los números de noviembre nos marcaron una desaceleración de la inflación. Todavía no tenemos los de diciembre; pero creo que seguirán en esa tendencia y confío en que en 2019 seguiremos en ese rumbo. Es decir que si se profundiza el modelo estoy convencido que al cierre de 2019 estaremos en una inflación anual de entre el 20 y 25 por ciento.

-En Capital Federal y en importantes centros urbanos del país los ciudadanos salieron con las cacerolas en contra de loa tarifazos….
-Se debe entender que las tarifas se tienen que acomodar al ritmo de la inflación; porque son el costo de producción de los servicios. Ya vimos lo que sucedió en otros gobiernos cuando las tarifas no se actualizaban: servicios deplorables. Reconozco que son costos importantes, pero son los costos que debemos asumir los argentinos para sincerar los números y comenzar a pagar lo que cuesta un servicio.

-El Estado debe existir; eso no está en discusión y para ello se debe cobrar impuestos. Para usted. ¿Cuáles son los impuestos distorsivos que cobra el Estado y cuáles no?
-El IVA es un impuesto injusto porque lo pagamos todos. Yo creo que los impuestos deben pagarlos aquellos que ganan más; por eso creo que el impuesto a las ganancias es un buen impuesto. Ingresos brutos es otro impuesto distorsivo porque va en cascada, adiciona costos a medida que se van llevando adelante los procesos; por eso yo impulsaría como existe en Estado Unidos o Brasil; un impuesto a la venta.

-¿Se debe apuntar a una reforma impositiva?
-Esta es una materia pendiente que tiene la Argentina. Tenemos que tener un sistema más simplificado que tenga menos impacto en el consumo y progresivo; es decir que paguen aquellos que más tienen y que más ganan. La estabilización de las variables macroeconómicas nos dará un escenario que permitirá discutir estos temas. La reforma impositiva es otro de los temas pendiente como así también la reforma de coparticipación federal de impuestos que debería haberse tratado en 1996.

-En el caso específico de Misiones, su provincia. Está aguardando con ansias que se debata el tema de la coparticipación porque es una de las más perjudicadas a la hora del reparto. Percibe menos que otras provincias del Nordeste siendo la octava economía del país…
-Reconozco que Misiones es una de las provincias perjudicadas y que debe ser reparada.

-Muchas provincias se hicieron cargo de los subsidios nacionales destinados a la energía y al transporte…. ¿La Nación se desentendió de este tema y le pasó, como se dice vulgarmente el “fardo” a las provincias?
-Debo aclarar que la Nación no tiene la obligación de subsidiar tarifas. Habían sido asumidos por la Nación; porque la Nación en el gobierno anterior había retenido fondos que les correspondía a las provincias. Este gobierno nacional le fue devolviendo fondos que eran potestad de las provincias y, es obvio que en ese contexto es lógico que las provincias se hagan cargo de estas cosas. Ni el transporte; ni la salud y ni la educación son competencia de la Nación. Anteriormente el gobierno kirchnerista manejaba el dinero de las provincias y lo entregaba discrecionalmente. Hoy las provincias manejan su propio dinero; la mayoría pudieron equilibrar sus cuentas; Misiones es una de esas provincias que equilibró sus cuentas y es lógico que asuman estos compromisos.

-Hoy el país está en recesión. ¿Cómo se sale?
-Primero con un orden macroeconómico; porque con un dólar inestable nadie invierte y produce. Segundo debe bajar la inflación en los términos que mencioné. Tercero el Estado Nacional está desarrollando a través del ministerio de la Producción que comanda Dante Sica una batería de medidas de estímulo sobre todo destinadas a las Pymes que permitirán que las empresas produzcan e inviertan más.

-¿Se debe controlar la importación o debe estar abierta sin control del Estado?
-Es imposible cerrar las importaciones. Lo que sí se puede es que determinadas actividades que se consideren estratégicas; que dan mano de obra y que desarrollan a las economías regionales apoyarlas con innovación, tecnología y créditos especiales. Eso que lo que está poniendo en marcha el ministro Sica.

-Algunos dicen que el problema inflacionario en la Argentina es más político que económico. Muchos políticos de la oposición plantean que el presidente Mauricio Macri se encerró. Y reclaman que convoque a otros sectores. Es decir; un gobierno de unidad… ¿Usted qué opina?
-Todo es político y a la vez económico. La inflación es producto de varias causas, pero dos son fundamentales: La primera es el déficit fiscal, cuando se gasta más que lo que ingresa se debe salir a buscar recursos por afuera y se producen distorsiones artificiales y, lo segundo es cuando el aumento de la producción no acompaña el incremento de la demanda.

-En una entrevista que le hiciera y que publicara hace unos días en Ámbito el gobernador de Misiones ratificó que si bien es opositor al gobierno nacional su compromiso de darle gobernabilidad al presidente desde el bloque del Frente Renovador de la Concordia Social…
(Interrumpe). Muy bueno. Pero no es solamente el gobernador de Misiones Passalacqua, a quien respeto, todas las provincias gobernadas por la oposición tomaron la misma actitud. Recuerde que al segundo día de haber asumido el 10 de diciembre de 2015 Macri convocó a todos los gobernadores y les propuso un nuevo trato y ese trato era respetar las instituciones cada uno en su rol. Y Cambiemos tuvo, a excepción de dos provincias excelentes relaciones institucionales y, por consiguiente; se pudo avanzar en la aplicación de políticas públicas en todo el país resolviendo los problemas de la gente. Por lo tanto; la actitud que tiene la provincia de Misiones como la de otras provincias es correspondida por el gobierno nacional en el sentido del respeto institucional

Anuncios