Desde Unidad Ciudadana de Misiones se difundió una polémica en las redes que desarma con argumentos y datos oficiales la consigna “estamos pagando la fiesta kirchnerista” que ha instalado la propaganda del gobierno nacional para justificar los recortes de fondos a los sectores populares. La polemista, Lucrecia Arremolina demuestra que se trata de la distribución del ingreso. Con una pregunta aparentemente inocente desarticula la consigna: “¿a quién se está pagando cuando el gobierno anterior colocó a la Argentina dentro de los 5 países más desendeudados del planeta?”

Posadas (Lunes, 7 de enero) “Estamos pagando doce años de fiesta kirchnerista… Vivimos la resaca de la fiesta…” son consignas que ha instalado la oficina de propaganda del gobierno nacional para justificar la reducción del gasto público en subsidios al consumo y en programas de salud y educación.

El concepto ha calado hondo en las conciencias al punto de que los propios perjudicados o damnificados lo repiten como una verdad incuestionable. Pero es una falasia. Por empezar, el gobierno de Macri no redujo el gasto público ni los subsidios sino que cambió el destino de los beneficiarios con políticas regresivas en la distribución del ingreso.

En las redes electrónicas, que alguien bautizó “sociales” por la ilusión democrática de expresarse, un ejército de trolls está atento a cruzar cualquier reclamo por el aumento de tarifas, la caída del consumo y del salario o el aumento de la deuda externa con FMI incluido. Instruidos con el manual de estilo enseguida salen con eso de “estamos pagando la fiesta kirchnerista”.

Desde el sector de intelectuales que integran Unidad Ciudadana de Misiones, se difundió ayer la contestación que le da Lucrecia Arremolina a un señor que le expresa que todas las buenas medidas del gobierno anterior eran algo así como dádivas engañosas y que esa fiesta se terminó y ahora hay que pagarla.

Amorilla, vemos en su muro que es una activa participante en las redes abordando temas de fondo. Veamos la respuesta que fue reenviada a nuestra Redacción.

La respuesta. No hubo una fiesta fue justicia

“Entiendo tu punto. Eso es lo que dijeron los economistas neoliberales las 24 horas en tv, radio y diarios. Ahora yo te quiero hacer una muy respetuosa pregunta: ¿a quién hay que pagárselo? Porque cuando un país, para sostener su nivel de vida “mentiroso” pide miles de millones de dólares al exterior, tu afirmación es absolutamente cierta. ¿A quién le pidió miles de millones de dólares prestados el gobierno anterior? Si manejás nociones elementales de economía, sabrás muy bien que a nadie, de hecho puedo dejarte links aquí en donde los organismos más prestigiosos del mundo colocaron a Argentina dentro de los 5 países más desendeudados del planeta. ¿Entonces? ¿A quién se le pidió dinero para que los maestros cobraran con buenas paritarias, y un obrero ganara 500 dólares de salario mínimo, cuando en el 2003 ganaba solo 83? La respuesta es simple: si hubo una “fiesta” esa fiesta fue la de una mejor distribución de la riqueza entre empresarios multimillonarios, clase media y clases populares. Y esa mejor distribución implicaba que los más ricos multimillonarios, que son los que vivieron una fiesta eterna en este país a costa de negrear a las clases medias y altas, los ricos petroleros, sojeros, mineros, dejaran de comprarse 30 departamentos en New York por mes negreándote a vos (o tus parientes) y a mí, pagando salarios de miseria en el 2003 (salario mvm 89 U$S) para llegar en el 2014 casi a 550 U$S).

¿Que hubo emisión monetaria, para que las clases medias y populares pudieran consumir? claro que sí. Y eso generó inflación. Hacía que si yo tenía 200 mil pesos de ganancias mensuales gracias a mi negocio, en realidad con una inflación del 1,5 mensual (dato de IPC congreso de Bulrrich y Carrió en 2015) en realidad yo ganara en realidad 193 mil, y consumía y compraba al resto, daba trabajo, y el país no tenía desocupación y tenía buen nivel de vida. Hoy se emite tanto o más que antes, y sin embargo nadie dice nada. La inflación “mentirosa” es cuando los billetes sirven para empapelar el cuarto porque no se pueden cambiar por bienes. Todo lo contrario de lo que sucedió durante los 12 años. Sí. Hubo una fiesta: la clase media pudo viajar, los pobres comprarse un aire. ¿A quién le debemos la fiesta? A nadie, estimado, salvo al gobierno que obligó a los más ricos multimillonarios a repartir de manera más justa la riqueza. Si alguien hoy se está cobrando alguna fiesta, son esos ricos multimillonarios que pusieron a un presidente que retrotraiga los salarios a niveles de miseria, y les quite los millonarios impuestos que antes pagaban.

Cuando un trabajador (aunque sea médico y de clase media) dice que haber vivido con sueldos dignos y gozado de un excelente nivel de vida, gracias a que sus patrones les pagaban lo que se merecían, dice que eso es una “fiesta” es porque carece de conciencia de clase, y está poniéndose del lado de su explotador, porque termina pensando como él. Nuestros abuelos y padres lograron vivir un capitalismo en donde con sus salarios lograron no solo viajar, comprarse un auto y hasta hacerse de clase alta, y a eso nadie le llamó vivir una “irrealidad” o una “fiesta” que más tarde tenían que pagar.

Lo que sucedió con el anterior gobierno, es que luego de 30 años de pasarla mal y de que nos acostumbraron a vivir miserablemente, la mejoría en el consumo y la prosperidad pasaron a parecer algo “anormal” es decir, “una fiesta”. No amigo. No fue “una fiesta” fue justicia (no lo grito, solo lo remarco) y una mejor distribución de la riqueza. ¿Quiénes son los dueños de los medios? ¿Los trabajadores rasos, el tipo de clase media que se benefició con una distribución más justa? No. Los multimillonarios que tuvieron que resignar una ínfima parte de su infinito afán de lucro para que vos y yo ganáramos mejor. Y por eso, te mienten con la economía. Pensalo.

Ponele que odiés al gobierno anterior, que lo considerés corrupto, que CFK no te gusta. Estás en tu derecho. Pero eso no implica que la ecuación económica que yo te he descrito, no sea verdadera. Si en tu casa se pasa de una situación de miseria, a vivir cada vez mejor, sin pedir ningún préstamo a ningún banco ni a ningún prestamista, salvo tarjetear de tanto en tanto o pedir un préstamo mínimo, es porque lograron comenzar a producir todos y a repartir entre la familia lo que entraba, de una manera más justa. No hay acreedor. No se tomó deuda. Solo se cobraban 160 mil millones anuales que en impuestos pagaban petroleras, mineras y multimillonarios pool sojeros, que ya no entran más al Estado, y que sostenían mucho de lo que hoy se le quitó a la clase media; a eso hay que agregarle que este gobierno hizo que los salarios se retrotraigan escandalosamente, ya que cayeron en dólares, para que los empresarios sean más y más ricos. Para terminar: si se hubiera vivido una fiesta que “hay que pagar” deberías preguntarte por qué las clases altas y más ricas de argentina están triplicando sus niveles de riqueza, porque de acuerdo con el dato, para ellos no funciona ni la lógica del “se robaron todo” ni la del “hay que pagar la fiesta”. Te he respondido con altura, respeto y no me interesa convencerte de nada, pero sí me interesa que todos los que te lean a vos y me lean a mí, saquen sus conclusiones.

Post Data: cada dato que he descrito aquí tiene su fuente oficial en el BCRA y en instituciones no afines al kirchnerismo. Un saludo.”

Anuncios