Tendremos un gabinete activo las 24 horas en resolver los problemas de la gente, caminando toda la provincia. No van más los políticos de bronce que se excusan en la burocracia. Son conceptos de Herrera Ahuad que no sólo reflejan sus años de gestión en la Vicegobernación y antes en el área de la Salud sino la impronta que tendrá su Gobierno. Por eso su campaña no tiene estridencias sino que se muestra en la prolongación de su trayectoria de funcionario militante.

Lunes, 20 de mayo de 2019. Se dice que Oscar Herrera Ahuad es el candidato justo para los tiempos que vivimos, en los que la sociedad requiere, no sólo de políticas que den respuestas y un Estado presente, sino también de la cercanía de los funcionarios para reparar los tejidos de solidaridad que el neoliberalismo y el consumismo van destruyendo.
En varias entrevistas que dio a los medios viene reiterando que “la idea siempre es sostener un Estado que ponga como prioridad la necesidad de la gente”. Parece una obviedad y una generalización que pueden abonar dirigentes de cualquier signo político, pero en Herrera Ahuad adquiere una significación especial ya que “el estar cerca de la gente” no fue sólo una consigna sino el reflejo de sus gestiones en el Hospital de San pedro, en el Ministerio de Salud y en la Vicegobernación. Poco afecto a las luces de los sets de la televisión, en los que participa porque es inevitable en estos tiempos, su trayectoria habla de sus ideas mucho mejor que las palabras. Un funcionario militante las 24 horas. Y es lo que exigirá a su gabinete. En declaraciones formuladas este fin de semana reiteró la necesidad del Estado al servicio de la gente y con funcionarios que no se dejen atrapar por la telaraña de la burocracia. Reflexionó que hay una tendencia en los funcionarios a quedar atrapados en sus áreas de gestión y cuando son interpelados por los ciudadanos suelen excusarse que no es el ministerio que le corresponde. Considera que es una manera de obligar a la gente a hacerse cargo de la burocracia y “cuando nos piden soluciones, la hacemos caminar y caminar, cuando los que tenemos que caminar somos nosotros”. Son experiencias de la gente común que Herrera Ahuad observó terminan distanciando a los políticos de la realidad de los vecinos. “No van más los políticos de bronce”, sostiene y a la vez adelanta el perfil que deben tener los colaboradores de su gobierno. Y puso como ejemplo a un ministro que pueda ser interceptado en la calle con un problema y como toda respuesta diga: “andá a quejarte al Iprodha”. Destacó que todos los funcionarios tienen una llave que la gente común no tiene para resolver o encausar una gestión aunque sea de otra área. Exigirá así que cualquiera sea el rol que desempeñen los funcionarios, desde el gobernador a un subsecretario, deben escuchar y comprometerse con la gente y sus problemas. “A veces –ejemplificó- en un acto o en una recorrida se acerca alguien y de da un papel con algún pedido o reclamo, y en ese papel que muchas veces se pierde, esa persona tenía depositada toda su esperanza, que puede ser una pavada para el funcionario, pero es la esperanza del vecino de al menos ser escuchado y tratado de igual a igual.
Este contacto con la gente común, ya se ha destacado refuerza el perfil del candidato a gobernador de la Renovación. Y si se revisan los posteos en las redes puede comprobar que productores rurales, jóvenes, mujeres, y el más diverso universo de sectores le reconoce su calidez y lo reconocen como como un trabajador incansable.
La convicción de la doctrina
Que Herrera Ahuad sea distinguido hasta por las oposiciones por su disposición a caminar y escuchar, no quita que no tenga como rumbo de sus políticas el sólido esquema conceptual que le sirve de referencia para la gestión.
Ya consagrado como candidato fue invitado a disertar ante empresarios en la Fundación Mediterránea, que se mantiene como usina del pensamiento neoliberal en la Argentina aunque haya sido desplazada en las preferencias de los Ceos por la aparición, por ejemplo de la Fundación Pensar.
Ese día, según la crónica de Economis, ratificó que entre las prioridades estará fortalecer el perfil productivo de Misiones, con profesionales en las áreas intermedias para la toma de decisiones, y sin dejarse amedrentar por los diagnósticos de los economistas liberales, rescató el equilibrio fiscal como uno de los ejes de la doctrina renovadora y recordó que en 2003 el Estado de Misiones debía dos presupuestos y a contramano de lo que hacen los neoliberales se encaró al mismo tiempo un proceso de desendeudamiento que, subrayó no fue fácil.
A empresarios acostumbrados a responsabilizar de todo al Estado, no dudó en cuestionar la pereza “política y empresaria” de no fortalecer la diversificación. “Cuando vemos que algo es rentable, nos enfocamos solo en eso y nos olvidamos de agregar valor”, sostuvo para considerar que “necesitamos 30 millones de kilos de granos para abastecer nuestra demanda. Producimos solo tres millones y tenemos miles de hectáreas de capuera”. En esa línea, cuestionó el fundamentalismo de algunos sectores que “sin base científica” se oponen a aumentar la productividad de la tierra.
Como lo viene sosteniendo desde su función en la Vicegobernación, ratificó la necesidad de un Estado con capacidad de brindar los servicios de salud y educación, que insiste, “seguirán al frente en la lista de prioridades”.
Ante los empresarios defendió el criterio de “trazabilidad” para poder seguir la eficiencia de los recursos. Es lo que puso en práctica en Salud Pública y que le permitió, por un lado ahorrar fondos y por el otro, hacerlos más eficientes para transformar indicadores sanitarios negativos, a tener a Misiones con una mortalidad infantil de 6,5 por mil, cuando hace apenas unos años, se estaba en 30 por mil.
Lo que propone, sin eludir responsabilidades del Estado, es “cambiar el chip, con un trabajo conjunto para mirar debilidades y fortalezas. Generar mesas de trabajo, cómo lo vamos a hacer, lo van a decir ustedes”, dijo entonces para abrir compromisos conjuntos.
Con la Cámara de Comercio de Posadas
El miércoles 10 de este mes se reunió con miembros de la Cámara de Comercio de Posadas, con su presidente, Carlos María Beigbeder, Sergio Daniel Bresiski, Fernando Vely, Nicolás Trevisan y el economista Gerardo Alonso Schwarz, de la Fundación Mediterránea. Junto al vice estaban el candidato a vicegobernador Carlos Arce y la candidata a diputada provincial, Rita Nuñez.
Según difundió la CCIP, la exposición de casi una hora de duración por parte del equipo técnico de la casa precedió a la presentación del candidato a gobernador, que apuntó a la recuperación de la actividad interna, a través de un proyecto a mediano y largo plazo.
En este contexto Herrera Ahuad resaltó la posibilidad de trascender la barrera de la relación de la Cámara de Comercio con el Gobierno en cuestiones puntuales como lo es el Black Friday, para generar sinergia en reuniones de trabajo de este tipo.
Además el Vicegobernador sostuvo que “esta no es una reunión aislada, se da por esa muy buena relación que venimos teniendo el Gobierno con la Cámara de Comercio y se fortaleció en el tiempo, yo he venido a esta casa muchas veces a conversar acciones y acompañarlas”.
El encuentro ratificó la relación orgánica entre las partes y dejó trazados objetivos claros para mejorar la economía de la ciudad.