En la UCR de Misiones se levantan voces que se suman a las presiones al interior de la Alianza Cambiemos para exigir las Paso con Macri. La movida sin embargo no puede ocultar su verdadero sentido: tener más cargos y lugares en las listas de candidatos a diputado nacional. Las declaraciones de Pastori y los diputados provinciales defendiendo el rumbo del Gobierno, no dejan lugar a dudas del alineamiento con la Casa Rosada. Por eso aparecen como vergonzante las campañas de candidatos como Arjol o Pianesi que se esconden detrás de la sigla UCR para pedir el voto.

Martes, 21 de mayo de 2019. “Si no hay PASO nos vamos de Cambiemos”, amenazó Ricardo Barrios Arrechea en declaraciones formuladas a Radio República el domingo pasado. A menos de una semana de la realización de la Convención Nacional de la UCR se sumó desde Misiones a las presiones que el partido perpetra contra la conducción nacional de la alianza Cambiemos. En la entrevista se manifestó preocupado porque entiende que la UCR puede estar rifando su historia. Esta preocupación no es nueva en el ex gobernador ya que el año pasado difundió una nota que tituló “la UCR en su laberinto”. Justificaba entonces la alianza con el PRO como necesaria para derrotar al kirchnerismo, pero ya reconocía que no tenía un proyecto que los involucre. Decía “ayer conformamos Cambiemos con el PRO y la dama de hierro Carrió. La gente acompañó la propuesta más como oposición a Cristina, que con un voto positivo.
Hoy Gobierna el PRO, controla y deshace Carrió y la UCR acompaña como tropa; ataja penales, defiende al Gobierno, transpira pero no participa en la responsabilidad de gobernar; si los resultados son buenos no hay mérito propio y es probable que el PRO absorba al Partido, pero si los resultados son malos nos arrastra y entierra el alud. En este contexto, nada para ganar, todo para perder como Partido Político”.
Es difícil medir hoy la gravitación que puedan tener las palabras del ex gobernador que fue un referente insoslayable para la toma de decisiones en la UCR de Misiones desde 1983. Sin duda alguna no repercuten en la Casa Rosada ya que tampoco influyen ni en la provincia como pocos años atrás.
De todos modos, pone sobre la superficie el sentimiento de un sector de directivos del partido, no por una cuestión ideológica sino porque se dan cuenta que de tanto interpelar a sus votantes con discursos de la anti-política, éstos se fueron corriendo a la derecha. Eso es rifar la historia de la UCR. El tradicional adherente del radicalismo hoy vota a Macri. Por eso, la amenaza de Barrios Arrechea no tiene la repercusión que se esperaba. Un simple repaso de las declaraciones públicas de Luis Pastori que tiene una banca en el Congreso y aquí de los diputados Gustavo González y Ariel Pianesi son una muestra objetiva del corrimiento de la UCR orgánicamente hablando a posiciones neoliberales.
Este fenómeno, digamos sociológico, no sólo se registra en Misiones sino a lo largo y ancho del país. Después del papelón de Mestre en Córdoba o de Corral en Santa Fe, el putsch que se expresa públicamente en los posicionamientos del gobernador Cornejo, pero que está manejando desde las sombras el vigente Coti Nosiglia, no tiene la fuerza necesaria para modificar la relación de fuerzas al interior de la alianza Cambiemos. Los conocedores de las prácticas partidocráticas de los directivos de la UCR saben que la movida tiene el propósito de conseguir más cargos públicos y más lugares en las listas de candidatos a diputados nacionales. Y son funcionales a ese juego, las rebeliones fallidas de Ricardito y Freddy.
Trasladado a la provincia, el 3 de junio se empezará a discutir el primer lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales en las elecciones que Misiones renueva cuatro bancas. Seguramente, si ganador entre los sublemas de Posadas, que según las encuestas conocidas es el candidato que respalda Hernán Damiani, será quién muestre medallas para nominarlo. Y la movida se hará en todas las provincias.
Esa es la clave del putsch que tendrá su punto culminante en la puesta en escena el domingo en la Convención. Habrá discursos encendidos, propuestas de ruptura, reclamos de primarias, de exigencias para ocupar la Vice y hasta críticas a los tarifazos, pero se sabe que será más que nada una catarsis. ¿Será suficiente? Quienes trabajan con terapias dialecto conductal dicen que la descarga emocional no siempre es beneficiosa para la vida de las personas. Es más, en muchos casos, puede ser perjudicial a largo plazo y convertirse en un obstáculo para la obtención de metas vitales.

img-20190516-wa0020.jpg