Mauricio Macri ofreció integrar la fórmula presidencial al peronista Miguel Angel Pichetto. En Misiones, hay desorientación y enojo en la UCR porque esperaban que el lugar lo ocupe un radical. También los debilita para negociar las candidaturas nacionales.

Martes 11 de junio de 2019. Si bien estaba dentro de lo previsto, causó sorpresa sobre todo en la UCR nacional y provincial la confirmación a través de los medios de comunicación que Miguel Ángel Pichetto será el candidato a vicepresidente de Cambiemos, un dato que voceros presidenciales dejaron conocer poco antes de que venza el tiempo límite para inscribir a los frentes electorales.
Poco antes del mediodía de este martes, comenzó la reunión entre Rogelio Frigerio, Sebastián García de Luca, Francisco Quintana, Humberto Schiavoni, Fernando de Andreis y Marcos Peña, cuando desde el despacho presidencial ya había dicho que el vice sería “una sorpresa”.
Esta misma mañana, Pichetto declaró que votaría a Macri en un eventual balotaje porque “con Macri la Argentina volvió al mundo. Un triunfo de Alberto Fernández y Cristina Fernández es la vuelta al pasado” y cuando le consultaron si le ofrecieron la vicepresidencia, dijo que no, y que “no voy a hablar de temas que no ocurrieron; vivo el día a día”.
Entre los trascendidos en torno a la conformación de la fórmula presidencial, Mauricio Macri propuso nuevamente a Juan Manuel Urtubey a acompañarlo, quien respondió que será candidato a presidente por una alternativa que no incluye a los polos de la grieta: ni Macri ni Cristina.
Los radicales quedaron desconcertados, sobre todo, porque había nombres de ese espacio que estaban dando vueltas, como los de la diputada Karina Banfi o la senadora Pamela Verasay, de la UCR, para quedar finalmente fuera de la sociedad que conformaron hace cuatro años y que los deja sistemáticamente a un costado, aunque desde el Gobierno aseguran –siempre por trascendidos- que ya dieron el visto bueno a la fórmula.
Para este miércoles se espera la presencia de la cúpula del radicalismo en Casa Rosada, con Alfredo Cornejo y Gerardo Morales a la cabeza, para negociar lugares en las listas y la estrategia de cara a la campaña.